Cine Nueva Tribuna

CRÍTICA DE CINE

Rambo: Last Blood: Un homenaje al personaje de Rambo

Millenium Films llega con el 'Reboot' de la mítica saga de películas de los años 80 inspirada en la novela de David Morrel First Blood, que narraba las aventuras de un veterano de la guerra de Vietnam que utiliza sus conocimientos militares para impartir justicia.

Rambo: Last Blood : CartelAcción | 105 min. | España-USA-Bulgaria |  2019

Título: Rambo. Last Blood.
Título original: Rambo. Last Blood.

Dirección: Adrian Grunberg.
Guión: Matthew Cirulnick, Sylvester Stallone.
Intérpretes: Sylvester Stallone, Paz Vega, Adriana Barraza, Yvette Monreal.

Estreno: 27/09/2019 
Productora: Millennium Films / Campbell Grobman Films / Lionsgate / Balboa Productions.

Distribuidora: Vértice Cine.

 

Sinopsis

Cuatro décadas después, el veterano de Vietnam y paciente con TEPT (Trastorno de estrés postraumático) regresa a su rancho familiar de Arizona. John Rambo (Sylvester Stallone), uno de los mayores héroes de acción de todos los tiempos, deberá enfrentarse a su pasado y desenterrar sus despiadadas habilidades de combate para vengarse en una misión final, emprendiendo así un viaje mortal, justiciero y sin retorno.

Crítica de Santiago Ortiz Martin:

Desde su debut en 1982, la saga de Rambo, con su protagonista Sylvester Stallone, se ha convertido en una de las más icónicas franquicias de películas de acción de todos los tiempos. Atrapado por los recuerdos de Vietnam, la legendaria máquina de combate y ex boina verde, conocido como Rambo, ha liberado a prisioneros de guerra, rescatado a su comandante de los soviéticos y liberado misionarios en Myanmar. Ahora en RAMBO: LAST BLOOD, supone el último capítulo de la mítica saga, Rambo confrontará su pasado y desenterrará sus despiadaas habilidades de combate para vengarse en una misión final.

Casi cuatro décadas después de Acorralado (First Blood), Sylvester Stallone vuelve como uno de los mejores héroes de acción de todos los tiempos, John Rambo. Rambo deberá confrontar su pasado y desenterrar sus despiadadas habilidades de combate para vengarse en una misión final. Un viaje mortífero de venganza, RAMBO: LAST BLOOD marca el último capítulo de la mítica saga.

Rambo: Last Blood : Foto Sylvester Stallone

Todos conocemos lo que ha sido para muchos John Rambo, el mejor héroe de acción de los últimos 20 años, pero ya va siendo hora de que coja la jubilación porque la edad no perdona.

Todos conocemos lo que ha sido para muchos John Rambo, el mejor héroe de acción de los últimos 20 años, pero ya va siendo hora de que coja la jubilación porque la edad no perdona y se nota durante la película porque se vive muy bien retirado, pero el dolor del pasado sigue atormentándole y desde el comienzo de metraje se nota consiguiendo que empaticemos con el personaje de principio a fin.

Siempre hemos visto al Rambo mas letal, sanguinario y violento, pero ahora Es la primera vez que vemos a Rambo en un ambiente familiar y la vez que más cerca lo hemos visto de sentirse como en un hogar en mucho tiempo. La vida hogareña nos muestra una parte de Rambo que no habíamos visto antes en la franquicia y queríamos retratar a un Rabo más humano y familiar.

No puede superar su trastorno de estrés postraumático y todo aquello fuera de su alcance. Rambo entiende que la vida, en sí misma, es una batalla y, a pesar de estar en casa, él sigue a merced de eventos que están fuera de su control. Para ayudarle a superar los peligros de ser un veterano, Rambo crea una serie de túneles laberínticos y un búnker debajo del rancho, donde duerme, se relaja y guarda sus pocas pertenencias y recuerdos. Es donde Rambo se siente seguro, aunque sea parcialmente, como en una trinchera. Ahí es donde Rambo puede liberar sus demonios. Rambo ve el rancho que hay sobre los túneles, donde viven María y Gabriela, como la representación de todo lo bueno. Los túneles son su propio infierno porque los túneles son un persistente recuerdo de sus años de combate y de sus misiones más recientes. Stallone dice que sirven como una especie de terapia indicada para esos recuerdos momentáneos de guerra que experimenta Rambo. Al principio solo tienen sentido para él, pero al final de la película cumplen un propósito.

Rambo: Last Blood : Foto Sylvester Stallone

La película tiene una clara estructura donde veremos la transformación de Stallone, en la primera parte en la que esta viviendo una vida tranquila en un rancho alejado de los traumas del pasado y viviendo una paz que pronto será perturbada. En la segunda parte, un acontecimiento cambia la tranquilidad de John Rambo que tendrá que tomar partido de nuevo trasladándose a México donde vemos algunas imágenes muy duras y bastante crueles poniendo el foco en el tema de la trata de blancas. Por momentos sufres con lo que estas viviendo y con las imágenes que muestran la crueldad de este tema. Hay tramos de esta segunda parte de filme que recuerda mucho a otras películas como “Blood Father” o “Venganza” con el héroe que tiene que mostrar sus habilidades de héroe de acción.

Por último, tenemos la tercera parte de la película donde vemos al John Rambo más letal y sanguinario de toda la saga, donde la acción se traslada a los túneles que tiene creados bajo el rancho. Las muertes se suceden en un espectáculo de sangre y una variedad de estilos solo al alcance de un maestro de la violencia que no nos sorprende porque vemos al hombre que entrenaron para matar y vaya forma de matar a sus enemigos, porque vemos a un Rambo que es bueno en lo que hace y para lo que le entrenaron y no muestra ningún impulso de remordimiento, solo hacer el máximo daño posible, algo que consigue con creces. Hay que decir que el final no es nada sorprendente porque desde que se entra en este último tramo de cinta ya sabes lo que va a pasar y ocurrir.

Rambo: Last Blood : Foto Óscar Jaenada

El director de la última batalla de John Rambo es Adrian Grunberg, que consigue mostrar un John Rambo que va de menos a más durante los 89 minutos que dura metraje, pero nada sorprendente porque la historia como ya hemos comentado anteriormente ya lo hemos visto anteriormente en otras cintas de la saga y cuando vas a disfrutar de la cinta ya sabes lo que vas a ver y no es ninguna novedad.

Lo mejor de la película es la última parte de la película cuando vemos en acción a John Rambo mostrando todas sus habilidades de combate que durante años ha llevado a cabo por su país y los planos e imágenes que nos deja ver Grunberg en esa última parte de filme son realmente espectaculares con los planos de las muertes y la lluvia de sangre que de diferentes formas vemos.

A nivel interpretativo tenemos que destacar a Silvester Stallone que vuelve a ser John Rambo en el que vemos una transformación que pasa de la tranquilidad a la violencia tras los sucesos ocurridos a un ser muy cercano, pero cuando se pone en modo letal le vemos mas sanguinario y violento que nunca con una sucesión de imágenes muy espectaculares que recuerdan mucho a los orígenes de los personajes.

Rambo: Last Blood : Foto Paz Vega

Por otro lado, tenemos a la parte española de la cinta encabezada por Sergio Peris-Mencheta en el papel del malo de la peli junto con otro secundario español como Oscar Jaenada como capos de una banda mexicana de drogas y trata de blancas, pero que no son capaces de tumbar a John Rambo. El trio español lo completa Paz Vega, una periodista que sigue la pista de la banda de los dos españoles anteriores y que ayudará a un John Rambo que por momentos no encuentra consuelo y salvación en nadie y el personaje de Paz Vega le hace volver y recuperar su verdadera esencia.

En definitiva, Rambo: Last Blood es el capitulo final de la historia del personaje que vimos por primera vez en 1984 con “Acorralado” y está última aventura es un filme nada sorprendente ni novedoso, pero que consigue enganchar al espectador con el último tramo de filme donde vemos al personaje mas letal y sanguinario consiguiendo un cierre de saga espectacular y como homenaje a un personaje que ha hecho las delicias de los fans amantes del personaje de John Rambo.

Lo Mejor: El homenaje al personaje de John Rambo y el último tramo de cinta

Lo Peor: no sorprende ni innova y un guion superficial

Nota: 5’5