Cine Nueva Tribuna

CRÍTICA DE CINE

El Jardín Secreto

Nueva adaptación de la novela homónima de Frances Hodgson Burnett que narra la historia de Mary Lennox (Dixie Egerickx), una niña huérfana que es enviada a Reino Unido.

El jardín secreto

Próximos estrenos España 14 de agosto  

El jardín secreto

Título original

The Secret Garden
Año
Duración
99 min.
País
Reino Unido Reino Unido
Dirección

Guion

Jack Thorne (Novela: Frances Hodgson Burnett)

Música

Dario Marianelli

Fotografía

Lol Crawley

Reparto

Productora

Coproducción Reino Unido-Francia; StudioCanal UK, Heyday Films

Género
DramaFantásticoAventuras | InfanciaAmistad
Sinopsis
Mary Lennox (Dixie Egerickx) es un niña de 10 años nacida en la India de padres británicos. Cuando ambos fallecen de repente, Mary es enviada a Inglaterra con su tío, Archibald Craven (Colin Firth), a un remoto paraje del páramo de Yorkshire. Allí comienza a desvelar numerosos secretos familiares, sobre todo después de conocer a su enfermizo primo (Edan Hayhurst), que durante años ha estado encerrado en una de las alas de la mansión. Juntos, estos dos niños viven una serie de aventuras en un jardín mágico que les ayuda a cerrar las heridas que han sufrido en su corta existencia. 
Distribuidora: DeaPlaneta
 
CRÍTICA DE JESÚS MUÑIZ-RIMADA

La actriz Julie Walters, el director Marc Munden y el guionista Jack Thorne ya coincidieron en ‘National Treasure’ pero ni esta es una película del mismo corte ni Walters es la protagonista. En ‘El jardín secreto’ ella es algo así como el ama de llaves de la casa en la que reside Colin Firth y a la que es destinada su sobrina interpretada por Dixie Egerickx.

De nuevo vuelve a interpretarse la novela de Frances Hodgson Burnett, ‘El jardín secreto’, que ha tenido hasta películas animadas. Por mucho que contemos esta vez con Walters y de nuevo con Firth (ya hizo de Colin en la adaptación de 1987) realmente la niña y otros personajes son los protagonistas. El peso recae en Egerickx cuyo personaje se mueve por un terreno poco afable para intentar dar rienda suelta a sus juegos e imaginaciones.

El jardín secreto : Foto Amir Wilson

En el marco de la guerra indo-pakistaní los padres de Mary (Egerickx) desaparecen. Ella es devuelta a Inglaterra donde tiene que alojarse en una casa rodeada de un feo páramo y entre paredes que crepitan y transportan el sonido de llantos. Allí ha de intentar ser feliz, en el lugar donde entre la melancolía y lo mustio encuentra el color.

Esta es una película cuyo punto de partida o mecánica puede recordar a ‘El laberinto del fauno’ o a ‘La casa del reloj en la pared’. Pero ni es tan intensa como la primera ni tan mágica como la segunda. Munden ha hecho la que probablemente es su película más infantil y también la más metafórica. Todo el filme es un relato que busca relacionar la tristeza con la enfermedad y la alegría con la vida. La capacidad de curar aquí va de la mano a la capacidad de creer y de querer sobreponerse a la tragedia.

El jardín secreto : Foto Amir Wilson, Edan Hayhurst

Al margen lo que buenamente quiere transmitir es un relato bastante insípido, sobre todo porque no tiene una moraleja elaborada ni trabaja lo más mínimo la emoción. Si nos adentra en un contraste de lugares que nos lleva a un despliegue de color a través de un vergel, pero no consigue que empaticemos con unos personajes que de entrada son bastante apáticos. La protagonista sin ir más lejos tiene un carácter extremadamente repelente que evoluciona poco o nada.

El jardín secreto : Foto Dixie Egerickx, Julie Walters

‘El jardín secreto’ es una película fantasiosa que para mi se aleja del término fantástico. Si hubiese conseguido materializar un ambiente aún más de cuento y exprimido el potencial de sus actores seguramente estaríamos hablando de una película capaz de tocar la fibra.