CRÍTICA DE CINE

Un pliegue en el tiempo: Tropiezo universal de Disney

Cuando uno se acerca a ver determinado tipo de películas, y me refiero a aquellas de fantasía dirigidas especialmente a niños, debe preparar una sensibilidad especial hacia la aventura, la trama lineal y los gags espontáneos que aderecen un cóctel más que trabajado y visto en las pantallas.

Un pliegue en el tiempo (A Wrinkle in Time) : Cartel

Fantástico | 109 min. | USA 2018

Título: Un pliegue en el tiempo.
Título original: A Wrinkle in Time.
Director: Ava DuVernay.
Guión: Jennifer Lee (Novela: Madeleine L'Engle).
Actores: Oprah Winfrey, Reese Witherspoon, Mindy Kaling, Storm Reid.

Estreno en España: 09/03/2018 
Productora: Walt Disney Pictures / Whitaker Entertainment

Distribuidora: Walt Disney Spain.

 

Sinopsis: Cuando el científico Alex Murry (Chris Pine) desaparece de forma misteriosa mientras trabajaba en un enigmático experimento, su hija Meg (Storm Reid) decide ir a buscarlo. Meg viajará entonces con su hermano pequeño y su amigo Calvin (Levi Miller) a través del tiempo y el espacio. En su aventura, los tres jóvenes protagonistas contarán con la ayuda de tres seres celestiales: la filosófica Sra. Quién (Mindy Kaling), la inquisitiva Sra. Qué (Reese Witherspoon) y la líder de todas ellas, la Sra. Cuál (Oprah Winfrey). Claro que, para llevar a cabo esta importante misión Meg tendrá que luchar contra sí misma para poder vencer a la oscuridad. 

Crítica

Cuando uno se acerca a ver determinado tipo de películas, y me refiero a aquellas de fantasía dirigidas especialmente a niños, debe preparar una sensibilidad especial hacia la aventura, la trama lineal y los gags espontáneos que aderecen un cóctel más que trabajado y visto en las pantallas. Estos productos, bien realizados, son un excelente entretenimiento para todas las edades. Alguno incluso se permite el lujo de sorprendernos con construcciones y mensajes más allá de lo convencional y lo esperado, lo cual resulta más que refrescante.

Un pliegue en el tiempo (A Wrinkle in Time) : Foto Storm Reid

Un pliegue en el tiempo se destapa a sí misma como un producto manufacturado y realizado con poco entusiasmo.

Un pliegue en el tiempo, en cambio, se destapa a sí misma como un producto manufacturado y realizado con poco entusiasmo y quizás aún menos miras hacia las posibilidades que este tipo de cine permite (que son muchas, si se saben utilizar sus ventajas y limitaciones). En lugar de originalidad, lo único que desprende es una más que patente atadura a un mensaje bien intencionado, pero nefastamente puesto en escena, excesivamente remarcado y pobremente aprovechado.

Un pliegue en el tiempo (A Wrinkle in Time) : Foto Deric McCabe, Levi Miller (II), Mindy Kaling, Oprah Winfrey, Reese Witherspoon

Un universo de posibilidades destrozado.

Las aventuras infantiles y juveniles basadas en presentarnos nuevos mundos de fantasía dan la capacidad a los realizadores de crear universos ricos y variados, lo cual supone a veces la tentación de querer contar demasiadas cosas en dos horas de metraje y dejar todas ellas incompletas. En este caso surge este problema, y se acrecentar debido a que todos y cada uno de los elementos expuestos son tópicos simplificados de la forma más absoluta y naif posible. Dirigirse a niños no debe ser una excusa para tal vacío de sentido, y mensajes sencillos, pero de gran importancia (como el hecho de aceptarse a uno mismo, el amor o el respeto a los demás), pueden ser contados con estructuras menos banales y anodinas.

Esto ya lo han demostrado en el pasado otras películas que podían ser disfrutadas por pequeños y adultos, encontrando incluso estos últimos sentidos que no esperaban, como en aquella magnífica “Un puente hacia Terabithia”, por dar un preciso ejemplo.

Un pliegue en el tiempo (A Wrinkle in Time) : Foto Reese Witherspoon

En esta mesa que se ha intentado construir a partir del libro de Madeleine L´Engle casi todas las patas cojean, pero llama especialmente la atención la dirección. Llega a ser perturbador y angustioso cómo la cámara subraya y remarca gran parte de los momentos emotivos de la historia, como si debiera coger al espectador por la solapa y decirle: fíjate, está pasando algo importante, o este personaje está sintiendo alguna cosa. Los actores, y especialmente la pequeña protagonista, son los únicos que intentan realizar un esfuerzo solvente por convencerse a sí mismos de que todo eso que están expresando tiene un sentido más profundo del que se pueda entender. 

Un pliegue en el tiempo (A Wrinkle in Time) : Foto Storm Reid

En cuanto a la historia, ni siquiera acierta al plantear el viaje del héroe de Meg, la protagonista. Éste no sigue unas pautas lógicas, y en más de una ocasión la trama avanza y se resuelven los conflictos con bochornosos deux ex machina que se alargan hasta el punto de que la audiencia se pregunte por su oportunismo.

Un pliegue en el tiempo (A Wrinkle in Time) : Foto Deric McCabe, Gugu Mbatha-Raw, Levi Miller (II)

Disney, ¿qué has hecho?

Es cierto que estamos acostumbrados a elevadas dosis emotivas y finales felices por doquier en las películas Disney, llegando a ser un estilo marca de la casa. Sin embargo, siempre he tenido la sensación de que el estudio sabía gestionar muy correctamente todos estos torrentes de sentimientos y emociones, incluso vistiendo a personajes más o menos planos con historias interesantes y enriquecedoras. Por esta razón me crea una gran confusión el desastre en el que se ha convertido una historia con potencial para, al menos, ser disfrutada tanto por pequeños como mayores.