Cine Nueva Tribuna

CRÍTICA DE CINE

Expediente Warren. El caso de Enfield: El placer de sentir miedo

Secuela de la exitosa Expediente Warren (2013), que lleva de nuevo a la pantalla otro caso real de los expedientes de los renombrados demonólogos Ed y Lorraine Warren. En este caso ambos viajarán al norte de Londres para ayudar a una madre soltera que tiene a su cargo cuatro hijos y que vive sola con ellos en una casa plagada de espíritus malignos. 

cartelTerror | 133 min. | USA 2016

Título: Expediente Warren. El caso de Enfield.
Título original: The Conjuring 2: The Enfield Poltergeist.
Director: James Wan.
Guión: Carey Hayes, Chad Hayes.
Actores: Vera Farmiga, Patrick Wilson, Benjamin High, Simon Delaney.
Estreno en España: 17/06/2016 
Productora: Evergreen Media Group / New Line Cinema

Distribuidora: Warner Bros Spain.

 

Sinopsis

Tommaso, un cardiólogo de fama, es un hombre de firmes creencias ateas y liberales. Está casado y tiene dos hijos. Uno de ellos, Andrea, prometedor estudiante de medicina, revoluciona a la familia cuando les anuncia que quiere hacerse cura.

Crítica

Y James Wan lo hizo una vez más. Pese a un guión lleno de clichés el gran director de Saw II e Insidious apela a su consumado oficio de narrador para entregar otra valiosa obra de terror espeluznante que si bien le rinde culto a los clásicos de los 70’s tiene su propia personalidad. Si este año vas a ver una sola película del género difícilmente encuentres una mejor que Expediente Warren 2.

Expediente Warren: El caso Enfield : Foto Frances O'Connor, Lauren Esposito, Madison Wolfe

La carrera de James Wan tomó un giro inesperado cuando firmó contrato para dirigir Fast and the Furious 7. La elección de Vin Diesel y compañía era por demás extraña ya que el malayo apenas si contaba con un antecedente en el género, la muy efectiva Sentencia de muerte (2007). El fantástico destino comercial de la más reciente aventura de Dom Toretto estaba escrito aunque no fuera Wan quien se encontrara sentado detrás de cámaras. Lo que no quita el excelente desempeño de este realizador de enorme talento que para regocijo de Hollywood también es un gran hacedor de éxitos.

La carrera de James Wan tomó un giro inesperado cuando firmó para dirigir Fast and the Furious 7.

Llamó poderosamente la atención la elección de Wan porque siendo un artista con tantas condiciones -además de poseer una originalísima y por ende inimitable sensibilidad para hacer cine de terror-, su alejamiento del género que lo encumbrara disparó las alarmas de todos. Annabelle (2014), spin-off del sensacional prólogo de El conjuro, resultó un fiasco así como una prueba flagrante de que la imaginación de Wan para generar climas de miedo a través de una puesta en escena maravillosa no es algo que esté al alcance de cualquiera.

Expediente Warren: El caso Enfield : Foto Madison Wolfe

El filme contiene todos los elementos básicos que son parte vital de esta clase de relatos.El creador de Insidious se tomó un respiro al volcarse a la acción disparatada de Rápidos y furiosos. Debido a su buen hacer a lo largo del conflictivo rodaje –recordemos que la muerte de Paul Walker obligó a parar la producción por muchos meses- le ofrecieron volver a dirigir la octava entrega actualmente en filmación. Wan, para alivio de sus seguidores, no aceptó el convite porque quería ser él quien se encargara de llevar a buen puerto Expediente Warren 2.

Expediente Warren: El caso Enfield : Foto Madison Wolfe

El filme, que está uno o dos escalones por debajo de su antecesora, contiene todos los elementos básicos que son parte vital de esta clase de relatos. Pero la diferencia la aporta Wan con su incontrastable estilo. Este hombre no se cansa de sacar oro del barro con prácticamente nada.

Apoyado en un notable director de fotografía (Don Burgess, habitual colaborador de Robert Zemeckis), una producción impecable en todos sus aspectos y un plantel de actores que a pura convicción rescata cualquier debilidad de guión, el film podrá haber perdido algo de frescura pero se mantiene tan sólida como lo permite el oficio de su director.

Expediente Warren: El caso Enfield : Foto Patrick Wilson, Vera Farmiga

Han transcurrido varios años desde el episodio de posesión que narrara el original y el matrimonio de investigadores paranormales Ed y Lorraine Warren (los magníficos Patrick Wilson y Vera Farmiga) continúan ayudando a la gente en problemas además de seguir sumando artículos espeluznantes a su catálogo del siniestro Museo de lo Oculto. Durante la investigación del famoso caso de Amityville la clarividente Lorraine sufre una experiencia traumática al ser embargada por una visión tan horrorosa que le provoca un replanteo de su vocación.

Como consecuencia la mujer le pide a su marido que reduzcan al mínimo su contacto con lo sobrenatural. Lorraine está aterrorizada pero hay cosas que prefiere no revelárselas a nadie. Ni siquiera a Ed.

Expediente Warren: El caso Enfield : Foto Frances O'Connor

Tiempo después un representante de la iglesia les solicita como favor que se trasladen a Londres para determinar cuanta veracidad existe en los ataques al parecer inexplicables que está padeciendo una madre soltera con sus cuatro hijos. Pese a la reticencia de Lorraine los Warren no pueden negarse y se embarcan en lo que eventualmente se denominaría como el caso de Enfield, quizás el más célebre de los casi 10.000 eventos documentados en la vida real por esta pareja tan particular.

Expediente Warren: El caso Enfield : Foto Vera Farmiga

Nuevamente se desata una pesadilla infernal sobre una familia que ve como de la nada de pronto se producen todo tipo de manifestaciones extrasensoriales donde corren un serio riesgo no solo físico sino también psicológico. La trama es simple como la anterior entrega pero aún así los guionistas se las rebuscaron para encontrarle un par de vueltas de tuerca a la historia. No obstante, a partir de esos puntos de giro habrá quienes no le vean sentido al guión.

Expediente Warren: El caso Enfield : Foto Patrick Wilson

Y otros pensarán que los 133 minutos de duración son un exceso. Pero no nos engañemos, los que buscan entretenerse con películas como estas no necesitan de un libro de hierro ni les preocupa que se extienda en demasía el conflicto. El fuerte aquí pasa por otro lado. Y volvemos a recaer en la figura de James Wan.

http://cinefreaks.net/