>

CRÍTICA DE CINE

Locas de alegria: Amar duele

La problemática de la locura, o los trastornos mentales, son tomados por el cine generalmente desde un enfoque solemne o se tiende a banalizar dejando en claro la idea de locura simpática. Sin embargo, los aspectos humanos detrás de la locura, la tristeza o el sufrimiento de quienes padecen algún tipo de trastorno que los margina del resto de la sociedad “cuerda” no se tienen en cuenta a la hora de encarar una película.

Locas de alegría : Cartel

Comedia | 111 min. | Italia-Francia 2016

Título: Locas de alegría.
Título original: La pazza gioia.
Director: Paolo Virzì.
Guión: Francesca Archibugi, Paolo Virzì.
Actores: Valeria Bruni Tedeschi, Micaela Ramazzotti, Anna Galiena, Valentina Carnelutti.

Estreno en España: 17/03/2017 
Productora: Lotus Productions / Manny Films / Rai Cinema

Distribuidora: Caramel Films.

 

Sinopsis

Beatrice (Valeria Bruni Tedeschi) es una condesa charlatana y millonaria que está convencida de encontrarse entre los círculos íntimos de los líderes políticos mundiales. Por su parte Donatella (Micaella Ramazzotti) es una joven tatuada, vulnerable e introvertida, envuelta en su propio halo de misterio. Ambas son pacientes de Villabiondi, una delirante institución psiquiátrica.  

Crítica

La problemática de la locura, o los trastornos mentales, son tomados por el cine generalmente desde un enfoque solemne o se tiende a banalizar dejando en claro la idea de locura simpática. Sin embargo, los aspectos humanos detrás de la locura, la tristeza o el sufrimiento de quienes padecen algún tipo de trastorno que los margina del resto de la sociedad “cuerda” no se tienen en cuenta a la hora de encarar una película.

Locas de alegría : Foto Micaela Ramazzotti, Valeria Bruni Tedeschi

El film destaca por su grado de humanismo antes que nada.

En ese sentido, Loca alegría (2016), nuevo opus del italiano Paolo Virzi (Il Capitale Humano -2014-) se destaca por su grado de humanismo antes que nada. Las dos protagonistas de este relato que abraza la idea de road movie, la mezcla con buddy movie para terminar en un alegato contra las prácticas poco progresistas de las políticas de salud mental europeas, realmente acusan la falta de brújula para encajar en las normas sociales.

Locas de alegría : Foto Valeria Bruni Tedeschi

Valeria Bruni Tedeschi y Micaela Ramazzotti son las que cargan sobre sus personajes con todas las responsabilidades de lo que podría definirse como personaje de tres dimensiones. El resto de los secundarios que acompañan sus aventuras no están al mismo nivel de desarrollo dramático y así es notoria su funcionalidad para con la historia que avanza por los carriles de todo drama ligado a la internación por problemas mentales en una institución que procura, para sus pacientes, determinado tipo de actividades recreativas para la inserción social.

Locas de alegría : Foto Micaela Ramazzotti

La premisa que las une también se vuelve la causa en común para tratar de torcer el rumbo de un pasado condenatorio. En el caso de Donatella Morelli (Micaela Ramazzotti), alejarla de todo contacto con un hijo por considerarla peligrosa y en el caso de la Condesa Beatrice (Valeria Bruni Tedeschi), apaciguar sus episodios de bipolaridad, acentuados por una serie de eventos emocionalmente comprometedores.

Locas de alegría : Foto Micaela Ramazzotti, Valeria Bruni Tedeschi

La primera referencia sobre Loca alegría, no puede ser otra que la de Thelma & Louise (1991), a esta altura un clásico instantáneo que diera inspiración a muchas otras películas protagonizadas por mujeres en estado de rebeldía. No obstante, la rebeldía entendida en términos amplios en este caso pone el ojo en el concepto global de locura, o insanía frente a la idea de normalidad. Los comportamientos antisociales se manifiestan a partir de las protagonistas por sus constantes episodios de escándalos en lugares públicos que ponen nervioso a todo transeúnte, pero que en ningún momento genera verdadero peligro para la integridad de los terceros.

Locas de alegría : Foto Micaela Ramazzotti, Valeria Bruni Tedeschi

No es casual que ese tipo de situaciones sean utilizadas desde el guion (Paolo Virzi y Valeria Archibugi) como puente para la crítica solapada a la sociedad y su estatus de indiferencia, así como hipocresía al marginar a determinado tipo de persona como es el caso de Donatella y Beatrice.Es justo reconocer que la película no es redonda ni mucho menos, pero eso no deja de lado aceptables actuaciones de Valeria Bruni Tedeschi y un escalón por encima, la de Micaela Ramazzotti en un rol mucho más comprometido y complejo que el de la actriz francesa.

http://cinefreaks.net/