Cine Nueva Tribuna

CRÍTICA DE CINE

La Última locura de Claire Darling: El augurio de la demencia

Julie Bertuccelli (El árbol, La cour de Babel) dirige la ficción con Catherine Deneuve (8 mujeres, Bailar en la oscuridad) en el papel de una madre al final de su vida y Chiara Mastroianni (Persépolis, Pret-a-porter) en el rol de su hija.

La última locura de Claire Darling : Cartel

Drama | 94 min. | Francia 2018

Título: La Última locura de Claire Darling.
Título original: La Dernière folie de Claire Darling.
Director: Julie Bertucelli.
Guión: Julie Bertucelli, Sophie Fillières, Marion Doussot, Mariette Désert (Novela: Lynda Rutledge)
Actores: Catherine Deneuve, Chiara Mastroianni, Samir Guesmi, Laure Calamy.

Estreno en España: 17/05/2019 
Productora: Les Films du Poisson.

Distribuidora: Karma Films.

 

Sinopsis

En Verderonne, un pequeño pueblo a pocos kilómetros de París, Claire Darling (Catherine Deneuve) despierta el primer día de verano decidida a deshacerse de todas sus pertenencias. Convencida de que es su último día de vida, organiza un mercadillo en el jardín de su mansión con todos sus antigüedades y objetos de valor. Una multitud de vecinos acuden atraídos por los precios ridículos de los objetos. Cada venta y cada encuentro reaviva en Claire recuerdos de su resplandeciente aunque también trágica vida. Esta última locura fuerza el regreso de su hija Marie (Chiara Mastroianni), con la que no tiene contacto desde que esta decidió marcharse de casa hace ya más de veinte años.

Crítica de Jorge García Casarrubios

La última locura de Claire Darling es una de esas películas en las que el espectador deberá reconstruir la historia de su protagonista para entender su comportamiento. Claire Darling (Catherine Deneuve) es una mujer solitaria que sufre de demencia, la cual se agrava con los traumas más duros de su vida que no ha sabido superar. El film indaga de una manera muy íntima y hasta ciertamente incómoda, en su fría relación con su hija, la cual se marchó de casa muchos años atrás, después la muerte de su hermano y su padre.

La última locura de Claire Darling : Foto Catherine Deneuve

Lo de pasado de moda va en contraste con la última operación rescate a partir de la  relectura y aggiornamiento de un clásico como Suspiria

La estructura de la película atiende a la misma locura de su protagonista, mezclando, indistintamente, ya no solo su presente con flashbacks, sino a sus mismos personajes saltando esas líneas temporales, creando así una especie de tiempo abolido de recuerdo o caos temporal muy interesante. Así, esa demencia juega a presentarse a veces como enfermedad y otras como fantasía.

La última locura de Claire Darling : Foto Catherine Deneuve

Chaterine Deneuve, la que fuera musa de la Nouvelle Vague, demuestra una vez más que su carrera artística sigue viva, en un papel que parece hecho para su lucimiento. Su frialdad, su apatía, su consciencia vestida de inconsciencia, ese continuo cigarro que intenta lidiar con sus mayores tormentos… Un personaje tan bien interpretado, que hace entender que más que ese exorcismo, lo que necesita es el descanso de la muerte. No es de extrañar que tanto ella como Chiara Mastroianni tengan detrás una extensa filmografía de éxitos que las avalen.

La película tiene esa forma de hacer tan afrancesada. Una edición que no busca convencionalismos ni seguir las reglas de montaje; que introduce “jumping cuts” a favor de sus planos. Su realización conecta bien con la trama y sus personajes. Sin embargo, el etalonaje del film desafina en bastantes puntos de la historia. Hay mucha diferencia de luz entre algunos planos, que no se llega a corregir bien con la postproducción.

La última locura de Claire Darling : Foto Catherine Deneuve, Chiara Mastroianni

Aunque La última locura de Claire Darling no es una película que vaya a pasar a la historia del cine, sabe explotar la intensidad de sus situaciones. Nos deja adentrarnos en una relación rota entre una madre y una hija, su falta de afecto y cariño, así como sus consecuencias de cara al augurio de su muerte. Sin duda, Claire Darling conecta con el espectador mucho mejor de lo que lo hace con su hija.