Cine Nueva Tribuna

CRÍTICA DE CINE

Guardianes De La Noche: Tren Infinito: Viaje de ensueño

Guardianes de la noche: Tren infinito

Cartelera España 23 de abril  

  • Guardianes de la noche: Tren infinito

Título original

Kimetsu no Yaiba: Mugen Ressha-Hen aka 
Año
Duración
117 min.
País
Japón Japón
Dirección

Guion

Manga: Koyoharu Gotōge

Música

Yuki Kajiura, Go Shiina

Fotografía
Animación
Reparto
Animación
Productora

Ufotable

Género
AnimaciónAventurasFantásticoAcción | MangaSecuela
Sinopsis
Tanjiro Kamado y sus amigos del Demon Slayer Corps acompañan a Kyōjurō Rengoku, el Flame Hashira, para investigar una misteriosa serie de desapariciones que ocurren dentro de un tren aparentemente infinitamente largo. Poco saben que Enmu, la última de las Lunas Inferiores de los Doce Kizuki, también está a bordo y les ha preparado una trampa.

Secuela del anime "Kimetsu no Yaiba", fue un enorme éxito en Japón, alcanzando más de 290 millones de dólares de recaudación en plena pandemia del COVID y convirtiéndose en el largometraje más taquillero de la historia del país, por encima de "Frozen" y "El viaje de Chihiro" de Hayao Miyazaki.
 
CRÍTICA DE DANIEL BERNAL

Este mes de abril llega a la cartelera de nuestro país la primera película del fenómeno japonés Guardianes de la noche. El manga creado por Koyoharu Gotouge causó gran fervor por parte de los otakus más acérrimos; tanto es así que la cinta dirigida por Haruo Sotozaki se ha convertido en el estreno más visto en toda la Historia de Japón, superando a títulos tan emblemáticos como El Viaje de Chihiro, La Princesa Mononoke o Your Name. Viendo el éxito cosechado por el film, no es de extrañar que en España, Selecta Visión haya optado por sacarlo a la luz antes que la propia serie.

El sueño y la vigilia siempre han estado conectados de una manera u otra entre sí, ambos forman parte del sistema nervioso de la naturaleza humana. Necesitamos soñar para vivir, y necesitamos de la vida para poder soñar, y no podemos caer en la tentación de coexistir en un sueño eterno para alejarnos de nuestra cotidianeidad. Sigmund Freud, allá por 1899, decía que los sueños reflejan nuestro subconsciente, mostrándonos los sentimientos más insondables del ser humano. Muchos querríamos vivir en ellos, pero, aparte de utópico, eso sería un verdadero peligro para poder reencontrarnos con la realidad; y es que aquí huir de lo ilusorio y onírico servirá como vía de supervivencia.  

Crítica de 'Guardianes de la noche. Tren infinito': cazadores de demonios

Kimetsu no Yaiba: Mugen Ressha-Hen es un atractivo espectáculo visual que los fans del anime gozarán gracias a su peculiar sentido del humor, de la lucha y de la emoción, mientras que los que no sean seguidores querrán adentrarse de lleno en las aventuras de Tanjiro Kamado y compañía. La obra de Koyoharu Gotouge no descarrila en ningún tramo de su metraje, y esto hace que el espectador se adentre en un viaje de ensueño que no desearemos que alcance su destino.

Nos encontramos ante una pieza estructurada como si de varios capítulos diferentes se tratase, cuya división de actos se ve definida claramente. Más que seguir una única trama, el público se verá envuelto en historias tan dispares como conexas; todas aunadas en un único carril, siendo sus personajes la razón de ser de este trayecto, pues el coraje de Tanjiro, la sabiduría, simpatía y verbigracia de Kyoguro y el humor (in)oportuno de Inosuke (el mejor personaje de todo el animado elenco) hacen que el conjunto brille; ellos son la luna llena en mitad de una oscura noche.

Crítica de Guardianes de la Noche (Kimetsu No Yaiba): El Tren Infinito; el  relato de Rengoku - MeriStation

En definitiva, para el que escribe estas líneas, Guardianes de la noche: Tren Infinito es una frenética, endiablada y notable cinta de animación japonesa que hará las delicias de los más sombríos otakus; y que, aunque no deje de resultar una compilación de episodios, funciona perfectamente como filme independiente. En este fenómeno nipón hay lugar para la acción, el humor, la violencia y hasta la emotividad. Queridos lectores, no dudéis en adquirir vuestro billete de ida que os da acceso a este endemoniado tren. Os aseguro que el viaje merecerá la pena.