Cine Nueva Tribuna

CRÍTICA DE CINE

Anna: La muñeca rusa

Película de acción dirigida por Luc Besson. Sasha Luss (Valerian y la ciudad de mil planetas) se encarga de dar vida a la protagonista.

Anna : Cartel

Acción| 119 min. | Francia| 2019

Título: Anna.
Título original: Anna.
Dirección: Luc Besson.
Guión: Luc Besson.
Intérpretes: Sasha Luss, Helen Mirren, Luke Evans, Eric Gordon.

Estreno: 30/08/2019 
Productora: Europa Corp.

Distribuidora: eOne Films.

 

Sinopsis

Bajo la increíble belleza de la supermodelo Anna Poliatova (Sasha Luss) se esconde un secreto que la obligará a sacar toda su fuerza y habilidad en el crimen. Con una mente fría y calculadora, y un entrenamiento militar que no deja lugar a error, la joven terminará por convertirse en una de las asesinas al servicio del gobierno más letales del mundo. 

Crítica de Vicente I. Sánchez

Me gustaría saber cuál es el criterio con el que Luc Besson escoge sus trabajos. Es tan capaz de hacer una de las mejores películas de ciencia ficción de los últimos años, “Valerian y la ciudad de los mil planetas”, como de dirigir cintas tan discretas como  “Lucy” y “Malavita”.  Esta paridad es extensible a toda su carrera, con títulos increíbles como “El quinto elemento” y otros tan cuestionables como la saga “Arthur”.

Anna : Foto Helen Mirren, Luke Evans, Sasha Luss

En “Anna” encontraremos buenas secuencias de acción y potentes coreografías de combates. 

 

No tengo claro en que grupo incluir a “Anna”. Se trata de una película de espías que bebe directamente del espíritu de “Nikkita, dura de matar”  y “El profesional (León). Todo ello con mucha menor sutileza y eficacia, pero con una atmosfera y personajes que desde el principio resultan hipnóticos y cautivadores.

Todo lo que cuenta Bessón en esta película ya estaba presente en su obra y además se escribe deliberadamente en la moda del nuevo cine de espías interpretado por mujeres, como las recientes “Gorrión rojo” y “Atómica”.  Es decir, la originalidad no forma parte de “Anna”. No obstante para nada nos encontramos ante una mala película.

Anna : Foto Alexander Petrov

La mejor forma de definirla es como una muñeca rusa llena de acción y engaños. Nada es lo que parece y desde el principio nos sumergiremos en una trama que juega con el tiempo y con nuestras perspectivas. Un coctel de ingredientes que acaban dando a la película una elegancia y sofisticación que les sientan muy bien a sus personajes.

Si la cinta logra mantener el nivel es gracias al trabajo de una gran Sasha Luss. Una bellísima modelo rusa que ya había parecido en la anterior película de Besson, y que en esta ocasión da vida a Anna Poliatova. Una misteriosa agente de la KGB que será utilizada como sicaria al tiempo que oculta su identidad como modelo en las pasarelas de París y Milán.  Se trata de un descubrimiento y apuesta personal de Besson que es de esperar logre bastante éxito y muchos papeles en la industria cinematográfica. Completa el reparto unos muy correctos Luke Evans, Cillian Murphy y Hellen Mirren.

Anna : Foto Sasha Luss

En “Anna” encontraremos buenas secuencias de acción y potentes coreografías de combates. Juntas definen a Anna Poliatova como una guerrera letal, aunque muy lejos del nivel y glamour de Nikkita. Por el contrario, el contexto de la película ambientado en la Guerra Fría, o los conflictos y engaños entre la CIA y la KGB apenas están desarrollados y son más un pretexto hacia el siguiente golpe. Aquí lo importante es Sasha.

Quizás los mejores aciertos de la cinta radiquen en la estructura de su guion, plagado de engaños y vueltas de tuerca. Todo funciona bien y la historia se sigue con facilidad.  No es original pero posiblemente tampoco sean esas las intenciones de Luc Besson. “Anna” es ante todo un bello artefacto plagado de los mejores elementos del cine de espías, incluyendo ligerísimas pinceladas de erotismo. Todo ello al servicio y lucimiento Sasha Luss. Una actriz que seguro dará mucho que hablar.