Cartelera

ESTRENO EN TVOD EL 29 DE MAYO

Entrevista exclusiva a Vincent Lacoste, protagonista de MI VIDA CON AMANDA

¿Cuál fue tu reacción cuando leíste el guion de “Mi vida con Amanda”?
 
Los guiones perfectos son pocos, escasean. Mikhaël aporta un enfoque muy sutil al hecho de perder a un ser querido mientras continúa viviendo con la memoria de esa persona. El diablo está en los detalles, como cuando Amanda se niega a que David tire el cepillo de dientes de su madre. Mikhaël logra una representación equilibrada de los  sentimientos de ambos personajes. Él no trata a Amanda como una niña pequeña; él la representa como a un ser humano. Él irradia una sensación de mundanidad, de poder ponerse en el lugar de todos, de una perfecta conciencia de los sentimientos humanos. Después de leer su magnífico guion, vi “Ese sentimiento del verano” y sus otras películas, que me convencieron de entrar en el proyecto.
 
La melancolía de su película anterior está hermanada aquí con el peso del presente, con la niña que David debe cuidar a diario.
 Vincent Lacoste in Amanda (2018)
Y eso es lo que me encantó del guion. Este joven tiene que lidiar con el duelo por  su hermana mientras se enfrenta a algo que parece totalmente fuera de su alcance: cuidar a una niña, ser padre. De repente, David enfrenta responsabilidades abrumadoras que nunca había planeado. La película habla no solo de su pérdida, sino también de cómo impacta en toda su vida. La apertura es  muy optimista, sin pistas que indiquen la dirección que tomará la película.  El ataque terrorista desvía brutalmente la historia. El film también trata  sobre el mundo en que vivimos, donde de repente es posible que te disparen en la calle o en un parque.

Se te ha citado diciendo que James Stewart es una referencia para ti como actor y, para cada nuevo papel, eliges una de sus películas como inspiración. Para este rodaje, ¿cuál fue tu elección?
 
A menudo pienso en las películas de James Stewart, pero para ser sincero, para “Mi vida con Amanda”, tenía muy pocas referencias en mente, solo la sensación de que para acertar con las escenas emocionales sin estresarme, no debía prepararme en exceso. Todo estaba tan claro en el guion que no tuve que imaginarme nada, solo representar la situación e intentar vivir la escena en directo. Es una sensación fabulosa poder dejar que esta parte te lleve, especialmente cuando compartes escenas con una niña como Isaure, que es totalmente espontánea.
 Amanda (2018)
¿Cuál fue tu proceso con Isaure Multrier?
 
Quedamos varias veces antes del rodaje, pero fue en el set donde realmente nos conocimos. Al igual que David, mi personaje, al principio no tenía idea de cómo manejarla. No tengo sobrinas ni hijos pequeños entre mi familia y amigos. Me preguntaba cómo hablar con ella, qué estaba pensando, qué opinaba de lo que estábamos filmando. Así que Intenté ser amable y gentil con ella, hacer que la experiencia fuera lo más agradable posible, para que ella entendiera esta industria tal como es. Los niños son actores instintivos, tienes que poder escucharlos. Y esa siempre ha sido también mi forma de trabajar. Nunca fui a la escuela de teatro y cuando actúo solo reacciono a mis compañeros de escena.
 
El dúo David-Amanda es a la vez poético, conmovedor y divertido. No siempre es fácil decir cuál de ellos es el adulto.
 
Sí, la película es un constante intercambio entre ellos, a la vez divertido y conmovedor. A los siete años, Amanda es claramente más vulnerable y  David tiene que hacerse cargo de todos los problemas de los adultos. En cuanto a los problemas más ajenos a la edad, como el dolor y el efecto desorientador de perder a un ser querido, están al mismo nivel y, en varios puntos, parece que Amanda es más fuerte que David. Más allá de su pérdida, la película es luminosa porque muestra la solidaridad de dos personajes que luchan para superar una dura prueba juntos.

VINCENT LACOSTE / GQ (avec images) | Vincent lacoste, Actrice, Le male

¿Cómo fue trabajar con Mikhaël?
 
El set de una película siempre refleja la personalidad del director. Mikhaël es extremadamente gentil y discreto. Da poca dirección específica pero crea un ambiente en el que te sientes cómodo, con mucho espacio para hacer sugerencias. Cada vez que me sentía estresado, él era un oyente maravilloso. Su tacto y delicadeza fueron muy tranquilizadores. Él aumentó mi confianza simplemente haciéndome sentir que confiaba en mí. Y necesitaba eso porque las escenas más emocionales eran particularmente aterradoras. No estaba acostumbrado a eso.
 
Sí, es la primera vez que actúas en un registro tan emocional.
 
Esa fue otra razón para hacerlo. Nunca había hecho una película o un papel como este. Pero también fue muy aterrador. Antes del rodaje, le decía a Mikhaël: "No puedo prometer nada, ¡nunca he hecho algo así!" Y se rió, "No te preocupes, va a estar bien. Si alguna vez no lo sientes, nos tomaremos el tiempo para hablar y encontrar la emoción adecuada para la escena". Es tranquilizador que un director te diga que podemos tomarnos nuestro  tiempo y que él está contigo, no solo detrás de su cámara mirándote.
¿Cómo fue rodar la escena en la que lloras en la estación de tren?
 
El día anterior, Mikhaël me dijo: "En la estación, lloras". Me sentí un poco nervioso, especialmente porque estábamos usando una lente larga, lo que significa que la cámara me enfocaría desde lejos, así que me encontré rodeado de personas que no tenían idea de que estábamos filmando una película. Fue estresante pero genial. Por lo que recuerdo, creo que fue la única escena que Mikhaël encontró sobre la marcha. Me di cuenta de que el personaje requería que no tuviera miedo a nada aunque, paradójicamente, la película está muy contenida.
 Amanda': Venice Review | Reviews | Screen
Al comienzo de la película, está la ligereza de los paseos en bicicleta. La segunda parte consiste en recuperar estos lugares después de la tragedia ...
 
“Mi vida con Amanda” es tanto la historia de los lugares de los personajes como la de los propios personajes. Realmente me encanta la forma en que Mikhaël filma las calles del París actual. Quería rodar en la calle, con muy pocos extras, a veces en un estilo al borde del  documental. Al igual que Rohmer, Mikhaël basa sus películas en lugares y eso me gusta mucho.