Cine Nueva Tribuna

CRÍTICA DE CINE

Gracias a Dios: Desgarradora en el tema, delicada en su planteamiento.

El cineasta francés François Ozon, nos presenta un relato sobre la pedofilia en la Iglesia basado en hechos reales, a través de la historia de sus tres protagonistas: Alexandre Guérin (Melvil Poupaud), François Debord (Denis Ménochet) y Emmanuel Thomassin (Swann Arlaud).

Gracias a Dios : CartelDrama| 137 min. |Francia-Bélgica| 2019

Título: Gracias a Dios.
Título original: Grâce à Dieu

Director: François Ozon.
Guión: François Ozon.

Intérpretes: Melvil Poupaud, Denis Ménochet, Swann Arlaud, Josiane Balasko.

Estreno: 18 de abril 
Productora: Mandarin Production / Scope Pictures.

Distribuidora: Golem Distribución

 

Sinopsis

Alexandre (Melvil Poupaud) vive en Lyon con su esposa e hijos. Por casualidad, se entera de que el sacerdote que abusó de él en un campamento de verano cuando era niño, sigue trabajando con menores. En busca de justicia, Alexandre se lanzará a un combate al que se unen François (Denis Ménochet) y Emmanuel (Swann Arlaud), otras víctimas del sacerdote, con el fin de liberarse de sus sufrimientos a través de la palabra. Pero las repercusiones y consecuencias de sus testimonios no dejarán a nadie indemne.

Crítica firmada por Jorge García

El tema de esta película es bastante duro partiendo de que ataca a una institución tan importante y poderosa como es la Iglesia. Ese tema es la pedofilia, o más bien, la pedocriminalidad, que se desvincula por completo de la homosexualidad desde el inicio del film: no hablamos de una orientación sexual, sino de una perversidad sexual.

No es de extrañar, que Gracias a Dios fuera difícil de llevar a cabo y tuviera que hacer frente a presiones políticas y religiosas. Obviamente intentó ser prohibida y “gracias a dios” que lo fue, pues no pudo haber mejor publicidad para el éxito de la cinta. El equipo de producción, aunque admite haber desarrollado la película sin secretismos, tuvo que ser muy cauteloso a la hora de plantear los rodajes. Las escenas en iglesias, se rodaron fuera de Francia, mayoritariamente en Bélgica. Así mismo, tuvieron que ocultar el título. Y es que “gracias a dios” fue una expresión muy sonada en Francia, ya que es la que utilizó el cardenal Barbarin en una rueda de prensa para afirmar que por suerte los crímenes de pedofilia del padre Preynat habían prescrito.

Gracias a Dios : Foto Josiane Balasko, Swann Arlaud

Los tres actores hacen un trabajo excepcional. Los flashbacks nos enseñan que los tres protagonistas un día fueron tan solo tres niños inocentes. 

La película comienza con la historia de Alexandre Guérin, y es un gran acierto porque la hace arrancar desde una familia católica practicante. Esta primera historia, que servirá de hilo argumental para toda la película, ya nos sitúa bastante bien en el planteamiento de Ozon. Como él mismo asegura en la rueda de prensa “no quería hacer una película política, sino plantear preguntas”. Y cualquier persona con un poco de corazón, se hará muchas de ellas tras el visionado del film. “No es en contra de la Iglesia, sino por la Iglesia”, sentencia un personaje.

En esta primera historia los hijos de la familia tienen bastante peso. Nos recuerdan continuamente que no es un tema del pasado, y que la lucha tiene que enfocarse al futuro. La segunda historia, se nos cuenta desde el ateísmo y nos aporta un tono más reivindicativo y los pocos puntos cómicos que un tema como este se puede permitir. Por último, aunque el tercer protagonista llega muy tarde, lo hace con muchísima fuerza. El personaje con más secuelas físicas y psicológicas de los tres.

Gracias a Dios : Foto François Ozon, Melvil Poupaud

Estos tres puntos de vista tan diferentes colman la trama de una gran riqueza de perspectivas. En palabras de su director “se unen por un combate común, pero son muy diferentes. Y esas diferencias hacen posible la asociación”.

Los tres actores hacen un trabajo excepcional. Los flashbacks nos enseñan que los tres protagonistas un día fueron tan solo tres niños inocentes. Pero Ozón huye del morbo y las escenas innecesarias, y así, no busca recrear los crímenes del padre Preynat. “Era imposible plantear escenas sexuales, el espectador es capaz de imaginarlas”, afirma el director.

François Ozon plantea una de sus películas más comedidas técnicamente hablando, y decide intervenir lo mínimo. Pero es una decisión consciente. El director adapta la fotografía a la historia. Y en esta historia, la protagonista es la palabra.

Gracias a Dios : Foto Melvil Poupaud

Pero si Gracias a Dios “peca” de algo, es posiblemente ese exceso del uso de la palabra. Son muchas las secuencias en las que los personajes caminan sin ton ni son de un lado para otro, mientras escuchamos en voz en off el contenido de innumerables cartas.

La película nos brinda un par de escenas en las que guion, dirección e interpretación consiguen una intensidad dramática de manera magistral. Esa tensa comida familiar de los Debord o los diferentes encuentros con el padre Preynat podrían estar entre estas escenas. Pero sin lugar a dudas el rezo del padrenuestro mano con mano, es la escena más desgarradora de toda la película.

Gracias a Dios es una película arriesgada, pero desarrollada con mucho mimo y delicadeza. Una película que alguien con una trayectoria como François Ozon se puede permitir y resolver con tanto acierto. “¿Crees en Dios?”, le devuelven la pregunta al director. “Aunque tuve una educación católica, perdí la fe muy pronto cuando vi la hipocresía que planteaban algunos textos religiosos. Pero odio volar, y cada vez que subo a un avión, rezo” bromea Ozon.