CRÍTICA DE CINE

Petra: Tragedia clásica con un muerto de más

Jaime Rosales (Hermosa juventud, La soledad) dirige esta película que cuenta con un reparto principal formado por Bárbara Lennie (La enfermedad del domingo), Alex Brendemühl (El sueño de Gabrielle), Marisa Paredes (Mi familia italiana), Oriol Pla (Truman), Petra Martínez (Palmeras en la nieve) y el debutante Joan Botey.

Petra : CartelDrama | 107 min. |España-Francia-Dinamarca| 2017

Título: Petra.
Título original: Petra.
Director: Jaime Rosales.
Guión: Jaime Rosales, Clara Roquet, Michel Gaztambide.

Intérpretes: Bárbara Lennie, Àlex Brendemühl, Marisa Paredes, Joan Botey.

Estreno en España: 19/10/2018 
Productora: Fredesval Films / Wanda Visión / Oberón Cinematográfica / Les Productions Balthazar.

Distribuidora: Wanda Vision.

 

Sinopsis

Petra es una pintora idealista preocupada por el concepto de la pureza artística. Tras morir su madre, Petra decide buscar a su verdadero padre, cuya identidad se le ha mantenido en secreto durante toda su vida. Las sospechas la llevarán hasta una familia en la que se esconden secretos y traiciones del pasado. Una vez iniciada su búsqueda, Petra comenzará a darse cuenta de que todas las pistas conducen a un despiadado y poderoso hombre.

Crítica

“Entre todos los cineastas españoles, solo Pedro Almodóvar ha estado en Cannes más veces que Jaime Rosales. Casi todas sus películas han participado en el festival. La sección Una Cierta Mirada acogió La soledad (2007) y Hermosa juventud (2014), mientras que en la Quincena de Realizadores se presentaron Las horas del día (2003), Sueño y silencio (2012) y ahora ha vuelto con Petra, una absorbente tragedia griega…” (El Periódico).

Petra : Foto Bárbara Lennie

Cada época tiene sus tics, y en esta parece que está imponiéndose la vuelta al melodrama.

También ha pasado por la sección Perlasdel Festival de San Sebastián 2018, pero estar invitada a los festivales no convierte a una película en necesariamente buena, aunque es cierto que ayuda para su distribución y, fundamental, para atraer espectadores.

Petra : Foto Alex Brendemühl, Bárbara Lennie

Petra (Bárbara Lennie), joven pintora, ha crecido sin saber quien su padre. A la muerte de su madre, y con la pista que le proporciona una amiga de la difunta, conoce a Jaume (Joan Botey, debutante en la gran pantalla de 77 años), un artista plástico bastante famoso, narcisista y despiadado que disfruta humillando a las personas que conviven con él; a Marisa, la esposa del “genio”, ambos adoradores del dinero, y a Lucas, el hijo de la pareja, al que el padre desprecia porque no sigue sus pasos, y la madre disculpa. No parece haber mucho feeling, y desde luego ningún amor, en esa familia descoyuntada que habita un lugar paradisiaco del Ampurdà catalán. La llegada de Petra, en calidad de becaria para estudiar con el artista, hace aflorar los secretos familiares, saca a los cadáveres de los armarios y desencadena una violencia, no por esperada menos traumática.

Petra : Foto Marisa Paredes

Cada época tiene sus tics, y en esta parece que está imponiéndose la vuelta al melodrama (que, leo, fue el primer título que su autor pensó para “Petra”), después de haber transitado el minimalismo, la incomunicación y algunas de las variadas reflexiones sobre la condición humana. Están muy de moda, en la literatura como en el cine, las historias de jóvenes que deciden buscar a los progenitores que no conocieron, o que les abandonaron en la infancia. Yo no he visto “La enfermedad del domingo”, pero sé que en esa película de este año dirigida por Ramón Salazar, la misma Bárbara Lennie está buscando a su madre. Sería deseable que a esta actriz no la encasillaran en personajes así, que empiezan a pasarse de “reales” (mi experiencia me dice que siguen siendo mayoría quienes, abandonados o adoptados, han asumido que los padres son quienes te cuidan y ayudan a crecer, y no sienten esa necesidad imperiosa de recorrer el mundo y sus paisajes en busca de alguien que no te quiso).

Petra : Foto Bárbara Lennie

Con mucho de folletín y el deseo palpitante de estar haciendo “cine de autor”, esta “Petra” de Jaime Rosales –que lleva ese nombre porque a su madre le gustaban “las cosas antiguas”- no es tanto una reflexión sobre el arte sino una diatriba entre ética y estética, cuando la ética está desaconsejada, la estética es discutible, como siempre, y el verdadero objetivo es el vil metal y los privilegios que proporciona a una burguesía muy asentada que no es capaz de ver llegar la tragedia, muy clásica por cierto, motivada por las relacione de poder intrínsecas de la familia, que sí que son tan antiguas como el mundo.