Cine Nueva Tribuna

CRÍTICA DE CINE

El Año Del Descubrimiento

El año del descubrimiento

Título original
El año del descubrimiento
Año
Duración
200 min.
País
España España
Dirección
Guion
Luis López Carrasco, Raúl Liarte
Fotografía
Sara Gallego
Reparto
Documental
Productora
Coproducción España-Suiza; Lacima Producciones, Cromagnon Producciones, Magnética Creative Lab, Alina Film
Género
Documental | Años 90
Sinopsis
En 1992 suceden en España dos eventos fundamentales: los Juegos Olímpicos de Barcelona y la Exposición Universal de Sevilla, vinculada a la celebración del V Centenario del Descubrimiento de América. Diez años después de la subida al poder del PSOE de Felipe González, España aparece ante la comunidad internacional como un país efervescente, moderno y civilizado. Una futura potencia económica mundial. Sin embargo, en Cartagena, los disturbios y protestas por el cierre de fábricas y el desmantelamiento industrial adquieren una violencia creciente hasta acabar con el incendio del parlamento regional con cócteles molotov.
 
CRÍTICA DE NURIA VIDAL

1992 fue un año importante para España. Los grandes eventos mundiales, Olimpiadas en Barcelona, Expo de Sevilla, celebración del Quinto Centenario del descubrimiento de América, no solo centraron las miradas en España, mucho más importante que esto, significaron la incorporación definitiva de nuestro país a la modernidad. Sin negar para nada esto, la película de Luis López Carrasco, El año del descubrimiento, nos pone frente a una situación tan importante y sobre todo tan real como la de los grandes fastos.

L'Alternativa alza el telón con 'El año del descubrimiento'

La historia local, pero no pequeña, de los enfrentamientos que se produjeron en la ciudad de Cartagena en Murcia en 1992, cuando la reconversión industrial que iba a transformar nuestro país obligó a cerrar las empresas y fábricas más importantes de la ciudad provocando violentas protestas que acabaron con la quema del Parlamento autonómico. Luis López Carrasco es uno de los fundadores del colectivo Los Hijos, grupo de cine militante y político formado a raíz de la crisis económica y social del 2008, con una manera de hacer cine muy poco convencional. Esto explica porque El año del descubrimiento no es solo un film político, también es un film que se replantea como enfrentarse a un conflicto histórica desde ahora mismo con las armas de la imagen. Nacido en Murcia, López Carrasco tenía once años cuando sucedieron los hechos de Cartagena. Pero lo que le llevó a plantearse este film fue descubrir que la gente más joven no sabía nada de lo que había pasado y lo que es más triste y doloroso, algunos adultos que lo vivieron, lo había olvidado.

Cine: El año de descubrimiento: un documental demoledor es el mejor filme  español del año

La manera de pensar la película fue en si misma diferente, arriesgada. López Carrasco reunió en un bar de la ciudad a gentes de varias generaciones, de distintas procedencias sociales, de profesiones muy diversas y les hizo hablar. Con una pantalla dividida en dos partes, las conversaciones entre los grupos se suceden a veces como un diálogo, a veces como un contrapunto, mezcladas con imágenes de archivo de la lucha y la protesta. El resultado son 200 minutos fascinantes de gente hablando sobre el pasado y sobre el presente, sobre lo que fue, lo que pudo ser, lo que es.

Es una lección de historia sobre la transición y lo que significó vista desde ahora mismo. La España de los grandes eventos, y la España preCovid19 se confrontan en este conflicto colectivo. La película se rodó a finales del 2018. Es importante fijarnos en la fecha porque la situación del presente ha cambiado radicalmente en este último año en el que el bicho ha venido para trastocar todas las posibles previsiones de futuro que se hacen en el film.

El año del descubrimiento

En ese sentido, El año del descubrimiento no es solo un documental magnífico sobre los hechos del 1992 en Cartagena, es también un documental magnífico de la España del 2018. Dos tiempos conflictivos que ya forman parte del pasado. Ese pasado que no podemos olvidar nunca si queremos tener algún futuro.