Cartelera

LAS EXPECTATIVAS CON UN MÁS QUE PROBABLE SPIDERVERSE SIGUE CRECIENDO. Y CON ELLO, EL MIEDO A QUE OCURRA LO CONTRARIO

EL FIN DE MARVEL STUDIOS

342328_600x315
342328_600x315

Comienza el partido de nuestra vida. Queda un mes y una semana para que el cine se abarrote de fanáticos emocionados y reventar, porfin podemos decir que no es una hipérbole en pandemia, la taquilla como se hizo en su día con “Endgame”. Somos injustos, los fans no queremos aprender de ello, pero en realidad es una forma de hablar decir que nos importa la peli. Más allá de ser secuela directa de los acontecimientos de una convincente “Far from Home”, de abrirse las puertas de un multiverso lleno de posibilidades, el debate o la propia emoción de ver a nuestro superhéroe arácnido favorito, la emoción no nace de eso.

Es la reafirmación del poder del “fandom”, o como la reacción acérrimamente global de los consumidores pueden cambiar el rumbo de una empresa. Nosotros, los espectadores, llevamos a la cima a la compañía liderada por el ya considerado mesías-profeta Kevin Feige. Kevin es mi pastor, nada me falta.

Convencidos por sus interconectadas historias, ajeno al desconocimiento mayoritario de los tebeos y sus personajes, nos lo comíamos igualmente “con patatas”. Por la ambición de hacer cohabitar a semidioses en una esfera común, por el divertimento de hilar historias con otras y hacernos detectives de sus historias interactivas, y, con la suma de todo, una música que nos bombardea los oídos, unos efectos que nos deja gustosamente ciegos y la espectacularidad de saber que filas más para atrás había personas igual que nosotros. Sin conocernos, éramos capaces de sentir igual, como esas veces que la Selección jugaba el Mundial e ideologías contrapuestas se olvidaban por 90 minutos. Marvel Studios se ha convertido en la bandera de nuestros padres, hijos y nietos, la magia que disfrutamos y la envidia de otros que no consiguen emular lo mismo.

La llegada del segundo tráiler de Spider-Man: No Way Home reaviva la  disputa entre Marvel Studios y Sony | QueVer

El 17 diciembre el mundo se volverá a parar. Y nada volverá a ser lo mismo. Tres generaciones se juntarán para presenciar una experiencia colectiva difícil de describir, y digna de narrarse. El mismo arquitecto que edificó los sueños de muchos puede hacer caer su castillo de naipes con las expectativas que indirectamente ha ido sembrando. “Wandavision” fue la cerilla que avivó una tensión que palpita con miedo entre los “marvelitas”, una llamarada tímida pero progresivamente acalorada, que se ha ido traduciendo en mayores expectativas y posibles desilusiones, más piedras que sostener en su ya pesada mochila, para “Spiderman: No Way Home”.

Para otro debate es el grado de culpa generada sobre el estudio y cuanto de imaginario es el creado por una comunidad ya estratificada tóxicamente. “¿Saldrán los 3 spidermans?, la pregunta que los de arriba se resisten a responder. Sí, injustamente o no, Marvel (Disney) tienen el futuro en sus manos, y pestañeando, pueden verse con su mano amputada. Sin ser conscientes del potencial de su obra, se juegan el futuro de su negocio. Porque aunque no se refleje en números a corto plazo, el desgaste será inevitable. “La película tendrá un debut muy alto, incluso estrenando posteriormente en otros países”, comenta Borja Nández, analista de taquilla en la web 35 milímetros. “Aunque si no salen puede provocar un mal WOM que afectaría a sus piernas si la película no satisface a los fans”. “

Todos los villanos que Tom Holland enfrentará en Spider-Man: No Way Home |  QueVer

¿Saldran los 3 spidermans?”, repito la pregunta. Como si no la supiéramos. Como si ya no tuviéramos una respuesta. Puede que la formulación sea más simple, ya que no hace mucho Marvel Studios nos insistió con hacernos la pregunta: ¿Qué pasaría si…? Has pasado aproximadamente un minuto leyendo este artículo y las expectativas con un más que probable Spiderverse sigue creciendo. Y con ello, el miedo a que ocurra lo contrario.