Cine Nueva Tribuna

CRÍTICA DE CINE

She Dies Tomorrow: Tengo la cabeza loca

She Dies Tomorrow

Título original
She Dies Tomorrow
Año
Duración
84 min.
País
Estados Unidos Estados Unidos
Dirección
Guion
Amy Seimetz
Música
Mondo Boys
Fotografía
Jay Keitel
Reparto
Productora
Rustic Films
Género
Drama. Comedia. Thriller
Sinopsis
Amy piensa que morirá al día siguiente... y es contagioso.
 
CRÍTICA

Un drama escrito con sabiduría  que se hace eco a la perfección de la corrosiva paranoia de nuestros días protagonizada por el  coronavirus a través del estudio de una sufrida mujer al borde de un ataque de nervios. En su segundo largometraje, Amy Seimetz continúa intrigándonos con una inquietante pieza de cine que es profética pero refrescante en su descripción de la depresión y la desilusión. El personaje central (Amy / Sheil) está tan acostumbrado a su inminente desaparición que navega por Internet buscando ataúdes de cenizas humanas para su propia desaparición antes de cambiarse a las chaquetas de cuero en un repentino arranque de esperanza.

She Dies Tomorrow podría ser acusada de complacer a su heroína: ¿hemos llegado a tal estado de autocompasión y narcisismo que no podemos enfrentarnos al actual, ciertamente mortificante estado de cosas, que no es peor que el que nuestros antepasados ​​sufrieron en un un nivel mucho más grave con el hambre, la peste y la guerra?. Pero el estado de ánimo fingido se rompe con la llegada de Jane, la amiga de Amy, quien la invita a "animar" sus ideas: "Vamos, te llamaré mañana", responde Amy con el melodramático "no hay mañana para mí". ”A los tonos del Réquiem de Mozart en Re menor 'Lacrimosa'.

She Dies Tomorrow (2020) - IMDb

She Dies Tomorrow se transforma en un modo mucho más optimista y, a menudo, frívolo al día siguiente en la celebración del cumpleaños de Jane, pero la premisa central de la mortalidad aún permanece, y proporciona una rumia continua para el resto de la pieza: todos moriremos eventualmente, es solo una cuestión de cuándo.

Este drama absurdo a trufado de ribetes oníricos funciona como una meditación divertida sobre la muerte, vestida con un paisaje sonoro ecléctico y muchos fuegos artificiales visuales. Seimetz maneja los cambios tonales con sorprendente gracia y confianza. Jane recorre la película con un pijama de flores, sus pensamientos en perpetuo modo de 'bien preocupado', consultando (y luego seduciendo) a su desconcertado médico (Josh Lucas, quien rápidamente regresa a casa para descansar mientras imagina la espada de Damocles cayendo sobre ella en cualquier momento dado.

She Dies Tomorrow review: On mortality, mass psychosis, and how we live  today - Vox

Kate Lyn Sheil es un alma más tentativa que pronto se une a su novio en el desierto para una tranquila escapada romántica que nunca despega después de una extraña entrega de pizza. Y sí, el público queda desconcertado ... como ocurrió en su día con Upstream Color, donde Seimetz despuntó en su innovador debut como Kris. Otros personajes son interpretados por Katie Aselton y Chris Messina, quienes dan vida al hermano de Jane y a su esposa respectivamente, quienes se ven obligados a entretenerla en una viñeta que se sentirá tan incómoda como familiar.

Movie Review: 'She Dies Tomorrow,' directed by Amy Seimetz

Nos hallamos en gran medida ante una pieza de estado de ánimo donde las pretensiones narrativas tradicionales van cayendo por el camino para revelar algo en conjunto mucho más experimental,  animado por las deslumbrantes imágenes de Jay Keitel.  Actuaciones comprometidas y creatividad visual en una búsqueda incansable de mostrarnos algo lo más parecido posible al arte abstracto. Algunos ya se han apresurado a destacar la proliferación de elementos lynchianos, como ocurre con aquella escena en la que un curtidor extraño describe el método para hacer una chaqueta con la piel de un animal recientemente asesinado. Pero en su mayor parte, la película es más una colección de episodios que exploran la angustia moderna a través de la adicción, la soledad y la depresión que un drama cohesivo que ofrece una experiencia completa y satisfactoria. She Dies Tomorrow  se disfruta mientras dura, pero se olvida con celeridad.