Cine Nueva Tribuna

CRÍTICA DE CINE

Live Is Life: La muerte de la juventud

Live is Life

Título original
Live is Life
Año
País
España España
Dirección
Guion
Albert Espinosa
Música
Manuel Riveiro
Fotografía
Josu Inchaustegui
Reparto
Productora
4 Cats Pictures, Atresmedia Cine, Live is Life AIE
Género
Comedia. Drama | Años 80. Amistad. Adolescencia
Sinopsis
Verano 1985. Como cada año, Rodri deja Cataluña y vuelve al pueblo gallego de sus padres para reencontrarse con su pandilla. Sin embargo, este año es distinto para él y sus amigos. Los problemas del mundo real empiezan a aparecer en sus vidas amenazando con separarles. Aferrándose a la amistad que les une, los cinco amigos planean escaparse la noche de San Juan en busca de una flor mágica que, según cuenta la leyenda, crece en lo alto de una montaña y puede hacer que los deseos se hagan realidad. Porque su único deseo ahora es resolver el problema de su amigo en apuros y con ello poder seguir juntos.
 
CRÍTICA FIRMADA POR MIGUEL ROBLES, REDACTOR DE CINENUEVATRIBUNA EN EL FESTIVAL DE CINE DE MÁLAGA 2021

"Nunca entendemos lo poco que necesitamos de este mundo hasta que nos damos cuenta que lo hemos perdido"

Si algo desprende la nueva producción del cuenta-historias juvenil por antonomasia, Albert Espinosa, es ganas de sentir. Y por encima de todo, la nueva pelicula dirigida por Dani de la Orden es puro corazón. Puede que su cine no sea superlativo ni suponga una diferenciación cualitativa a la hora de compararlas con otras ni con los filmes del Festival, pero transmite unos deseos puros de vivir.

Ya puedes ver el primer tráiler de 'Live is Life', la nueva película de  Dani de la Torre | ATRESMEDIA CINE

Su receta puesta encima de la mesa podrá sonar mil veces vista, y con tendencia al paralelismo con referentes populares como "Cuenta Conmigo" en cuanto a la estructura lineal y descendente del viaje emocional de sus personajes, al igual que al entorno paisajístico en el que se rodea. Incluso a los propios actores, respuesta a un retrato arquetípico de una generación perpetua y rememorada culturalmente hasta la saciedad. Pero pocas, de este tipo, han iniciado con un prólogo musical de esos que te desinhiben a una juventud perdida. "Vivir es vida", ahora tiene mayor sentido traducirlo al español, nos traslada retrospectivamente a los comienzos de verano de 1985, en apariencia no tan diferentes de nuestros periodos estivales de ahora.

Un viaje en el tiempo de casi 30 años hacía atrás, que se contrae en la ficción a unas pocas horas y que al llegar a los créditos se dilatarán para siempre. Aunque solo existe en nuestra cabeza. La juventud dura lo que una escalada de David y su pandilla a la montaña, o lo que una escapada de los matones quinquis. Seguimos el dicho al máximo "vive el momento", ¿pero qué ocurre cuando ese momento acaba? Porque efímero, los personajes despiertan en una habitación en la que el padre de ellos yace en coma, y ahí las responsabilidades comienzan a emerger.

Ahí muere la juventud, mientras afloran recuerdos como si fuera el reproductor de un Walkman. Porque eterno, las vivencias de tantos días inolvidables no se olvidan. Efímeramente eterno, la forma que entiende la película de decir adiós.