Cine Nueva Tribuna

CRÍTICA DE CINE

La Hija: Paternidad a cualquier precio

6T6SWY6IOBAIHH4E3VOJJS2EJM
6T6SWY6IOBAIHH4E3VOJJS2EJM

La hija

Próximos estrenos España 26 de noviembre

La hija

Título original

La hija
Año
Duración
122 min.
País
España España
Dirección

Guion

Manuel Martín Cuenca, Alejandro Hernández. Historia: Félix Vidal

Música

Vetusta Morla

Fotografía

Marc Gómez del Moral

Reparto

Productora

La Loma Blanca PC, Mod Producciones, Movistar+, TVE, ICAA, Canal Sur Televisión

Género
ThrillerDrama | Adopción
Sinopsis
Irene tiene quince años y vive en un centro para menores infractores. Se acaba de quedar embarazada y está decidida a cambiar de vida gracias a Javier, uno de los educadores del centro. Javier le ofrece vivir con él y su mujer Adela en la casa que tienen en un paraje aislado y agreste de la sierra para que pueda llevar a buen término su embarazo. La única condición a cambio es que acepte entregarles al bebé que lleva en sus entrañas. Este débil pacto puede verse comprometido cuando Irene empiece a sentir como suya esa vida que lleva en su interior.
 
CRÍTICA

Haciendo compañía a Lamb (Valdimar Jóhansson, 2021), bizarro cuento sobre la maternidad atípica de una pareja de humanos con un cordero en clave de drama rural, llega otra aproximación al tema, igualmente ambientada en medio de la naturaleza, desde la óptica del thriller de cámara que ofrece Manuel Martín Cuenca.

Lectura extrema de lo que supone la gestación subrogada, el almeriense vehicula su discurso por medio de una intriga reposada y gestada a velocidad lenta, como el proceso evolutivo de Irene (Irene Virgüez), la adolescente marginal y desvalida embarazada acogida en casa de Javier (Javier Gutiérrez) y Adela (Patricia López Arnaiz) a cambio de una suma de dinero por su bebé.

Martín Cuenca enmarca el suceso en los parajes montañosos de la sierra de Cazorla, con los que establece una analogía de la salvaje condición humana existente a la hora de abordar el linaje y la descendencia, donde la visceralidad impera; además de contribuir a crear una atmosfera malsana y tosca, a medio camino de la frialdad contemplativa de Caníbal (2013) y el juego psicológico perverso de El autor (2017), de la cual el cineasta es ya un contrastado experto.

La hija' de Manuel Martín Cuenca celebrará su premier mundial en el  Festival de Toronto | filmAnd

Retratada con buen gusto por el ojo educado de Marc Gómez del Moral y envuelta en una climática partitura de Vetusta Morla que acompaña perfectamente sin sobreponerse al contenido con el afán de desplegar su virtuosismo, esta historia de un secuestro encuentra su talón de Aquiles en un desarrollo algo irregular y alargado, cuya pausa excedida propicia un menor golpe de efecto al espectador en una escalada de tensión que resulta previsible. Aunque no sobra nada de lo que Martín Cuenca y sus coguionistas Alejandro Hernández y Félix Vidal introducen, se redunda demasiado en elementos y pasajes fácilmente de simplificar, lastrando su firmeza.

A ello, cabe añadir una caracterización de personajes menos compleja de lo debido en una obra de estas intenciones, correctamente defendidos por su pareja protagonista. Mientras que Javier Gutiérrez desempeña con facilidad su habitual rol de vil bajo fachada apacible, es Patricia López Arnaiz quien realiza una composición más auténtica, ambivalente entre la codicia despiadada y el cariño que le supura el instinto maternal. Por su parte, Irene Virgüez cumple correctamente sin transmitir del todo el agobio, la fragilidad y la impotencia de la situación.

Descubre el tráiler de 'La hija', con Javier Gutiérrez!

Tratando un asunto delicado y de estricta actualidad, el film expone claramente una tesis de moral justa en esta trama de abusos de poder, privilegios de clase y extorsión del necesitado, con ecos del Sam Peckinpah de Perros de paja (1971) o del José Luis Borau de Furtivos (1975), a quien el mismo Martín Cuenca asistió en Niño nadie (1997). No es su mejor vástago y su potencial está desdibujado en el resultado, pero La hija sigue conteniendo esa mirada descarnada a la truculencia humana del andaluz.