Cine Nueva Tribuna

CRÍTICA DE CINE

Delicioso: Una parada en el camino

fp_692035_23386
fp_692035_23386

Delicioso

Próximos estrenos España 5 de enero

Delicioso

Título original

Délicieux aka 
Año
Duración
112 min.
País
Francia Francia
Dirección

Guion

Eric Besnard, Nicolas Boukhrief

Música

Christophe Julien

Reparto

, ver 18 más

Productora
Coproducción Francia-Bélgica; 

Nord-Ouest Films, SND Groupe M6, France 3 Cinéma, Région Auvergne-Rhône-Alpes, Artemis Productions, Canal+, Ciné+, France Télévision, Cinémage 14, Indéfilms, ver 10 más

Género
Comedia | Revolución FrancesaHistóricoCocina
Sinopsis
Francia, 1789, justo antes de la Revolución Francesa. Con la ayuda de una mujer inesperada, un chef que ha sido despedido por su jefe encuentra el valor para abrir un restaurante por sí solo.
 
CRÍTICA

Según nos cuenta “Delicioso” en su introducción, hasta finales del siglo XVIII no existía nada parecido a lo que hoy conocemos como restaurantes, siendo muy poco común que alguien saliera de su casa para comer o cenar en otro sitio. Hasta aquel momento la alta cocina era algo que solo estaba al alcance de los más ricos y afortunados, dejando a los pobres la comida de mera subsistencia, ya no solo porque no lo pudieran pagar, sino porque se consideraba que solo los más nobles podían apreciar ciertos sabores. Sí era frecuente que Reyes y demás aristócratas invitaran a sus conocidos a fabulosas comidas en sus posesiones, aunque esto era más una exhibición de poder y arrogancia que una mera actividad social.

Lo más parecido al restaurante eran las famosas Casas de Postas, establecimientos en mitad de los caminos donde los viajeros podían hacer una parada para descansar, dar de comer al caballo, y tomar algo ligero antes de emprender de nuevo el viaje.

Delicioso de Eric Besnard (2020) - UniFrance

En este contexto gastronómico se desarrolla esta película que además sitúa su acción en 1789, fechas muy próximas al comienzo de la Revolución francesa. De esta manera conoceremos a Pierre Manceron, un reputado chef al servicio de la aristocracia que es despedido por usar entre sus condimentos elementos como la patata, el boniato o las setas. Ingredientes que eran considerados de baja clase y que prácticamente estaban destinados para dar de comer a los cerdos.

Con la ayuda de una mujer inesperada, Pierre Manceron decidirá reabrir una vieja y destartalada Casa de Postas en la que poco a poco podrá ir dando rienda suelta a su pasión por la comida y los nuevos platos.

El francés Enric Besnard,Pastel de pera con lavanda”, dirige una comedia con tintes románticos que funciona moderadamente bien durante sus comedidos 95 minutos de duración. El gran interés de “Delicioso” radica en su visión de la gastronomía y en el amor y minuciosidad con las que asistiremos a la creación de nuevos platos y recetas. Es simplemente delicioso ver como Pierre Manceron, muy bien interpretado por Grégory Gadebois, va elaborando nuevas creaciones y revolucionando los conceptos clásicos de la gastronomía del siglo XVIII, demostrando en todo momento un gran amor la alta cocina y los nuevos sabores.

Délicieux de Eric Besnard (2020) - UniFrance

Los amantes del buen comer verán una de esas películas que dan hambre y en la que desearíamos estar dentro para ir probando todos los platos que van apareciendo. No obstante, como comentaba al comienzo de la crítica, “Delicioso” no es solo una película gastronómica y sitúa su acción en una época de llena de cambios y tensiones políticas y sociales. Esta segunda parte es también interesante aunque personalmente no acaba de entusiasmarme.

Es evidente que “Delicioso” estira su trama y que ofrece más conflictos y vueltas de guion de los que realmente hacían falta para una película de estas características, dejando un poso final demasiado artificioso y edulcorante. Su contexto en plena Revolución francesa es básicamente un pretexto decorativito en el que desarrollar su trama. Aunque se agradece que la cinta tenga un malo al que odiar y unos cuantos giros de guion y de amor, lo realmente interesante de “Delicioso” está en la simpleza de ver cómo Pierre Manceron va cortando las hortalizas, macera ingredientes, y poco a poco va definiendo sorprendentes platos. Es una película que se saborea por los ojos. Todo lo demás es mero artificio.