>

CRÍTICA DE CINE

Sing Street: Palabras para Raphina

Las películas dirigidas por John Carney te alegran el alma. Eso nadie lo va a dudar, porque tanto Once como Bein Again fueron auténticos soplos de aire fresco de felicidad en un cine como el actual en el que no existe espacio alguno para los sentimientos. 

 

sing street

Comedia | 105 min | Irlanda 2016

Título: Sing Street.
Título original: Sing Street.
Director: John Carney.
Guión: John Carney.
Actores: Lucy Boynton, Jack Reynor, Aidan Guillen, Kelly Thornton. 
Estreno en España: 16/09/2016 
Productora: Zebra Producciones.

Distribuidora: Tripictures.

 

Sinopsis

Cuenta la historia de Connor, un chico de 15 años que crece en el Dublín de los años 80, y que tiene la intención de huir de su complicado hogar. Compone canciones para su recién formada banda como una forma de lucha, y juntos realizan peculiares vídeos musicales.

Crítica

Las películas dirigidas por John Carney te alegran el alma. Eso nadie lo va a dudar, porque tanto Once como Bein Again fueron auténticos soplos de aire fresco de felicidad en un cine como el actual en el que no existe espacio alguno para los sentimientos. En su cine todo es volátil y etéreo, un tipo de material emocional con el que se van forjando los sueños aunque el marco geográfico elegido no invite precisamente a ello. Sus protagonistas son seres que quieren alcanzar una meta desde la ilusión y la esperanza, sin tener en cuenta la multitud de obstáculos con los que van a encontrar por el camino.

Sing Street : Foto Lucy Boynton

Este es el caso de Conor, un chaval loco por la música recién trasladado a un instituto regido por clérigos de malas pulgas que se enamora perdidamente de una chica que parece bastante más mayor que él (la Raphina a la que hace referencia el título de la crítica), al menos por los atuendos y el maquillaje que lleva. Después de mucho cavilar decide que la mejor forma de compartir tiempo con ella es la de montar un grupo, para sí convencerla de que protagonice los vídeos que tiene pensado grabar. A partir de ahí se afanará en encontrar a los miembros de su banda entre sus compañeros de clase, chicos bastante desarraigados que ven en la música la oportunidad de labrarse un futuro mejor que el que les tiene deparado el destino en la ciudad de Dublín.

Entre las cuantiosas elecciones musicales vamos a escuchar a The Cure, Aha, Duran Duran, The Clash, Genesis...

Estamos en los 80, y la banda sonora que salpica cada una de las escenas nos va a sonar y mucho a los que ya peinamos canas. Si decimos que entre las cuantiosas elecciones musicales vamos a escuchar a The Cure, Aha, Duran Duran, The Clash, Genesis o The Jam pues ya me dirán. Auténticos mitos que todavía hoy en día trufan con sus buenos discos la mayoría de emisoras revival de radio de nuestro país, con M80 y Kiss FM a la cabeza. Y por si fuera poco los integrantes de la banda que da título al film también hacen sus pinitos como cantantes o instrumentistas, y lo cierto es que no se les da nada mal.

Sing Street : Foto Lucy Boynton

Los detractores de las películas de Carne le suelen acusar de cursi y complaciente.

Los detractores de las películas de Carne le suelen acusar de cursi y complaciente, y lo cierto es que en algunos momentos no les falta razón, sobre todo porque existen escenas, tirando para el final de la trama, donde se extrema el buenrollismo de una manera no apta para diabéticos. Tampoco ayuda el nulo desarrollo de algunos de los protagonistas, que no pasan de meros arquetipos que van subrayando una y otra vez su personalidad sin evolución alguna, como ocurre por ejemplo con el hermano díscolo pero de buen corazón o el del matón del colegio.  Todo tratado con una bondad a la que es difícil resistirse y una portentosa paleta de canciones pegadizas que conforman un inigualable soundtrack que no te puedes quitar de la cabeza hasta tiempo después de haber salido del cine.

Sing Street : Foto Jack Reynor

De todas formas, la escena más potente y a la vez más cruel es paradójicamente la más dramática de la película: Conor acude ataviado a clase como uno de sus ídolos del momento y uno de los profesores-sacerdote le premiará por tal atrevimiento con un acto de violencia inusitada. Es un instante duro, que cortan de raíz la buena sintonía que nos acompañaba durante todo lo visto hasta entonces. Pero enseguida volvemos a los rieles del espíritu optimista que impregna cada fotograma, y podemos mecernos en las olas ilusionantes de observar como en esta vida todo se puede lograr poniéndole empeño a las cosas.

Sing Street : Foto Ferdia Walsh-Peelo, Mark McKenna

Como decía José Agustín Goytisolo en su gran poema Palabras para Julia: La vida es bella, ya verás /como a pesar de los pesares/tendrás amigos, tendrás amor. Pues al héroe de la función no le va a faltar ni de lo uno ni de lo otro; y de mientras a componer canciones que oscilen entre la melancolía y la plenitud sensitiva (o sensiblera, según se mire).