>

CRÍTICA DE CINE

La Profesora: Una condena de los comunismos pre-mortem

Basada en hechos reales, “La profesora” es una historia sobre el miedo, el oportunismo y la dignidad humana que se desarrolla en la ciudad eslovaca de Bratislava en la década de los 80. Dirigida por los checos Petr Jarchovsky, también autor del guion, y Jan Hrebejk (realizador de Divided We Fall 2000, Honeymoon, premio al mejor director en el festival de Karlovy Vary 2013, y de Beauty In Trouble, premio Especial del Jurado en 2006).

La profesora : Cartel

Drama | 102 min. | Eslovaquia-República Checa 2016

Título: La Profesora.
Título original: Ucitelka (Učiteľka).
Director: Jan Hrebejk
Guión: Petr Jarchovský.
Intérpretes: Zuzana Mauréry, Zuzana Konecná, Csongor Kassai, Tamara Fischer.

Estreno en España: 21/04/2017 
Productora: PubRes / Rozhlas a televízia Slovenska / Ceská Televize / 

Distribuidora: Karma Films.

 

 

Sinopsis

Desde la llegada en 1983 de Maria Drazdechova, una nueva profesora, a un colegio en un suburbio de Bratislava, la vida de padres y alumnos se altera enormemente. El comportamiento corrupto de la profesora y el intento de suicidio de uno de los estudiantes hacen que el director del colegio convoque a los padres de alumnos a una reunión urgente. En ella se les pide que firmen una petición de traslado para la Srta. Drazdechova. Sin embargo, las altas conexiones de la profesora con el Partido Comunista hacen que todos se sientan amenazados. 

Crítica

Reflexión sobre algunos de los dilemas morales y las muchas ambigüedades de los regímenes comunistas en los países que conformaban la galaxia soviética europea, “La profesora” (una  auténtica manipuladora de alumnos y padres), que no solo da clases de secundaria sino que además dirige el partido comunista de la localidad, es una brillante interpretación de la actriz Zuzana Mauréry, en el papel de la “camarada” María Drazdechova, que le ha valido el premio a la mejor actriz protagonista en 2016, en el festival más  importante de su país.

La profesora : Foto Zuzana Mauréry

En 1083, en un instituto al que acuden alumnos de clase media en Bratislava, la nueva profesora María Drazdechova pide a cada alumno que se levante, diga su nombre y la profesión de sus padres. Poco a poco se hace evidente que las notas de esos chicos tienen que ver menos con sus conocimientos que con las cualidades aleatorias de su situación familiar. Tras el intento de suicidio de un estudiante, se convoca una reunión urgente  de padres en el centro, para intentar denunciar a la profesora; pero, dado que se trata de una alta funcionaria del Partido, solo se atreven a pedir un traslado.

La profesora : Foto Zuzana Mauréry

En una clase tras el telón de acero, la película nos habla del futuro de unas familias acomodadas, que van a hacer todo lo posible por mantener su situación, incluso mirando hacia otro lado cuando se producen situaciones de abuso de poder. Es una historia estremecedora que, por otra parte, se parece a muchas otras vividas en nuestro país en los años de la posguerra, cuando funcionaba la delación y muchos “rojos” vivían medio escondidos (incluso escondijos del todo, convertidos en “topos”), y sus hijos soportaban en las escuelas el castigo de haber nacido en la familia “equivocada”.

LEER MÁS AQUÍ