Cartelera

ESTRENO EN CINES EL 17 DE MAYO

Entrevista a OGNJEN GLAVONIC, director de LA CARGA

Ognjen Glavonic (Oktobar, Dubina dva) escribe y dirige este drama de origen serbio protagonizado por Leon Lucev (En tierra de sangre y miel, Circus Fantasticus).

Marta Bałaga: Con su enfoque en la misteriosa parte trasera del camión, La carga me recordó a El salario del miedo, de Henri-georges Clouzot.

Ognjen Glavonić: También me gustó su remake estadounidense, Sorcerer, dirigida por William Friedkin. Tal vez me influyó de alguna manera, porque tan pronto como empecé a trabajar en esta película, que fue hace casi 8 años, la gente siempre lo ha mencionado. Pero, sobre La carga, yo no quería que la audiencia supiera qué hay en el camión de este personaje. Algunos espectadores creen que está transportando armas, otros que anda relacionado con algún negocio turbio. Quería que se lo estuvieran preguntando durante el máximo tiempo posible.

Image result for la carga ognjen

Marta Balaga: A lo largo de toda la película, rara vez salimos del interior del camión. ¿Hay alguna razón para eso?

Ognjen Glavonic: Excepto por las historias cortas, no quería dejar a Vlada. La cámara nunca está fuera, siempre está en la cabina, con él. Este camión es como una coraza: lo protege del resto del mundo, pero al mismo tiempo le deja solo con sus pensamientos. Es difícil entender lo que realmente sucede alrededor si no tienes una perspectiva externa. No quería hacer una película de acción. No quería tener cientos de tomas y ángulos de cámara diferentes: era más importante pasar ese tiempo con él y el sonido del camión, ver lo que ve y sentir lo que él siente. Esta película está definida por dos palabras: aislamiento y ocupación. Cuando sale de la cabina del camión, entra en un territorio que está ocupado por la guerra: las bombas, los disparos, el ruido, pero también el miedo y la paranoia, que ya ha despertado en la gente. Por eso Vlada siempre vuelve a ese camión. Su largo viaje está salpicado de pequeños encuentros. Quería mostrar cómo se veía mi país en ese momento. Sin explicar demasiado el contexto ni empujar hacia ningún drama ni sobreinformación. Quería mostrar un viaje interior metafísico de mi personaje, pero también una sociedad en un momento muy específico de su decadencia. Es una historia donde descubre no solo lo que hay en el camión, sino también algunas verdades sobre sí mismo como ser humano. Durante su viaje se encuentra con numerosos personajes, pero yo estaba especialmente interesado en los niños. Casi todas estas historias están dirigidas a la generación más joven, y casi siempre sin una resolución clara. Tal vez sea porque yo también era un niño en ese momento, y sentí que no había salida.

M.B.: Al mostrar edificios abandonados o monumentos olvidados dedicados a las víctimas de la Segunda Guerra Mundial, sigue refiriéndose al pasado de su país. ¿Por qué era tan importante?

O.G.: Porque La carga es principalmente una película sobre lo que una generación deja a la otra. En la película hablo sobre la generación anterior, sobre lo que heredaron de sus padres, pero sobre todo sobre lo que nos han dejado a nosotros, sus hijos. La generación de mis padres se crió en las historias sobre la lucha antifascista, por lo que necesitaba estas referencias: las postales, fotos antiguas y monumentos de la revolución. Le recuerdan a Vlada sobre su infancia, sobre Yugoslavia y sobre su padre. Por otro lado, mi generación heredó las historias de las que nuestros padres no querían hablar, historias que nunca se contaron. Sobre los puentes que quemaron, la sangre que derramaron y la responsabilidad que nunca tomaron por ello. Así que tal vez quise decir que pronto, los jóvenes finalmente podrán hablar sobre cosas que sus padres no pudieron.

Image result for la carga ognjen

M.B.: Usted mencionó que ha estado trabajando en la película durante casi 8 años. ¿por qué tomó tanto tiempo?

O.G.: Escribir fue fácil, la financiación fue el problema. El guion se terminó en 2012, pero en mi país (y en toda la región en realidad), las personas rara vez cuentan historias como estas. Te topas con demasiados obstáculos. Aunque yo estoy hablando de algo que es cierto y que realmente ha sucedido, me rechazaron cualquier ayuda. En última instancia, tenía que encontrar el dinero en otro lugar, a pesar de que la película obviamente tenía que rodarse en Serbia, con el equipo y los actores serbios. Por eso llevó tanto tiempo. Me documenté tanto sobre este crimen que, en 2015, decidí hacer un documental al respecto. Depth Two fue más sobre el contexto, la organización y el silencio que lo rodea. Puedes escuchar a los testigos hablar de ello y ver los lugares donde tuvieron lugar estas historias. Se mostró en la Berlinale y, al final, me ayudó a terminar esta película. Incluso terminamos recibiendo un pequeño apoyo del Serbian Film Center para La carga.

M.B.: ¿Qué es lo que más te sorprendió de ese crimen?

No puedes ser emocional cuando estás haciendo este tipo de película, porque cuando eres emocional, terminas tomando partido o censurándote. Tratas de explicar demasiado, y yo no quería explicar. Tal vez lo que me sorprendió es que en mi país, incluso hoy, casi nadie cree que esto haya sucedido realmente. Y mucha gente no ha oído hablar de ello hasta el día de hoy, yo mismo lo descubrí 10 años después de que sucediera. Además, este crimen fue meticulosamente organizado. Fue cometido por la policía, los militares y los civiles: era una empresa enorme y mucha gente lo hizo por algún tipo de beneficio personal, un piso en la ciudad o una gran cantidad de dinero. Por supuesto, también había quienes temían decir que no o se involucraban sin saber en qué se estaban metiendo. Al igual que Vlada.

Image result for la carga ognjen

M.B.: ¿Por qué decidiste elegir a Leon Lučev? No teme a los temas controvertidos, como lo demuestra su reciente película The Miner.

Escogí a Leon después de verlo retratar personajes muy diferentes en varias películas destacadas. Empezamos a trabajar en la película tres años antes de que comenzáramos a rodar, y la experiencia que aportó no solo a su propio personaje y a la película en sí, sino también a la filmación real, me aportaron a mí, un joven director distraído, una gran sensación de seguridad. Gracias a él, comencé a confiar en que todo saldría bien al final.