Cine Nueva Tribuna

CRÍTICA DE CINE

Dobles Vidas: Pequeña reflexión sobre la era virtual

Olivier Assayas (Personal Shopper) dirige esta película que protagonizan Juliette Binoche (High Life), Guillaume Canet (Cosas de la edad), Vincent Macaigne (Las inocentes), Nora Hamzawi (Pensión Completa), Christa Theret (Gaspard at the Wedding) y Pascal Gregory (La última lección).

Dobles vidas : CartelDrama| 107 min. |Francia| 2018

Título: Dobles Vidas.
Título original: Doubles Vies.

Director: Olivier Assayas.
Guión: Olivier Assayas.

Intérpretes: Juliette Binoche, Guillaume Canet, Olivia Ross, Christa Theret.

Estreno: 12 de abril.
Productora: CG Cinéma / Vortex Sutra / arte France Cinéma

Distribuidora: BTeam Pictures.

 

Sinopsis

Alain (Guillaume Canet) es un exitoso editor parisino con muchísimas contradicciones: ama a su mujer Selena (Juliette Binoche) pero tiene un lío con una compañera de trabajo, odia el último libro de su amigo Léonard (Vincent Macaigne) pero lo publica, siente pasión por las ediciones antiguas de libros pero no se separa de su lector de eBooks… Por su parte, Selena se siente estancada como actriz en una famosa serie de televisión pero es incapaz de dejar el trabajo, al igual que su affaire con Léonard. Una comedia en la que los personajes conversan, comen, beben… y hacen -siempre- el amor.

Crítica 

«Con el pretexto de conversaciones chics entre amigos intelectuales, Olivier Assayas nos da su punto de vista sobre el porvenir del libro, internet, la televisión, las series, la política y todo lo que puede transitar por la barra de un café parisino…¿Como será el futuro del libro de papel y del libro digital?, se pregunta (es el tema principal). Jean Claude Carrière y Umberto Eco ya disertaron sobre este asunto en ‘No esperéis desembarazaros de los libros’ hace diez años» (Crítica de un espectador francés publicada en el digital AlloCine).

Dobles vidas : Foto Guillaume Canet, Juliette Binoche

Todos los personajes, parisinos y burgueses («bobos narcissiques»), pontifican sobre la forma en que las redes de internet y el mundo virtual están transformando nuestras vidas.

En efecto, tal y como dice la publicidad, la película «Dobles vidas» de Olivier Assayas («Paris je t’aime», «La hora de verano», «Personal shopper», Premio al Mejor Director en el Festival de Cannes 2016), es una «comedia a lo Woody Allen»: como ocurría sobre todo en las primeras producciones del más neoyorquino de los realizadores estadounidenses, los protagonistas –Juliette Binoche, Guillaume Canet, Vincent Macaigne, Nora Hamzawi y Christa Théret-, un grupo de personas que trabajan en el mundo editorial relacionadas personal y profesionalmente, pasan juntos una gran parte del tiempo y casi siempre hablando: hablando sin parar, discutiendo, enviándose mensajes subliminales… Todo perfectamente normal. Cualquiera que tenga amigos parisinos sabe como son esas cenas interminables.

Dobles vidas : Foto Christa Théret

En este caso, Alain (Guillaume Canet, «Cezane y yo», «El gran baño», «Cosas de la edad») es un editor parisino con muchísimas contradicciones: ama a su mujer Selena (Juliette Binoche, Oscar 1996 por «El paciente inglés», «Chocolat», «Tres colores, Azul») pero tiene un lío con su joven asesora de edición digital, odia el último libro de su amigo Léonard (Vincent Macaigne, «La batalla de Solferino», «La chica del 14 de julio», «Eden») –quien vive con Valérie (Nora Hamzawi, «La chica del 14 de julio», «La ex de mi vida»), que trabaja como asesora de un político- pero lo publica, siente pasión por las ediciones antiguas pero no se separa de su lector de eBooks… A su vez, Selena se siente estancada como actriz en una exitosa serie de televisión pero es incapaz de dejarlo, al igual que su “affaire” con Léonard.

Dobles vidas : Foto Juliette Binoche

Todos los personajes, parisinos y burgueses («bobos narcissiques»), pontifican sobre la forma en que las redes de internet y el mundo virtual están transformando nuestras vidas. Las dos horas de proyección son una única e ininterrumpida reflexión sobre los pros y los contras de esta tercera revolución industrial que ya se ha adueñado de todos nosotros.

Al tiempo que sus relaciones se complican nos vamos enterando, poco a poco, de sus «dobles vidas» mientras escuchamos banalidades como «las nuevas generaciones han crecido con los ordenadores» o «los tuits son los haikus de hoy en día» , lo que convierte a esta comedia sentimental en la caricatura de un universo de «modernos», a partir de los cuales podemos plantear cualquier materia que se preste a la reflexión porque la llegada de internet ha cambiado sus coordenadas (muy tangencialmente, uno de los personajes apunta la pérdida de puestos de trabajo que supone, pero nadie se para a hablar sobre ello).

A partir de un proyecto sobre un editor, acariciado durante mucho tiempo por el realizador Assayas, «Dobles vidas» se fue construyendo como «una películas de ideas –dijo a la Agencia France-Presse cuando se presento en el Festival de Cannes- que evoca el tipo de diálogos, discursos, dudas, y cuestionamientos que podemos hacernos en torno a la evolución del mundo contemporáneo».

Dobles vidas : Foto Guillaume Canet

Assayas, que en su anterior película –«Personal shopper»- había tratado la soledad contemporánea en un mundo en los que SMS y los wasaps invaden nuestra vida, y se han convertido sin quererlo en la forma preferida de comunicación de mucha gente, sigue por el camino emprendido en busca de respuestas a los cambios que plantean las modernas comunicaciones, que afectan a toda nuestra manera de vivir y de mirar el mundo.

«Dobles vidas» plantea un tema sin duda interesante pero el excesivo individualismo de los personajes le resta lo que pudiera tener de emoción. Es también el vodevil satírico de ese pequeño mundo «arrogante, egoísta, cínico y falsamente intelectual», que se mira el ombligo en la época de los e-books, los blogs y los tuits y que a través de sus historias de amor denuncian el elitismo que frecuentemente practican esos «artistas» famosos que desconocen absolutamente en qué consiste el mundo que les rodea.