Cine Nueva Tribuna

CRÍTICA DE SERIE DE FILMIN

Darkness: La Huella Del Crimen: En terreno del sociópata

La desaparición de una adolescente sirve de motor de arranque de este oscuro thriller criminal que nos sumerge en los recovecos más oscuros y extremos de la mente humana. Una serie intensa que le habla a tu mente y golpea tu corazón.

Carsten Myllerup, un habitual en el mundo seriéfilo de su país natal (Dinamarca), dirige Darkness: La huella del crimen, spin-off de Those Who Kill (Den som dræber, 2011). En sendos casos, la policía llevará a cabo una investigación sobre asesinatos en serie. En el título que nos concierne, el investigador Jan Michelsen, con la ayuda de la psicóloga Louise, lleva el caso de Julie, una chica que desapareció misteriosamente una noche.

Justamente con el desvanecimiento de Julie en un túnel en mitad de la nocturnidad, empieza esta temporada, partiendo con una premisa atrapadora, misteriosa y oculta. A medida que va transcurriendo la serie, no sólo Julie será la desafortunada que se encontrará secuestrada. El caso comienza a ser desconcertante tras el hallazgo de un cadáver en el fondo del mar. Diez años han pasado de ese asesinato… ¿Tendrá algo que ver? El misterio ya subyace tanto en el psique del espectador como en el de los investigadores.

Firmada por Daniel Bernal

La serie gira en torno a un sociópata criminal que abusa y viola a las mujeres que secuestra, pero no es todo lo que parece… ¿Quién resultará más vesánico? ¿Él? ¿Su “cándida” ayudante? El homicida y su compañera serán los que pongan el lado más perverso a la serie, y también serán los más detestados sin ninguna duda. Si comentamos sobre las chicas que se encuentran encerradas, decir que una es más fría y absorbente, mientras que la otra es más segura de sí misma, y, por qué no decirlo, resultará menos irritable en la percepción de nuestra vista.

Den som dræber - Fanget af mørket (2019)

En esta temporada encontramos demasiados vaivenes, pues si su premisa resulta atrapadora, el conjunto entero no tanto… Por momentos puede tender a lo tardo y/o manso, y eso que sus capítulos no cuentan con una duración excesivamente larga (45 minutos aproximadamente), pero se hubiera agradecido que fuese más al grano, al quid de la cuestión. Aunque una vez que la empiezas, ya te quedas con el deseo de ver cómo se resolverá este artero caso. ¿Cuándo, cómo y dónde descubrirán los investigadores a las víctimas y a los malhechores?

Tessa Hoder and Alvilda Lyneborg Lassen in Den som dræber - Fanget af mørket (2019)

En esta obra oscura, hay que destacar el juego de iluminación, creando en ocasiones mixturas de tonalidades y temperaturas de luces, claras y oscuras, frías y cálidas, que hacen recordar a algunas secuencias pertenecientes a otras series emblemáticas como True Detective. También hay que acentuar tres parejas interpretativas que se complementan muy bien sobre el escenario: el dúo detectivesco, la pareja canallesca y el tándem Ema - Julie; sus (no tan) diferentes personalidades combinan óptimamente en la pantalla. Por último, hacer hincapié en la música dominante y autoritaria que acompaña algunas de las escenas.

Den som dræber - Fanget af mørket (2019)

En conclusión, para el que escribe estas líneas, Darknes: La huella del crimen es una serie violenta, cínica y desagradable. Tiene grandes virtudes dentro del género perteneciente a los thrillers de investigación, pero no se aprovechan en su totalidad. El comienzo es atrapante; sin embargo, a medida que va transcurriendo la temporada puede conseguir no captar en su totalidad la atención del espectador. Estamos ante un interesante (a ratos) ejercicio lumínico y perturbador.