Cine Nueva Tribuna

CRÍTICA DE CINE

Chicos Buenos: Una versión adolescente de American Pie

Lee Eisenberg (Hello Ladies, Trophy Wife) y Gene Stupintsky (Bad Teacher, Año Uno) dirigen esta cinta, protagonizada por Jacob Tremblay (Doctor Sleep, Predator), Keith L. Williams (Kidding, Sadie) y Brady Noon (Broadwalk Empire). La película está producida por Seth Rogen (Black Monday, El Rey León).

Chicos buenos : Cartel

Comedia| 95 min. | USA| 2019

Título: Chicos Buenos.
Título original: Good Boys.
Dirección: Lee Eisenberg, Gene Stupnitsky.
Guión: Lee Eisenberg, Gene Stupnitsky.
Intérpretes: Jacob Tremblay, Keith L. Williams, Brady Noon, Molly Gordon.

Estreno: 23/08/2019 
Productora: Good Universe / Point Grey Pictures / Universal International Pictures.

Distribuidora: Universal Pictures Spain.

 

Sinopsis

Max, Lucas y Thor son tres chicos que, a sus 12 años, se encuentran en el final de la niñez y el comienzo de la adolescencia. El trío comienza a sentir una gran curiosidad sobre por qué la gente se besa. En medio de tan importante investigación, los amigos utilizan el dron de uno de sus padres que acaba rompiéndose de forma accidental. Ahora, los ya no tan niños comenzarán una alocada aventura para reemplazar el aparato por uno nuevo... antes de que los adultos lleguen a casa.

Crítica de Santiago Ortiz Martín

El sexo se ha convertido en tema tabú entre los adolescentes y ahora desde cada vez mas pequeños quieren aprender a besar, como iniciarse con chicas o a meterse en internet a saber lo que es el porno. Estos y muchos otros temas los veremos en la nueva película de Lee Eisenberg, Gene Stupnitsky “Chicos Buenos” donde un trio de chavales sacados de Stranger Things tendrán que lidiar con el tema del sexo mientras intentan conseguir un dron que tienen que devolver cueste lo que cueste.

Después de ser invitados a su primera "fiesta del beso", tres buenos amigos (Jacob Tremblay, Keith L. Williams y Brady Noon) destrozan por casualidad un dron que tenían prohibido tocar. Para reemplazarlo, se ausentan de clase y toman una serie de decisiones erróneas, involucrándose en un caso relacionado con droga, policía y, sobre todo, con muchas lágrimas.

Chicos buenos : Foto Brady Noon, Jacob Tremblay, Keith L. Williams

La película es una gamberrada en toda regla donde es como revivir la saga American Pie pero con 10 años, es decir, un filme transgresor, sin pelos en la lengua, un tono bastante subido y adulto. 

 

Los niños de hoy en día ya comienzan desde muy pequeños a utilizar móviles, tablets, videoconsolas con una fluidez sorprendente a pesar de su corta edad, pero si ya desde la infancia empiezan con la tecnología, quien nos dice que no empezaran a preguntar sobre temas más de adultos como por ejemplo el sexo, las relaciones, aprender a besar y todo eso que hoy en día tiene en jaque a la mayoría de los adolescentes. Por eso, la infancia es para disfrutarla al máximo, aunque cuando hay que conseguir algo no hay edad y los niños son capaces de robar, chantajear, extorsionar, traficar con drogas o beber cerveza para demostrar que son guays y poder ser invitados a su primera fiesta del beso.

La película es una gamberrada en toda regla donde es como revivir la saga American Pie pero con 10 años, es decir, un filme transgresor, sin pelos en la lengua, un tono bastante subido y adulto, pero muy divertida y en la que te pasas la mayor parte de la película a carcajada limpia.

Chicos buenos : Foto Keith L. Williams

El problema que tiene la película, al menos en mi opinión, es que incita a saber de sexo desde muy temprana edad y con todos los problemas que hay actualmente de acoso y abuso, no es políticamente correcta y es bastante provocadora.

Los genios que han traído esta transgresora y gamberra filme son Lee Eisenberg, Gene Stupnitsky, algo que podíamos imaginar porque son los tios que ya nos trajeron cintas tan gamberras como “Super Salidos” o “La Fiesta de las salchichas”. La película coge la esencia de películas adolescentes como “Super8”, “Verano del 84” o “Stranger Things” mezclado con el gamberrismo de “American Pie” o “Super-Salidos” lo que hace que el espectador durante 85 minutos no pare de reír y aprender desde muy pequeño lo que es el sexo.

Chicos buenos : Foto Brady Noon

A nivel interpretativo tenemos que mencionar al trio protagonista que esta genial y pasando pruebas de madurez allá por donde pisan y la trama los va guiando hacia un crecimiento personal y sexual. También hay que destacar que su amistad es puesta a prueba a lo largo de la película, pero lo que la pandilla del puf ha forjado nada lo podrá romper.

Hay que destacar que, de los tres, el personaje más divertido es el interpretado por Keith L. Williams que su actitud de niño bueno es muy divertida, pero a lo largo del metraje se va transformando de una forma muy interesante y acaba siendo el mejor personaje de la pandilla del puff.

Chicos buenos : Foto Brady Noon, Jacob Tremblay, Keith L. Williams

En definitiva, Chicos Buenos es una película gamberra y transgresora, pero muy divertida para finalizar el verano. Aunque trate un tema tan polémico como es el sexo desde muy temprana edad, lo hace de una manera dinámica, divertida y trata algunos temas adultos de forma genial. Además, las interpretaciones del trio joven son magníficas, pero lo mejor de ellos es el crecimiento y la forma tan divertida de tratar un tema tan adulto como es el sexo.

Lo Mejor: el trio protagonista y su crecimiento, tratar el tema del sexo de forma divertida

Lo Peor: los secundarios sin protagonismo alguno, un tema tan adulto tratarlo desde la visión de los mas pequeños y para los adultos se pueden sentir incomodos.

Nota: 6’5