Cine Nueva Tribuna

CRÍTICA DE CINE

Noche real. Las chicas solo quieren divertirse

Aunque por su tono de comedia desenfadada pueda parecer que estemos ante una obra demasiado ligera o menor a poco que rasquemos veremos el cuidado y pulcritud puesto por todos los integrantes del equipo técnico y artístico por trascender lo meramente artesanal. 

noche cartelComedia | 97 min. | Reino Unido 2015

Título: Noche real
Título original: A Royal Night Out.
Director: Julian Jarrold.
Guión: Trevor De Silva, Kevin Hood.
Actores: Sarah Gadon, Bel Powley, Emily Watson, Rupert Everett.
Estreno en España: 20/05/2016 
Productora: Ecosse Films / Scope Pictures

Distribuidora: A Contracorriente Films.

 

Sinopsis

8 de mayo de 1945, día de la Victoria en Europa. La ciudad de Londres celebra el final de la guerra, y en Buckingham Palace, la princesa Margarita y su hermana Isabel, están deseando ser parte de la alegría fuera de palacio. A ambas se las permite salir de incógnito para formar partes de las celebraciones, dando comienzo a una noche llena de emoción, peligro y romance.

Crítica

Si al referirnos a Noche real decimos que nos hallamos ante un ejemplo más de cine brittish de marcado raigambre histórico a todos nos vienen a la cabeza automáticamente el recuerdo de series de televisión míticas como Arriba y Abajo o la más reciente Dowton Abbey, o películas tipo Retorno a Bridshead o algunas dirigidas por un experto en la materia como James Ivory con Una habitación con vistas o Regreso a Howards End.

Retorno a Bridshead fue dirigida por el mismo Julian Jarrold que ahora nos presenta Una noche real , quien se puede llegar a jactar de ser todo un especialista a la hora de trasladar a la pantalla aspectos históricos concretos de la historia de Inglaterra. Como si de un cronista oficial del pasado reciente de su país se tratara, cada una de sus películas repasa un hecho destacado de las memorias británicas: desde el asalto al tren de Glasgow en The Great Train Robbery; pasando por el biopic de la celebérrima escritora Jane Austen en La joven Jane Austen; o adaptando al Charles Dickens más popular en Grandes Esperanzas.

Ahora le toca el turno a la familia real y más concretamente a los años de juventud de la Princesa Elisabeth. Estamos en mayo de 1945. La ciudad de Londres celebra el final de la guerra, y en el palacio de Buckingham hay dos princesas (la ya citada Elisabeth y Margaret) con ganas de unirse a la celebración de la calle. Mientras el Rey Jorge prepara su discurso, a la joven Isabel, futura Reina de Inglaterra, y a su hermana se les permite salir de incógnito y vivir una noche inolvidable

Ahora le toca el turno a la familia real y más concretamente a los años de juventud de la Princesa Elisabeth. 

Aunque por su tono de comedia desenfadada pueda parecer que estemos ante una obra demasiado ligera o menor a poco que rasquemos veremos el cuidado y pulcritud puesto por todos los integrantes del equipo técnico y artístico por trascender lo meramente artesanal. Si bien es cierto que el guion es de los flojos y hace aguas en cuanto se intenta poner trascendental o denota cierto patriotismo descarado también es verdad que durante todo el recorrido argumental existe una pátina de fina ironía (ojo al gag de la cabeza de caballo) que le hace mucho bien al conjunto.

Todo el elenco actoral raya a gran altura, destacnado a Bel Powley dando vida a la Princesa Margaret.

El cuidado que Jarrold pone en el manejo de la cámara, alternando de forma sutil planos medios desenfocados con planos americanos e incluso dotando de cierta profundidad a los encuadres aprovechando los imbricados recovecos (las callejuelas londinenses donde el bueno de Jack el Destripador solía acometer a las desdichadas, los laberínticos pasillos del Palacio de Buckingham…) denotan a su vez una suma atención en la puesta en escena y una especial  atención por una ambientación que recrea de manera harto fidedigna la época en la que transcurre la acción.

La película está protagonizada por Sarah Gadon (Drácula. La leyenda jamás contada), la dos veces nominada al Oscar Emily Watson (La teoría del todo, Hilary y Jackie), Rupert Everett (La importancia de llamarse Ernesto) y Bel Powley. Todo el elenco actoral raya a gran altura, desenvolviéndose como pez en el agua en unos roles que les exigen mucho comedimiento pero a la vez cierto punto de fresca locura, tal y como marcaban los cánones de un momento en el que todos movían el esqueleto al ritmo del charleston o de las orquestas de Glenn Miller o Benny Goodman.

Noche real fue presentada en el Hamptons International Film Festival donde ganó el premio a Mejor Actriz Revelación por la interpretación de Bel Powley en el papel de Princesa Margarita, quien también obtuvo una nominación por el mismo papel en los British Independent Film Awards.