Cine Nueva Tribuna

CRÍTICA DE CINE

Cantando En Las Azoteas

229e7793-c2bf-4f24-acd3-cf8d95d1de62_alta-libre-aspect-ratio_default_0
229e7793-c2bf-4f24-acd3-cf8d95d1de62_alta-libre-aspect-ratio_default_0

Cantando en las azoteas

Cartelera España 1 de julio  

Cantando en las azoteas

Título original

Cantando en las azoteas
Año
Duración
74 min.
País
España España
Dirección

Guion

Enric Ribes, Xènia Puiggrós, Isa Campo

Fotografía

Anna Franquesa Solano

Reparto

Documental, 

Productora

Inicia Films, ICAA, Institut Català de les Empreses Culturals, TV3

Género
Documental | Transexualidad / transgénero
Sinopsis
Gilda Love / Eduardo, el último transformista del barrio chino de Barcelona, sobrevive con una mísera pensión mientras intenta seguir actuando en los escenarios. Sus prioridades se ven alteradas con la llegada a su vida de Chloe y de su madre, Hanna, con quienes tendrá la oportunidad de formar la familia que nunca ha tenido.
 
CRÍTICA

En 1926 Federico García Lorca escribió La canción del mariquita, uno de sus poemas más bonitos y tiernos. El titulo de este docudrama hibrido de realidad y ficción nace directamente de esta preciosa canción. El protagonista es un personaje de ms de 90 años, llamado Gilda-Love, el último travestí del olvidado Barrio Chino de Barcelona.

EL DOCUMENTAL “CANTANDO EN LAS AZOTEAS”, DE ENRIC RIBES, SOBRE GILDA LOVE,  ESTÁ TERMINANDO SU RODAJE | El Blog de Cine Español

El barrio despareció o se transformó en algo que es difícil de definir (tengo un amigo que siempre dice que vive en Hospitalistan). Pero Gilda-Love sigue viviendo allí, y sigue actuando siempre que puede y sigue siendo fiel a una manera de ser y de comportarse tan desaparecida como los dinosaurios Pero Gilda no es un dinosaurio y aunque su casa es su casa, sus pelucas sus pelucas y sus paseos sus paseos, la dulce historia de relación con una niña de dos años que nos cuenta el film, es una ficción que nace de la realidad. 

Cantando en las azoteas | Inicia Films

Cantando en las azoteas es tanto un film nostálgico de esa Barcelona que Betriu supo retratar en muchas ocasiones y que Summers dejó fijada para siempre en sus Juguetes rotos, como un film de amistad, solidaridad y alegría de vivir, de seguir viviendo con una mísera pensión y en un barrio degradado, donde las azoteas son un refugio para cantar, regar las plantas y contemplar ese mar escondido de tejados, terrazas, balcones donde las mariquitas cantan. Es sórdido sí, porque el mundo de Gilda-Love lo es, es triste, no para nada.

El gran acierto de este documental es que consigue que veas a Gilda como un personaje de ficción digno de Vittorio de Sica sabiendo que es un personaje real digno del mejor Guerín. Si están pensando en vacaciones y tienen poco dinero, planeen una excursión a las azoteas de Barcelona.