Cine Nueva Tribuna

CRÍTICA DE CINE

A la Sombra de Kennedy: Presidente a su pesar

Este drama político sobre el presidente estadounidense Lyndon B. Johnson lo dirige Rob Reiner (El verano de sus vidas, Ahora o nunca) y cuenta con guión de Joey Hartstone (The Good Fight). El filme lo protagoniza Woody Harrelson (Han Solo: Una historia de Star WarsTres anuncios en las afueras) en el papel de Lyndon B. Johnson.

A la sombra de Kennedy : CartelDrama| 97 min. |USA| 2016

Título: A la Sombra de Kennedy.
Título original: LBJ.

Director: Rob Reiner.
Guión: Joey Hartstone.

Intérpretes: Woody Harrelson, Bill Pullman, Jennifer Jason Leigh, Richard Jenkins.

Estreno en España: 23/11/2018 
Productora: Acacia Filmed Entertainment / Castle Rock Entertainment / Savvy Media Holdings / Star Thrower Entertainment.

Distribuidora: Festival Films.

 

Sinopsis

22 de noviembre de 1963, después de producirse el dramático asesinato de John F. Kennedy, el demócrata Lyndon B. Johnson asume el cargo de Presidente de los Estados Unidos. El hasta entonces senador y después vicepresidente se haría cargo de dirigir la Casa Blanca entre los años 1963 y 1969, en una época convulsa y de muchos cambios. Su principal objetivo iba a ser aprobar la Ley de Derechos Civiles de 1964, una ley que prohibió la discriminación racial en establecimientos públicos y en cualquier negocio o institución que recibiera fondos federales.

Crítica

Dirigido por Rob Reiner («Algunos hombres buenos», «Cuando Harry encontró a Sally»), Woody Harrelson («Los juegos del hambre», «Tres anuncios en las afueras»), “A la sombra de Kennedy” se convierte en película biográfica de Lyndon B. Johnson (LBJ), el presidente de Estados Unidos que tuvo la mala pata de suceder a John Fitzgerald Kennedy, un mandatario muy querido, en un país convulsionado por un racismo exacerbado y la lucha por los derechos civiles, y que estaba a punto de perder una generación de jóvenes en la guerra de Vietnam.

A la sombra de Kennedy : Foto Richard Jenkins

Cuando han trascurrido 55 años de su muerte, JFK sigue siendo un personaje histórico apasionante.

Lyndon B. Johnson fue el presidente de Estados Unidos número 36, un “texano hasta el ala del stetson” que juró el cargo el 22 de noviembre de 1963 en el avión que trasladaba los restos de Kennedy, asesinado ese mismo día en Dallas. Todo el metraje está cubierto por un velo de aspecto televisivo, distanciándolo del cinematográfico gracias a una fotografía en ocasiones desacertada y un empleo excesivo de interiores y planos cerrados. 

A la sombra de Kennedy : Foto

Cuando han trascurrido 55 años de su muerte, JFK sigue siendo un personaje histórico apasionante que el actor Jeffrey Donovan (“Sicario: El día del soldado”) interpreta con convicción. Durante su mandato, Johnson, ganador de las elecciones en 1964, quien no contó con grandes simpatías entre el pueblo, tuvo al menos el honor de cumplir el gran sueño de su antecesor dando carta de naturaleza a la Ley de los Derechos Civiles (a cuya aprobación se había opuesto cuando era vicepresidente).

C. Thomas Howell, Darrel Guilbeau, Michael Stahl-David, Jeanne Caldarera, and Oliver Edwin in LBJ (2016)

En plena guerra fría, en el momento en que Johnson había decidido dejar de competir por la presidencia de uno de los dos países más poderosos de la tierra aceptando el papel de vicepresidente para poner el broche final a una carrera política, y considerado un ambicioso dedicado a sórdidos cálculos políticos bajo la presidencia de Kennedy, fue el destino quien decidió darle verdadera dimensión al personaje, obligándole a evolucionar para ser el presidente a su pesar durante cinco años, hasta 1968, y llegar incluso a enfrentarse a los barones de su partido -el Demócrata- para cumplir algunas de las promesas que Kennedy dejó pendientes. Esta es, sin duda, la parte más interesante de una película que pudo ser mucho mejor.

John Ellison Conlee and Darrel Guilbeau in LBJ (2016)

Aunque de las biografías filmadas siempre esperamos más de lo que ofrecen, en esta, destinada fundamentalmente al público estadounidense, al menos hay que alabar la elección de los actores protagonistas, que cumplen las expectativas de manera impecable, así como que informe de algunos momentos desconocidos, o casi, lo que no es poca cosa, devolviendo la importancia a un presidente “intermedio” poco estudiado y al que –como ocurre tantas veces– la llegada de un sucesor ultraconservador y corrupto –Nixon– hizo sin duda mejor.