CRÍTICA DE CINE

Un minuto de gloria: El precio de ser honrado

Tanko Petrov habita una casa rural muy modesta. Vive solo y tiene una vida rutinaria como empleado del ferrocarril. Ese empleo es para él la única conexión con el mundo. Una mañana encuentra una gran cantidad de billetes desparramados junto a las vías del tren. Su moral le obliga a dar parte a la autoridad de dicho hallazgo. ¿Quién de nosotros sería capaz de hacer lo mismo? Su honesto gesto llamará la atención de la opinión pública, sobretodo porque es un contraste con las continuas noticias sobre la corrupción.

Un minuto de gloria : Cartel

Comedia dramática | 101 min. | Bulgaria 2016

Título: Un minuto de gloria.
Título original: Slava (Glory).
Director: Kristina Grozeva, Petar Valchanov.
Guión: Kristina Grozeva, Petar Valchanov, Decho Taralezhkov.
Actores: Stephan Denolyubov, Margita Gosheva, Ana Bratoeva, Mira Iskarova, Stanislav Ganchev

Estreno en España: 14/07/2017 
Productora: Abraxas Film, Aporia Filmworks, Graal Films, Red Carpet, Screening Emotions.

Distribuidora: La Aventura Audiovisual

Sinopsis

Tanko Petrov es un honrado trabajador del ferrocarril, que un día encuentra un millón de levs desparramados en la vía del tren y decide entregar el dinero a la policía. Como recompensa del Ministerio de Transportes recibe un reloj. Durante la entrega del premio la jefa de relaciones públicas del ministerio pierde el valioso reloj marca Glory de Tanko, que comenzará una desesperada lucha contra la institución para conseguir que se lo devuelvan. 

Crítica

Tanko Petrov habita una casa rural muy modesta. Vive solo y tiene una vida rutinaria como empleado del ferrocarril. Ese empleo es para él la única conexión con el mundo. Una mañana encuentra una gran cantidad de billetes desparramados junto a las vías del tren. Su moral le obliga a dar parte a la autoridad de dicho hallazgo. ¿Quién de nosotros sería capaz de hacer lo mismo? Su honesto gesto llamará la atención de la opinión pública, sobretodo porque es un contraste con las continuas noticias sobre la corrupción.

El lugar donde pasan los hechos, Bulgaria, es lo de menos. ¿O hay algún país que no se dé por aludido? El Ministerio de Transportes, aprovecha la ocasión y decide premiarlo. Esta excelente sátira es tan realista que no tiene piedad, ridiculizando, incluso cruelmente, la bondad del héroe. Mostrar a un hombre ejemplar siempre favorece la imagen pública de las instituciones que, deshumanizadas, devoran en su engranaje a los héroes anónimos. No deja títere con cabeza.  

Un minuto de gloria : Foto Margita Gosheva, Stefan Denolyubov

Esta excelente sátira es tan realista que no tiene piedad, ridiculizando, incluso cruelmente, la bondad del héroe. 

Tanko aceptará dudoso el evento oficial, dada su timidez y su gusto por la discreción. El momento de la foto con el ministro de transportes no tiene precio. Pero este absurdo suceso le ocasionará al protagonista una gran angustia. A causa de un malentendido con la Sra. Staykova, jefa de Relaciones Públicas hará que pierda su bien material más preciado, de hecho, el único objeto de valor que posee: un reloj de la marca Glory, regalo de su padre. Este hecho provoca que el pacífico y retraído Tanko deba enfrentarse a la maquinaria de la burocracia, que actuará motivada por la intención de ocultar el escandaloso comportamiento y la terrible gestión llevada a cabo por las instituciones. Este hecho, aunque parezca trivial, causará más problemas que el famoso reloj de oro de Pulp Fiction (1994). 

Un minuto de gloria : Foto Stefan Denolyubov

Al Ministerio lo último que le importa es el ciudadano, así que el inocente Tanko, aplastado por el sistema, recibe la desalentadora respuesta burocrática típica: “vuelva usted mañana”. Durante el transcurso de la película observamos como la corrupción no solamente está enquistada en la clase política sino que abarca a todo el sistema, desde medios de comunicación hasta trabajadores. Es brillante que todo este pesimismo que se ha instalado en la sociedad pueda retratarse con tanto humor. 

Un minuto de gloria : Foto Stefan DenolyubovCon fotografía refinada, sin excesos ni virguerías, para centrarse en el argumento y su realismo. El preciso montaje es fluido y lleno de humor agudo sin escenas cuya motivación sea exclusivamente conseguir un gag, consigue a la vez aprovechar todas y cada una de las escenas. El tiempo con ella pasa volando, dado su ritmo, hecho muy difícil de conseguir en el género. 

Un minuto de gloria : Foto Stefan Denolyubov

Este es el segundo film del fantástico tándem que forman Kristina Grozeva y Petar Valchanov, después de su contundente La lección (2014). Su narrativa es sólida y constante, construyendo una armoniosa y sutil comedia satírica que no cae en ningún momento. Aunque el retrato de sus personajes los deja en ridículo, en ningún momento se dibuja una caricatura exagerada, algo a lo que muchas comedias nos tienen acostumbrados.

Un minuto de gloria : Foto Margita Gosheva

Llena de humor y de ironía, la magnífica película es una gran crítica social y una clara denuncia a la corrupción. Mostrando un humor agudo e ingenioso, absurdo sin ser extravagante, consigue que el resultado del recomendable film sea elegante y ocurrente. El barómetro de la situación está reflejado en la paciencia del protagonista al enfrentarse al aparato burocrático. La historia enfrenta el comportamiento de corrupción permanente en las instituciones con la honestidad y honradez de un sencillo ciudadano.