Cine Nueva Tribuna

CRÍTICA DE SERIES DE TV

El Efecto Trump/ La Ley de Comey

En Movistar se pueden ver estos días dos series que ilustran muy bien la ambivalencia que tiene a Donald Trump en el centro.

La ley de Comey (Miniserie de TV)

Título original
The Comey Rule
Año
País
Estados Unidos Estados Unidos
Dirección
Guion
James Comey, Billy Ray (Libro: James Comey)
Fotografía
Elliot Davis
Reparto
Productora
CBS Productions, Home Run Productions, Secret Hideout, Story Factory. Emitida por Showtime
Género
Serie de TV. Drama | Política. Basado en hechos reales. Miniserie de TV
Sinopsis
Miniserie basada en el libro 'A Higher Loyalty' del exdirector del FBI James Comey (Jeff Daniels), en el que tendrán protagonismos los presidentes norteamericanos Barack Obama (Kingsley Ben‑Adir) y Donald Trump (Brendan Gleeson).
 
CRÍTICAS DE NURIA VIDAL

El efecto Trump,

Esta miniserie documental de dos capítulos forma parte del programa de televisión Frontline que desde 1983 se dedica a analizar la realidad política norteamericana. El efecto Trump se centra en el primer año de su presidencia. Comienza su recorrido en enero del 2017 cuando Trump se reunió en Nueva York con cuatro de los hombres más poderosos del gobierno entre los que se encontraban el director de Inteligencia Nacional James Clapper y el director de la CIA, John Brennan.

En esta tensa reunión, el entonces director del FBI James Comey le mostró un dossier con información comprometida para él, donde se afirmaba que el presidente había estado recibiendo apoyo por parte del gobierno ruso durante los últimos cinco años. También revelaba que el gobierno ruso conocía  ciertos escándalos sexuales del presidente y amenazaba con hacerlos públicos.

The FRONTLINE Dispatch presents: The Choice 2020: Trump vs. Biden |  FRONTLINE | PBS | Official Site

Desde ese momento el incontrolable, egocéntrico e imprevisible presidente elegido de forma inesperada, lanzó una furiosa guerra contra los servicios de inteligencia de su propia administración, el Departamento de Justicia y en concreto contra James Comey al que acabó por destituir del cargo de director del FBI. Clásico documental de televisión, lo que cuenta El efecto Trump es tan apasionante, sobre todo en su primer capítulo, que te hace olvidar la sencilla forma como está narrado.

Las declaraciones de altos cargos del gobierno, abogados y periodistas junto con el exclusivo y abundante material de archivo que maneja, hacen que El efecto Trump sea absolutamente fascinante. Una provocación en toda regla para el twitero maniaco y sus amigos de la embajada rusa. Es interesante verlo justo ahora, cuando el superbicho está a punto de ganar unas nuevas elecciones.

La ley de Comey

Esta miniserie de cuatro capítulos forma con El efecto Trump un díptico imprescindible para entender lo que sucedió en ese país hace cuatro años. La ley de Comey cuenta prácticamente los mismos hechos que el documental, pero ficcionados con gran inteligencia. Es muy interesante ver los mismos actos, por ejemplo la encerrona de Trump a Comey en el despacho oval, o la cena privada entre los dos, para darnos cuenta de cómo la realidad no solo supera la ficción sino que la enriquece muchísimo. James Comey registró en memorándums todas las conversaciones que mantuvo con Trump durante los primeros meses de su mandato y en base a ellos pudo redactar el libro A Higher Loyalty publicado en el 2018, después de ser cesado fulminantemente por Trump.

La serie se basa sobre todo en ese texto, pero ha utilizado más fuentes de información para su desarrollo. Los dos primeros capítulos recuerdan la investigación del FBI a los correos electrónicos de Hilary Clinton que supuestamente le costaron la elección de noviembre del 2016. Los dos segundos, en cambio se centran en narrar las tensas relaciones de Comey con Trump y las vinculaciones de su gabinete y su entorno con el gobierno de Putin.

First Look at 'The Comey Rule': The TV Drama That Will Enrage Trump |  Vanity Fair

La sola existencia del libro de Comey, del documental y de la serie de ficción, son la prueba de la contradicción de ese país capaz de albergar lo peor Trump y todo lo que significa) y lo mejor: los contrapoderes, la libertad de crítica y la capacidad creativa para hacer de la realidad histórica un instrumento útil y necesario de educación política. Ver las dos miniseries seguidas es una lección ideológica, pero también cinematográfica.

En ese sentido cabe destacar el inmenso papel de Jeff Daniels como James Comey y de Brendan Gleeson como Donald Trump. No es que se parezcan físicamente (que también) es que reflejan en su interpretación el espíritu de uno y otro. Y no dejan dudas de a quién creer.