Cine Nueva Tribuna

CRÍTICA DE CINE

Esto no es Berlín: La movida mexicana

Hari Sama (Sin ton ni Sonia, El sueño de Lu) dirige esta producción mexicana que se estrena en España el 21 de junio y ya ha cosechado grandes éxitos en el Festival de Málaga (premio especial del jurado, mejor fotografía, mejor actor de reparto y premio especial de la crítica). Xabiani Ponce de León (Violetta), José Antonio Toledano y Mauro Sánchez Navarro encabezan un reparto de jóvenes promesas del cine mexicano.

Esto no es Berlín : Cartel

Drama| 115 min. | México | 2019

Título: Esto no es Berlín.
Título original: Esto no es Berlín.
Dirección: Hari Sama.
Guión: Rodrigo Ordoñez, Hari Sama, Max Zunino.
Actores: Xabiani Ponce de León, Ximena Romo Mercado, Marina de Tavira, Hari Sama.

Estreno: 21/06/2019 
Productora: Catatonia Films

Distribuidora: Syldavia Cinema.

 

Sinopsis

1986. Cuando está a punto de tener lugar el Mundial de Fútbol, Carlos (Xabiani Ponce de León), un chico de diecisiete años, está más interesado en escuchar música y admirar a Rita (Ximena Romo), la hermana de su mejor amigo. Su monótona vida cambia cuando la banda gótica de Rita les introduce en el club nocturno clandestino El Azteca. Ambos quedarán embelesados con este mundo de actuaciones, ambigüedad sexual y drogas. Sin embargo, en esta exploración de sus nuevas identidades, también se pondrá a prueba su amistad.

Crítica de Jorge García

Esto no es Berlín nos cuenta, con tanta delicadeza como crudeza, la transición de su protagonista Carlos (Xabiani Ponce de León) del período de la adolescencia a la juventud. Ese difícil terreno donde poco a poco se dejan de lado los comportamientos más infantiles, para dar paso a una falsa sensación de madurez, que viene marcada por la autonomía para tomar decisiones.

Esto no es Berlín : Foto

Durante gran parte del film, no se sabe hacia dónde se dirige la trama. Porque Esto no es Berlín, es una de esas películas que durante su visionado parece no estar contada nada, y cuando acaba te das cuenta que te ha contado todo. 

Durante gran parte del film, no se sabe hacia dónde se dirige la trama. Porque Esto no es Berlín, es una de esas películas que durante su visionado parece no estar contada nada, y cuando acaba te das cuenta que te ha contado todo. Ese todo es la movida mexicana de los 80: Sexo, alcohol, drogas, sida, moda, música y arte. La película es una oda a una generación y muchos de sus elementos que hoy se consideran iconos vintage. Tecnología como las cámaras Super 8, Polaroid o Leica, la estética punk, la música electrónica y hasta la forma de bailarla.

Esto no es Berlín : Foto Xabiani Ponce de León

Precisamente el arte es uno de los grandes lienzos de esta película. El protagonista es sensible a las manifestaciones artísticas y esto termina de precipitar esa etapa de cambio en su personalidad. La película no dibuja un personaje que admira el arte por necesidad de pertenencia a un grupo, sino más bien al contrario: Carlos se presenta ante el arte reflexivo, inocente y fascinado, y es esto lo que le lleva a encontrar refugio en su nuevo grupo de amigos. Un refugio ante una realidad que le decepciona y sabe a poco, que se lleva a un ser querido y con él a la figura paterna de referencia.

Esto no es Berlín : Foto Ximena Romo Mercado

Xabiani Ponce de León es bastante popular por su papel en la serie Violetta de Disney Channel. Sin embargo, según admite el propio actor, quería romper con esa visión de “chico Disney” que le acompañaba desde entonces, y no queda duda que lo consigue. Xabiani se desnuda literalmente en cuerpo y alma para interpretar a Carlos. El reparto también cuenta con dos artistas muy potentes: Mauro Sánchez Navarro, ganador del premio a mejor actor de reparto en el Festival de Málaga, y Marina de Tavira, a la que personalmente me cuesta mucho desvincular de su papel en la aclamada Roma de Alfonso Cuarón.

Esto no es Berlín : Foto

“Dejen de copiar a los europeos, esto no es Berlín” dice uno de sus personajes, desde un país que miraba a Europa como referente en vanguardias. Esto no es Berlín tiene su propio sello y su propia identidad que lo alejan de los demás países y lo convierten en único. Una película tan caótica como su imagen, y ante todo transgresora. Porque como se afirma en la película “el arte que vale la pena te violenta y asquea”.