Cine Nueva Tribuna

CRÍTICA DE CINE

Greenland: El último refugio: Butler, lo último en cine catastrófico

Greenland: El último refugio

Greenland
Año
Duración
119 min.
País
Estados Unidos Estados Unidos
Dirección
Guion
Mitchell LaFortune, Chris Sparling, Ric Roman Waugh
Música
David Buckley
Fotografía
Dana Gonzales
Reparto
Productora
Distribuida por STXfilms. G-BASE, Thunder Road Pictures, Truenorth Productions, ACE, Riverstone Pictures, STXfilms
Género
Thriller. Drama | Catástrofes. Supervivencia
Sinopsis
Cuando el mundo es consciente de que el asteroide más grande de la historia va a impactar en la Tierra y aniquilar todo rastro de vida, los gobiernos de todo el mundo realizan un sorteo en el cual los afortunados podrán sobrevivir en refugios secretos. Esta decisión desata un caos a nivel mundial. Muchos tendrán que emprender un peligroso viaje donde se enfrentarán a los más imponentes peligros de la naturaleza, lo que les obligará a encontrar la manera de mantenerse unidos mientras encuentran la forma de sobrevivir.
Distribuidora: Diamond Films España
 
CRÍTICA DE DANIEL BERNAL

2012, Armageddon, El día de mañana, La guerra de los mundos, Independence day, Deep impact… A lo largo de los años, el cine estadounidense ha encontrado en el fin del mundo un filón para llenar las butacas buscando siempre la complicidad de los fans de esto que ya podemos llamar subgénero apocalíptico, unos espectadores que no acostumbran a tener la exigencia como cualidad. Esto pocas veces ha contribuido a que los productores de este tipo de cintas se devanen los sesos en pos de buscar una trama compleja, original o estimulante; más bien lo contrario, pues estos productos, salvo en excepcionales ocasiones, suelen presentar historias marcadas y construidas en base a un patrón definido: algo va a provocar el cataclismo del ecosistema donde habitan los protagonistas (suponiendo un grave peligro para la Tierra o gran parte del planeta), los personajes principales huyen del peligro (o se enfrentan a él) y acaban sobreviviendo en un final tan feliz como casualmente irreal.

Greenland: El último refugio : Foto Gerard Butler

Así las cosas, tenemos entre los estrenos de esta semana Greenland: El último refugio (Ric Roman Waugh, 2020). Quien fuera director de Objetivo: Wahington DC (Angel has fallen, 2019) se vuelve a unir a Gerard Butler para llevar a cabo otra película de acción veraniega que tampoco cuenta con la originalidad como una de sus virtudes pero que encandilará al aficionado del subgénero apocalíptico y al fan de Butler, que en esta ocasión no cruza el umbral de la simple corrección sin dejar de lado la faz carismática que acostumbra a mostrar en pantalla. En el trío protagonista, también tenemos a Morena Baccarin, esposa del personaje de Butler, presentando aquí un personaje bastante apático y monótono, y Roger Dale Floyd, hijo de la pareja principal en pleno proceso de divorcio, infante que supone un acierto en el lado humano de la catástrofe al que ponen énfasis Ric Roman Waugh y su dos acompañantes en el guion: Mitchell LaFortune y Chris Sparling. En esta historia, más que los meteoritos que acechan nuestro planeta, es el drama que se forja entre los personajes el que adquiere importancia y relevancia en el devenir de la trama y el que sirve como paralelismo con la amenaza a la Tierra que mueve físicamente a los protagonistas.

Greenland: El último refugio : Foto Gerard Butler, Morena Baccarin

Como decimos, Greenland: El último refugio (qué manía tenemos los españoles con inventar subtítulos cuando no existen en el título original) no se despega de sus hermanos de género en cuanto a aportar sangre fresca a este tipo de películas. Tampoco presenta una novedad en la filmografía del protagonista de El fantasma de la ópera, 300 o RocknRolla, y menos cuando hemos visto a Gerard Butler recientemente en la catastrófica (en todos los sentidos de la palabra) Geostorm, que, a pesar de posicionarse en un escalón por debajo de la cinta que nos ocupa, presentaba situaciones parecidas a las que nos encontramos en Greenland, producto que no deja de presentar acciones carentes de lógica al servicio de la extrema y a veces extenuante dilatación de los acontecimientos, todo para dispersarse y acabar en el punto de partida.

Greenland: El último refugio : Foto Gerard Butler, Morena Baccarin

Aun así, no todo en Greenland es negativo, pues estamos ante una obra que, a pesar de contarnos durante dos horas una historia notoriamente manida, no deja lugar al aburrimiento en ninguno de sus pasajes, haciendo que el espectador quede pegado a la butaca ante lo que está viendo. La espectacularidad propia de este estilo de películas también está patente en este caso (aunque no tanto como merecía la ocasión). Por su parte, el reparto actoral, sin ser realmente destacable, aporta el carisma justo y necesario para que el respetable se interese activamente en la trama que se nos muestra.

Greenland: El último refugio : Foto Gerard Butler, Morena Baccarin

En definitiva, para el que escribe las líneas, Greenland: El último refugio es una superflua producción en la que el factor humano impera sobre la grandiosa espectacularidad propia de este tipo de filmes. A este crítico lo último de Ric Roman Waugh le recuerda a ese juego que uno pedía a los Reyes Magos: no había ninguna sorpresa a la hora de abrirlo pero entretenía al consumirlo.