Cine Nueva Tribuna

CRÍTICA DE CINE

Años De Sequía: Nuestras sombras del pasado

4000
4000

 Años de sequía

Cartelera España 19 de noviembre

Años de sequía

Título original

The Dry
Año
Duración
117 min.
País
Australia Australia
Dirección

Guion

Robert Connolly, Harry Cripps. Novela: Jane Harper

Música

Peter Raeburn

Fotografía

Stefan Duscio

Reparto

Productora
Coproducción Australia-Estados Unidos; 

Made Up Stories. Distribuidora: IFC Films

Género
DramaThriller | Crimen
Sinopsis
Un policía regresa a su ciudad natal para enfrentarse a los demonios de su pasado tras perder a su mejor amigo de la infancia en un terrible accidente de tráfico.
 
CRÍTICA
 

El director australiano Robert Connolly –La Conspiración Balibo, 2009– se ha puesto al mando de la adaptación de la novela de Jane Harper Años de Sequía, y lo ha hecho con un toque profundista y austero ciertamente suculento. Un thriller que se cocina a fuego lento para luego arder en llamas, donde su principal problema no reside en sus casi dos horas de duración, sino en el tener que haber reposado y dilatado más su cierre. Tal vez su conducción es demasiado prolongada mientras que su meta se torna algo fugaz. Aun así, esta obra cuenta con más virtudes que defectos.       

Al principio se percibe una mirada vigorosa, seca, casi sepulcral. Ya desde las primeras secuencias el autor nacido en Sidney deja entrever que va a pulir de robusto cimiento su especulativo thriller de hallazgo. El policía Aaron Falk –denostado por los habitantes de su tierra natal e interpretado por un tirante Eric Bana– volverá al que fuese su pueblo para inspeccionar e investigar la muerte de su amigo de la infancia, y para que el puzzle resulte más atractivo e intrigante, se decide alternar presente-pasado, revisitar la oscura juventud de los protagonistas desde un enfoque luminoso, casi underground, aunque los acontecimientos resulten peliagudos, incluso azarosos.

Estrenos online: crítica de "The Dry", de Robert Connolly - Micropsia

Connolly plantea su adaptación con una fórmula que el fan de Herois –ese magno filme de juventud, amistad y lágrimas que nos regaló Pau Freixas en 2010– reconocerá con facilidad, con la diferencia de que aquí la película se centra en el presente y viaja al pasado para entender los sentimientos y la percepción de los personajes, situación contraria a la que nos presentaba el director catalán, donde concentraba el foco de la obra en el pasado y recurría al presente a modo de recordatorio, con la finalidad de provocar énfasis.

Una película sin olvido ni perdón, de rencor y de obviedades. Hay thrillers de búsqueda y thrillers resolutivos; este es un thriller de misterio pero con cierta falta de punch. Sin embargo, esto no exime al público de concentrar sus cinco sentidos y de estar expectante ante esta especie de obra anfibológica. Crear tensión atmosférica no es tarea simple; para este servidor, Lynch es el maestro en eso –entre otros quehaceres– y aunque Años de Sequía no se asemeje en absoluto al universo del director de Blue Velvet, Robert sabe encontrar el tono y la atmósfera de su película, consiguiendo con ello una grata e inquietante tirantez.

Eric Bana on making Aussie thriller "The Dry" in his hometown and escaping  "the comedy straitjacket" | Salon.com

En definitiva, para el que escribe estas líneas, Años de Sequía es un sugerente y rígido thriller policial donde se revisita el pasado trágico de los protagonistas desde una mirada lúcida e intrigante que conecta con el turbio presente que les implica. Eric Bana no está tan increíble como Hulk, pero su inexorable actitud va acorde con el teoricismo de la cinta. Da la talla. Este título nos recuerda que nuestras sombras del pasado están más presentes que nunca.