Cine Nueva Tribuna

CRÍTICA DE CINE

Mug: Un rostro entre la multitud

La cineasta polaca Malgorzata Szumowska (Amarás al prójimo) dirige este filme  que co-escribe junto a su colaborador habitual Michal Englert (Cuerpo (Cialo)). Protagonizan la película Mateusz Kosciukiewicz, Agnieszka Podsiadlik, Malgorzata Gorol y Roman Gancarczyk.

Mug : CartelDrama| 91 min. |Polonia| 2018

Título: Mug.
Título original: Twarz.

Director: Malgorzata Szumowska.
Guión: Michal Englert, Malgorzata Szumowska.

Intérpretes: Mateusz Kosciukiewicz, Agnieszka Podsiadlik, Malgorzata Gorol, Anna Tomaszewska.

Estreno en España: 01/02/2019 
Productora: Nowhere / DI Factory / Dreamsound Studio / Kino Swiat / Krakowskie Biuro Festiwalowe / Lesnodorski Slusarek i Wspólnicy.

Distribuidora: Ver Cine.

 

Sinopsis

Tan solo hay tres cosas que le gustan a Jacek: el heavy metal, su novia y su perro. Todos en su familia le tratan como un bicho raro. Un día, trabajando en la construcción de una estatua de Jesucristo más grande incluso que la de Río de Janeiro sufre un accidente que le desfigura la cara. De forma inesperada, Jacek se somete a la primera operación de trasplante facial en la Historia. Para Jacek este podría ser un nuevo comienzo, una nueva oportunidad para hacer una nueva vida. Sin embargo, no todos parecen compartir ese entusiasmo.

Crítica

El cine polaco está de moda, sobre todo por el impacto mediático que han tenido las películas dirigidas por Pawel Pawlikowski, un cineasta cuyo último trabajo, Cold War, podría alzarse como ganadora a la mejor película de habla no inglesa en la próxima edición de los Oscars. A su vera van llegando a cuentagotas otras producciones del mismo país que de otra manera hubieran tenido más dificultad para estrenarse entre nosotros, aunque en este caso concreto Mug además viene avalada por haber conseguido el gran Premio del Jurado en el Festival de Berlín y el Premio del Jurado joven en el Festival de Cine de Gijón.

Mug : Foto

Es escabrosa, misteriosa y sorprendentemente emocional, inspirada en parte por la gigantesca estatua de Cristo Rey en Świebodzin en Polonia occidental, terminada en 2010.

En polaco Twarz, título original de la película que nos ocupa, se puede utilizar tanto para "cara" como para "taza", y es esta última acepción en su traducción al inglés con la que se ha estrenado en nuestro país. Una vez aclarado el significado del título, podemos afirmar que el último trabajo de la realizadora Malgorzata Szumowska (de quien ya se estrenó hace unos años las muy recomendables Amarás al prójimo y Cuerpo), ofrece el placer de contar una historia vigorosa. Es escabrosa, misteriosa y sorprendentemente emocional, inspirada en parte por la gigantesca estatua de Cristo Rey en Świebodzin en Polonia occidental, terminada en 2010; la estatua más alta de Jesús en el mundo y un feroz símbolo religioso y nacionalista.

Mug : Foto Malgorzata Gorol

Mug es una película tan extraña como atractiva, con unas actuaciones sobresalientes de todo su elenco y una dirección sobria y elegante. Un drama que te ubica dentro de su extensa comunidad con una mezcla de realismo sólido y ramalazos de comedia de fantasía. La primera escena ya es toda una declaración de intenciones: en un hipermercado de las afueras de la ciudad, unas cuantas personas esperan en silencio. De repente, suena la música y todos empiezan a desvestirse y a correr para agarrar las mejores ofertas. Una visión de ensueño del consumismo y la avaricia indigna que el gigante Jesús preside impasiblemente.

Mug : Foto Mateusz Kosciukiewicz

¿Y qué simboliza la nueva cara de Jacek? Quizás no mucho o al mejor bastante, depende de cada espectador. Una película que invita a la reflexión es un auténtico regalo hoy en día, y Mug te deja muy buen sabor de boca y sus imágenes siguen calando hondo días después de su visionado. El malogrado protagonista sufre como nadie más en su comunidad, e incluso el sacerdote de la villa (Roman Gancarczyk), quien en teoría ha puesto el sufrimiento de Jesús en el centro de su propia vocación, no acaba de dar con la tecla para echarle un cable (ojo a la escena del exorcismo, tan patética como clarividente). Y Jacek va soportando su cruz con dignidad e integridad sin pretensiones, ya que es traicionado o decepcionado por todos menos por su hermana. 

Mug : Foto Mateusz Kosciukiewicz

Un film donde emergen las miserias que resultaron ser tan humanas que a veces pueden llegar a espantar.