Cine Nueva Tribuna

CRÍTICA DE CINE

Titane: Coraza y corazón

a-20-e1626338811553
a-20-e1626338811553

Titane

Próximos estrenos España 8 de octubre  

Titane

Título original

Titane
Año
Duración
107 min.
País
Francia Francia
Dirección

Guion

Julia Ducournau

Fotografía

Ruben Impens

Reparto

Productora
Coproducción Francia-Bélgica; 

Kazak Productions, Frakas Productions

Género
ThrillerDrama
Sinopsis
Un joven con la cara magullada es descubierto en un aeropuerto. Dice llamarse Adrien Legrand, un niño que desapareció hace 10 años. Para su padre, Vincent, esto supone el final de una larga pesadilla y lo lleva a casa. Simultáneamente, se suceden una serie de horribles asesinatos en la región.
 
CRÍTICA

Si nos atendemos al referente mitológico que invoca desde su título la nueva obra de Julia Ducournau, es fácil observar cómo en ella se reúnen los temas que han marcado su filmografía. La figura del titán, semidiós de aspecto monstruoso, conjuga la fortaleza y el poder con la vulnerabilidad de no comulgar con los estándares por, precisamente, su apariencia. Este es justamente el caso de Alexia, un ser marcado por la tragedia y desencajado socialmente por sus conductas perturbadas. Tras provocar desmayos en plateas de cines de todo el mundo-según el afinado departamento de marketing-, la cineasta gala vuelve por todo lo alto con una obra más madura, etérea y excesiva que aborda, nuevamente, una transformación personal que tiene su translación en el cuerpo de la protagonista.

Titane Review: Messed Up And Worth To Look At! - OtakuKart

Situada en un ambiente suburbano lleno de polígonos, talleres y coches, es inevitable establecer relaciones con el autor por excelencia de la “nueva carne”, David Cronenberg, más concretamente con Crash(1996), donde los cuerpos se someten a (auto)torturas, se imbrican con la prótesis y la maquinaria a modo de cíborg, y los instintos más primarios (el amor, el deseo, la violencia) rigen por encima de la razón, reprimida por el orden social. Ducournau inyecta en esta atmosfera incómoda un punto aún más gore que el de Crudo (2016), en el que cuesta aguantar la mirada en algunos fotogramas. Pero los ojos quedan retenidos porque la francesa crea, dentro de la sordidez, imágenes de gran potencia visual, haciendo de ella una de las experiencias más insólitas del año. Porque Titane es, ante todo, un trayecto movido oscilante entre la realidad y el delirio, donde la lógica queda en un segundo plano para poner, en primer lugar, lo que remueve las tripas de Alexia –una valiente AgatheRousselle-, un ser herido que hiere a los demás y, sobre todo, a sí misma.

Titane (2021) - IMDb

En una carretera llena de altibajos, el film aborda un tema tan en boga actualmente como es la identidad de género y las diversidades sexuales de una forma explosiva y entregada a la plasticidad, donde la explicitud de las imágenes contrasta con la sutileza del relato. No hay cátedras ni moral, solo búsqueda y experimentación para que el espectador saque sus propias conclusiones de esta historia “neocárnica” en clave queer para tiempos en los que la intolerancia sigue cebándose con la alternativa. La maternidad indebida, la paternidad arrebatada, la visceralidad emocional o el reemplazo para sobrellevar la existencia son otros asuntos que conciernen a Titane, sumándole más gravedad a un conjunto que, sin embargo, es capaz de rebajar ocasionalmente con destellos de humor negro y ayudan a digerir el (leve) empacho que acaba siendo.

Titane (2021) - IMDb

Sugerente, desequilibrada, imperfecta por ese poso que deja de no desarrollar del todo algunos elementos potenciales y su desperdigada cohesión, Titanees la Palma de Oro más arriesgada que se ha entregado desde Tío Boonmee recuerda sus vidas pasadas (ApichatpongWeerasethakul, 2010) y que, aunque el traje le viene un poco grande (como en veredictos de de ciertas ediciones pasadas donde los beneficiados han sido hombres), es imprescindible para normalizar la presencia femenina en la industria cinematográfica de modo más amplio. Y es de agradecer que eso se haga con propuestas tan personales y únicas. Una locura que, bajo su robusta carrocería, esconde una sensibilidad que ya les gustaría a algunos cineastas testosterónicos estetas.