jueves. 08.12.2022
CRÍTICA DE CINE

Primavera en Beechwood: Escribir sobre la vida, escribir sobre vivir la vida

Primavera_en_Beechwood-603849714-large
Primavera_en_Beechwood-603849714-large

Primavera en Beechwood

Cartelera España 18 de febrero  

Primavera en Beechwood

Título original

Mothering Sunday
Año
Duración
110 min.
País
Reino Unido Reino Unido
Dirección

Guion

Alice Birch. Novela: Graham Swift

Música

Rob Moose

Fotografía

Jamie Ramsay

Reparto

Productora

Number 9 Films, British Film Institute, Film4 Productions, Lipsync Productions. Distribuidora: Lionsgate UK

Género
RomanceDrama | Años 20Drama romántico
Sinopsis
30 de marzo de 1924, Beechwood (Inglaterra). El matrimonio Niven (Olivia Colman & Colin Firth) perteneciente a la aristocracia inglesa y que ha perdido a sus hijos en la guerra, se prepara para celebrar el Día de la Madre y el compromiso de Paul (Josh O'Connor), el hijo de sus vecinos, con Emma Hobday (Caroline Harker). Los Niven han dado el día libre a su criada, Jane Fairchild (Odessa Young), huérfana de nacimiento y, durante siete años, amante de Paul. Con la casa vacía, Paul y Jane se encontrarán por primera vez en el dormitorio de Paul. La joven pareja dará rienda suelta a la pasión clandestina sabiendo que la aventura llega a su fin y que será su último día como amantes. 
 
CRÍTICA

Con solo ver el cartel de “Primavera en Beechwood” pensamos que vamos a ver una cinta al más puro estilo Downton Abbey, pero no es así porque vemos la historia de un romance entre una criada y un señorito de la alta aristocracia británica, pero también el duelo de alguien que escribe sobre la vida y sobre vivir la vida.

30 de marzo de 1924, Beechwood (Inglaterra). El matrimonio Niven (Olivia Colman & Colin Firth) perteneciente a la aristocracia inglesa y que ha perdido a sus hijos en la guerra, se prepara para celebrar el Día de la Madre y el compromiso de Paul (Josh O’Connor), el hijo de sus vecinos, con Emma Hobday (Caroline Harker). Los Niven han dado el día libre a su criada, Jane Fairchild (Odessa Young), huérfana de nacimiento y, durante siete años, amante de Paul. Con la casa vacía, Paul y Jane se encontrarán por primera vez en el dormitorio de Paul. La joven pareja dará rienda suelta a la pasión clandestina sabiendo que la aventura llega a su fin y que será su último día como amantes. 

Primavera en Beechwood, de Eva Husson - CRÍTICA - Cinemagavia

La historia que nos describen en la cinta es el viaje de nuestra protagonista Odessa Young por su vida no solo como criada de los Niven, una familia británica de alta cuna, sino también de su aventura amorosa con el uno de los hijos de la familia en secreto, lo que hace que estas aventuras la hagan vivir y hacer lo que ella quiera sin tener que obedecer a nadie y viviendo un amor prohibido como el de los libros de la que ella es amante como las novelas de Virginia Wolff, y viajamos por todas las épocas de vida desde la juventud, pasando por la madurez, como por su labor como escritora de su biografía llena de altibajos, los cuales vemos muy bien representados en la trama gracias a la fotografía impresionante de la película a través de flashbacks o destellos de sus diferentes etapas, pero que se van uniendo de forma perfecta para componer la historia.

La columna vertebral de la historia es la historia de amor y momentos íntimos que hay entre Jane y Paul. A pesar de la enorme brecha existente entre ellos debido a la diferencia de riqueza y de oportunidades, y a pesar de su compromiso con otra mujer, sus personajes han sido capaces de mantener durante años una bonita historia de amor. Buena parte de esta película no tendría la misma resonancia emocional si la
desnudez no estuviera ahí, de hecho, la visión de su cuerpo desnudo en estas escenas es el corazón de la película. A través de esas imágenes vemos a una Jane completamente expuesta y vulnerable, pero, a la vez, tan poderosa porque se siente libre tras haber pasado la mayor parte de su vida al servicio de los demás.

Primavera en Beechwood, de Eva Husson | 242 películas después

La mayor diferencia entre el libro y la película es que el libro está muy ambientado en el domingo del Día de la madre, en cambio, en la película vemos mas la vida de Jane en todas sus etapas, desde las experiencias de Jane en 1924, también vemos fragmentos de su vida en la década de 1980, cuando Glenda Jackson asume el papel, y a finales de la década de 1940, donde una Jane madura está en una nueva relación, con Donald.

Eva Husson nos trae esta historia basada en la novela de Graham Swift, cuyo título se menciona en la película no sabemos si como homenaje a la autora es una simple licencia poética. Consigue gracias al guion de Alicia Birch que sigamos al detalle la historia de Jane Fairchild (Odessa Young) no de una manera lineal, sino de una forma diferente mezclando las diferentes etapas de su vida en diferentes tramos de la película, haciendo que te pierdas un poco con tanto viaje temporal, pero luego te vas dando cuenta que esos destellos son necesarios para la resolución de la historia y comprender ese sentimiento de la protagonista porque como dicen en un momento de la película “No tienes nada que perder, porque ya tienes un duelo profundo al nacer”, es decir, el sufrimiento es menos doloroso de soportar cuando ya desde que naces sabes lo que es perder a alguien.

La verdadera belleza de la película es la libertad que hay en todos los aspectos de mostrar la desnudez tanto femenina como masculina, la libertad de vivir la vida que queremos, el amor, la sociedad aristocrática británica, es decir, es un coctel de emociones y sentimientos que hacen que sigas este viaje de la protagonista con interés, desasosiego y con atención.

Primavera en Beechwood | Crítica Una biblioteca propia

Odessa Young es el faro que ilumina toda la película, porque en el cartel de la cinta aparecen mas personajes, es ella la que lleva la voz cantante de la historia en todo momento con un personaje lleno de libertad, valentía, sentimiento y profundo al mas puro estilo Jane Austen. Su interpretación deslumbra al resto del reparto que van al ritmo que va marcando Young en todo momento.

El resto de personajes están en su nivel y apareciendo en la historia de Jane en el momento exacto para unir la historia, pero que no destacan, aunque lo intentan como en el caso de Colin Firth y Olivia Colman que son los siguientes en el escalafón detrás de Young en cuanto a protagonismo, pero cuando aparecen dan ese punto adulto y maduro para que Young consiga avanzar.

En definitiva, Primavera en Beechwood es una historia sobre la vida y como vivir la vida y como el personaje de Odessa Young consigue transmitir esa libertad y valentía necesarios para llevar al espectador a un viaje lleno de sentimientos bien armado, pero sobre todo muy bien rodado.

Lo Mejor: Odessa Young, La Fotografía, La valentia de mostrar la desnudez sin tapujos

Lo Peor: El resto de interpretaciones que se ven eclipsados por Young, el viaje temporal de la historia que hace que te pierdas al principio, pero luego lo entiendes y lo unes.

Nota: 6’5

Primavera en Beechwood: Escribir sobre la vida, escribir sobre vivir la vida
Comentarios