Cine Nueva Tribuna

CRÍTICA DE CINE

Nunca apagues la luz: Santuario de sombras

Nunca apagues la luz (Lights Out, 2016) viene a engrosar una lista de films recientes muy gratificantes que parecen indicar un repunte de calidad a nivel general en el cine de terror, por más que sólo sea fragmentario.

nunca cartelTerror | 81 min. | USA 2016

Título: Nunca apagues la luz.
Título original: Lights Out.
Director: David F. Sandberg.
Guión: David F. Sandberg, Eric Heisserer.

Intérpretes: Teresa Palmer, Maria Bello, Gabriel Bateman, Alexander DiPersia.

Estreno en España: 19/08/2016 
Productora: Grey Matter Productions / New Line Cinema.

Distribuidora: Warner Bros Pictures Spain.

 

Sinopsis

Hace tiempo que Rebecca se fue de casa. La joven estaba convencida de haber dejado atrás sus miedos de la infancia, al fin y al cabo, ¿qué niño no ha temido la oscuridad y lo que en ella puede ocultarse? Pero ahora, su hermano pequeño Martin está experimentando los mismos escalofriantes sucesos que casi le hicieron perder la cordura a ella. Ambos ven amenazada su seguridad al ser perseguidos por una extraña y peligrosa criatura que solo aparece cuando reinan las sombras. Sin embargo, Rebecca está decidida a hacer frente al peligro y descubrir así la realidad que se oculta detrás de los aterradores incidentes.

Crítica

Así como el terror es el género más noble y dinámico entre todos los que andan dando vueltas en el ámbito cinematográfico porque prescinde de presupuestos abultados, estrellas de moda o esa catarata de artificios digitales y planteos optimistas con vistas a dejar contento al espectador abúlico promedio; de la misma forma constituye -como ningún otro estrato de la industria- una usina de talentos que surgen desde los márgenes.

Nunca apagues la luz : Foto Alexander DiPersia

Una y otra vez los verdaderos fans del género nos encontramos expectantes ante cada nueva ópera prima.

Una y otra vez los verdaderos fans del género nos encontramos expectantes ante cada nueva ópera prima, una disposición que en muchas oportunidades desemboca en decepciones, salvo contados descubrimientos en el campo de los directores. Por suerte Nunca apagues la luz (Lights Out, 2016) viene a engrosar una lista de films recientes muy gratificantes que parecen indicar un repunte de calidad a nivel general, por más que sólo sea fragmentario. Ya el mismo título aclara el contexto en el que aparece la “entidad” de turno, una señorita con uñas largas y afiladas que responde al nombre de Diana (Alicia Vela-Bailey), sólo resta decir que el objeto de su obsesión es Sophie (Maria Bello) y sus dos hijos, el pequeño varón Martin (Gabriel Bateman) y la mayor Rebecca (Teresa Palmer).

Nunca apagues la luz : Foto Gabriel Bateman, Teresa Palmer

Siempre moviéndose en la oscuridad, Diana por un lado controla a una Sophie en constante depresión, todo encuadrado en una especie de “amistad” malograda, y por el otro limita la influencia que en el vínculo podría llegar a tener la fauna masculina, como lo demuestra el trágico destino de las parejas de la susodicha. Aquí el realizador David F. Sandberg convierte en largometraje su corto homónimo de 2013 y sinceramente da cátedra en lo que respecta a la utilización de los jump scares, un mecanismo que creíamos agotado/ difunto por tanta sobreexplotación. 

La película, a diferencia de gran parte del andamiaje hollywoodense de nuestros días, se toma muy en serio dos tópicos fundamentales de cualquier relato que pretenda apuntalar un trasfondo verosímil de una crisis psicológica, a saber: en primera instancia el estado de vulnerabilidad producto de trastornos arrastrados a lo largo del tiempo, y en segundo lugar el proceso de desintegración familiar subsiguiente.

Nunca apagues la luz : Foto Gabriel Bateman, Teresa Palmer

Si bien la historia hace foco en los intentos desesperados de Rebecca por proteger a su hermano, el periplo en ningún momento se transforma en una batalla asimilable a esa categoría extremadamente simplista de “nosotros versus el monstruo”. Por el contrario, el eje principal pasa por la reconstrucción del entramado afectivo del clan (la distancia entre madre e hija está trabajada con esmero y sensatez) y los vaivenes de la demencia (Sophie fue paciente psiquiátrica durante su niñez).

nunca 1

Quizás llama un poco la atención que Sandberg haya delegado en un tercero el guión de un proyecto en esencia personal como el presente, sobre todo tratándose de su debut en el mainstream, no obstante el desempeño del otrora errático Eric Heisserer es también interesante y hasta permite el lucimiento de una talentosa -y muy bella- Palmer, la cual le imprime a su Rebecca tanto la energía como la sensibilidad necesarias para resolver los dilemas familiares, hoy metaforizados en el santuario de sombras en el que habita Diana. 

Nunca apagues la luz viene a ratificar que aún es posible entregar obras eficaces y valiosas de terror que si bien están lejos de la vanguardia, sin duda a los devotos del género nos regalan una experiencia de lo más placentera gracias a una combinación de madurez, personajes prudentes, algo de CGI no invasivo y una convicción en verdad irresistible…

http://cinefreaks.net/