Cine Nueva Tribuna

CRÍTICA DE CINE

Crock of Gold: Bebiendo con Shane MacGowan: El talento de autodestruirse

Crock of Gold: Bebiendo con Shane MacGowan

Próximos estrenos España 16 de abril  

Crock of Gold: Bebiendo con Shane MacGowan

Título original

Crock of Gold: A Few Rounds with Shane MacGowan
Año
Duración
124 min.
País
Reino Unido Reino Unido
Dirección

Música

Ian Neil

Fotografía

Steve Organ

Reparto

Documental, (intervenciones de: )

Productora

Infinitum Nihil, Nitrate Film (Productor: Johnny Depp) (Distribuidora: Magnolia Pictures)

Género
Documental | Documental sobre músicaBiográfico
Sinopsis
Combinando imágenes de archivo inéditas de la banda y de la propia familia de MacGowan, junto con animaciones de, entre otros, el ilustrador Ralph Steadman, "Crock of Gold" es una celebración del poeta punk irlandés Shane MacGowan, cantante y compositor principal de The Pogues. Producida por Johnny Depp.
 
CRÍTICA DE VICENTE IGNACIO SÁNCHEZ

Crock of Gold: Bebiendo con Shane MacGowan” huele a Ron, cerveza y a mucho wisky irlandés. Sus 124 minutos están llenos de todo tipo de drogas, violencia y viajes alucinógenos, pero, si hubiera que describir la película es unas pocas palabras, están deberían ser las de sinceridad y honestidad. MacGowan se abre en canal para contarnos la historia de su vida y su ascenso como estrella del punk. Un relato en el que genialidad y autodestrucción siempre se dieron la mano.

No importa que no estemos al día en música irlandesa o que nuestros conocimientos sobre el punk británico no vayan mucho más allá de los “Sex Pistol”, la fuerza del documental reside en su protagonista. Un hombre inclasificable, con una sonrisa que bien podría ser la del malo de James Bond, y que por momentos parece estar medio drogado y en otros desprender un halo de genialidad. El líder de “The pogues” es sin duda una figura controvertida y polémica que se ha dedicado en conciencia a exprimir su propia vida, aunque viendo su actual estado físico, quizás le sobró alguna que otra cerveza. No obstante, incluso en un malísimo estado físico, MacGowan no deja de transmitir en todo el documental un inmenso magnetismo y simpatía, sin duda elementos imprescindibles de un líder. No se puede odiar a un hombre cuyo objetivo de futuro es levantarse de la silla de ruedas y poder jugar una partida de billar.

He was on a crusade": inside Julien Temple's new Shane MacGowan doc

“Crock of Gold: Bebiendo con Shane MacGowan” está dirigido por Julien Temple, realizador inglés experto en documentales musicales y con un gran conocimiento de la música punk. Nos encontramos ante una cinta muy bien dirigida, lleno de aciertos creativos y estilísticos. Se nota la mano y el dinero de Johnny Depp, productor de este documental.

El gran acierto de “Crock of Gold” es que no victimiza la figura de MacGowan pero tampoco la eleva o justifica.  Se limita a realizar un magnifico retrato sobre la independencia de Irlanda, la creación de IRA y los orígenes del movimiento punk. Julien Temple construye un guion de hierro que no pierde ni ritmo ni fuerza en ningún momento, ofreciéndonos un viaje apasionante lleno de genialidad. Al final las canciones de “The Pogues” y los testimonios de “MacGowan” acaban hablando sobre la felicidad y el sentido de la vida, motivos por los que el documental gustará también a todos aquellos que jamás se hayan interesado por este movimiento musical.

Crock Of Gold: A Few Rounds With Shane MacGowan - YouTube

Solo así se entiende que una cinta que habla sobre drogas y punk haya ganado el Premio Especial del Jurado de San Sebastián. Un festival nada punki. Y es que lo comienza siendo un documental sobre música termina convirtiéndose en un magnifico retrato sobre la historia de Irlanda y Gran Bretaña. Todo ello mientras vemos a Shane MacGowan beber y reírse de una manera muy extraña.