Cine Nueva Tribuna

CRÍTICA DE SERIE MOVISTAR + ESTRENO 5 DE ABRIL

Justo Antes De Cristo: Un soldado diferente

Juan Maidagán y Pepón Montero nos trasladan desde este 5 de abril a la Antigua Roma a través de la serie Justo antes de Cristo, una comedia producida para Movistar+, protagonizada por Julián López a la orden de Nacho Vigalondo y Borja Cobeaga.

Crítica firmada por Jorge García

Image result for justo antes de cristo cartel

Justo antes de Cristo tinta el contexto romano de las costumbres y forma de ser españolas. Desnuda la época de esa elegancia y formalidad a la que estamos acostumbrados, para mostrarnos el patetismo y lo absurdo de sus personajes.

Ese toque de humor a los tópicos de la era romana hace que sea imposible no referenciar La vida de Brian tras su visionado. La mención a la crucifixión me lleva directamente a la mítica escena de la película “-¿Sabes la pena que impone la ley romana al que da refugio? La crucifixión -¡Ah! Podría ser peor […] Por lo menos es al aire libre”.

Justo antes de Cristo : Foto Julián López

Me lleva un par de capítulos entender la dinámica de la serie, saber diferenciar si un objetivo del personaje es episódico o central de la temporada, o si hay algún personaje antagónico. Pero Justo antes de Cristo, parece estar a medio camino entre la sitcom y la serie lineal. Y es que este parece ser el origen del proyecto, un planteamiento de serie de situación que tras quince años ha sido rediseñada con un conflicto central para ser producida por Movistar+.

Lo que sí es cierto es que la serie plantea el humor en situaciones tan intrínsecas al ser humano como la defecación, un gag literalmente “más viejo que el cagar” que sigue funcionando aún más en otro contexto histórico. Del mismo modo, se exponen temas que sin aparente intención de crítica se pueden extrapolar a los tan de moda influencers (la búsqueda del dominio de la opinión pública, el poder del discurso o la fama efímera), a través de un personaje que luchará con dificultad por convertirse en un soldado extraordinario.

Justo antes de Cristo : Foto

Un reparto muy potente liderado por Julián López en el rol de Manio Sempronio. Julián sigue dominando tan bien como nos tiene acostumbrados el humor no intencionado. Así mismo, cabe destacar César Sarachu en el papel de general, que ofrece un contrapunto con mucho juego en la trama, y Cecilia Freire, quien parece sentirse muy cómoda en el papel de Valeria.

Justo antes de Cristo no es pretenciosa en su realización. Plantea algunas situaciones que se resuelven sin la aparente intervención de la cámara, y otras bien logradas con cámara en mano. Los barridos de transición me chirrían, especialmente para marcar elipsis temporales dentro de la misma escena.

Justo antes de Cristo : Foto

Por otro lado, el vestuario y la ambientación me reconfortan bastante. Los decorados nos sitúan en el contexto demostrando que lo simple funciona, y sus efectos digitales no se hacen escasos ni excesivos, porque la esencia de esta serie reside en sus gags.

El formato de 20-30 minutos cada vez se generaliza más en España y parece conectar mejor con el espectador que cada vez está menos dispuesto a dedicarle tiempo al audiovisual. Al fin y al cabo, nuestros descansos se suelen corresponder con ese tiempo y Justo antes de Cristo, es una buena opción para acompañarte en cualquiera de esos ratos.

Justo antes de Cristo : Foto Julián López, Xosé A. Touriñán

Se dice que la mejor comedia es la que viene de la situación más que del personaje, y esta serie se fundamenta precisamente en ello. Justo antes de Cristo plantea chascarrillos algo heterogéneos, de los que te pueden hacer sonreír, dar una carcajada o pasar desapercibidos según tu estado emocional... pero de los que no sobran. Un humor fácil, en un contexto diferente, que sin duda tendrá su público.