lunes. 28.11.2022
1976.-Caimán-Ediciones
1976.-Caimán-Ediciones

1976

Próximos estrenos España 18 de noviembre  

1976

Título original

1976
Año
Duración
95 min.
País
Chile Chile
Dirección

Guion

Manuela Martelli, Alejandra Moffat

Música

Mariá Portugal

Fotografía

Soledad Rodríguez

Reparto

Compañías

Cinestación, Magma Cine, Wood Producciones

Género
Drama | Años 70Dictadura chilena
Sinopsis
1976, Chile. Carmen se va a la playa para supervisar la remodelación de su casa. Su marido, sus hijos y sus nietos van y vienen en las vacaciones de invierno. Cuando el sacerdote de su familia le pide que cuide a un joven que está alojando en secreto, Carmen se adentra en territorios inexplorados, lejos de la vida tranquila a la que está acostumbrada.
 
CRÍTICA

Película debut de Manuela Martelli como directora y guionista. 1976 es una película que habla de la historia de Chile y sobre aquellas voces silenciadas durante la dictadura de Pinochet. Este film inicia junto a Argentina, 1985 una nueva ola de películas de memoria histórica combinando los géneros de drama y thriller de una forma impecable, siendo una gran elección por parte de Chile a optar en los Goya a la Mejor Película Iberoamericana.

Nos encontramos con una historia que bajo una apariencia escueta contiene una gran crítica social de trasfondo. Carmen (Aline Küppenheim) es la mujer de un médico, y es una ama de casa que va a supervisar la remodelación de su casa de la playa. Sus únicas preocupaciones se verán opacadas cuando el sacerdote del lugar le pide realizar una buena acción en secreto: ayudar a un joven que es contrario a las ideas del gobierno y de su posición social. A partir de este momento Carmen saldrá de su cómoda vida como perfecta esposa, madre y abuela y verá una realidad a la que no está acostumbrada y que le marcará profundamente.

En lo que se refiere al desarrollo de la historia es necesario conocer el trasfondo de la historia de Chile en los años 70 y los cambios políticos que sufrió el país para entender la trama. Aún así es interesante ver el tono, así como el ritmo de la historia. Es evidente que esta obra no pretende ser una obra comercial, por lo que en todo momento deja reposar las ideas y observar las reacciones de la protagonista, permitiéndonos acompañarla en todo momento desde el silencio. En otras películas el manejo de la tensión y los tiempos podría ser pesado, pero en este caso es necesario para entender el film en su totalidad, para comprender el viaje de cambio de un país y de una persona.

1976", de Manuela Martelli y "Quando minha vida era minha vida", de  Carolina Markowicz, en Cine en Construcción de Toulouse - GPS Audiovisual

En lo que se refiere a las interpretaciones obviamente es importante resaltar a Aline Küppenheim y su trabajo con el personaje de Carmen, el cual es sutil y tan hipnótico que en ningún momento te hace cuestionar que estas viendo una película, el personaje es su propia piel. Es la actriz perfecta para este papel, aunque si bien es cierto que hubiera sido agradable que se hubiera ahondado más en los problemas psicológicos del personaje y entender por qué es así, pero es por lo que merece la pena ver 1976. El resto del elenco, aunque no tienen el mismo peso que Küppenheim, están correctos en sus propios papeles, no consiguen ni destacar ni tampoco opacar, algo que deja un poco que desear porque al final la historia recae sobre los hombros de la protagonista.

Para ser la ópera prima de Martelli es sorprendente el cuidado en varios aspectos del film, pero su precedente como actriz hacen que el nivel actoral sea muy bueno, pues sabe de primera mano el oficio y ha sabido explotar este elemento a su favor. Aunque es su primera película bajo los mandos de todo un equipo parece que ha sabido hacerlo desde siempre, pues la naturalidad en la que se desarrolla es impecable.

 

Otro de los aspectoLa película 1976 llega a las salas de cine el 18 de noviembres que es necesario destacar del film son la dirección de fotografía y localizaciones, así como el departamento de arte y vestuario. La recreación es minuciosa y detallada y es impresionante como la transformación del hogar y del vestuario cambian y concluyen su viaje al igual que la protagonista, todo bajo una apariencia de absoluta casualidad y sutileza. Esto provoca constantemente una sensación de inmersión en la que el espectador ni siquiera se da cuenta de que ha cambiado junto a la protagonista y la historia y esto hace que 1976 sea tan buena.

Se puede decir que para ver 1976 es necesario entrar en la sala de cine con la predisposición a ver algo que te cambie la forma de ver las cosas, porque si no es difícil apreciar una historia que consigue llegar al alma.

1976
Comentarios