>

LA MECA DEL CINE SE HA RENDIDO ANTE LA SUPERPOTENCIA CHINA

10 falsedades sobre los negocios del cine chino y Hollywood

Hollywood está haciendo películas para apaciguar a los censores del gobierno chino, lo que significa que China puede influir en las películas vistas por el público occidental y moldear la opinión pública.

El enorme mercado cinematográfico chino salvará a Hollywood.

Algunas películas estadounidenses ganan más en China que en Estados Unidos, lo que significa que Hollywood está produciendo interminables secuelas de Fast and Furious y su espectáculo de efectos especiales que atraen al público chino de la parte continental. Lo que es más, los guionistas están halagando a China en argumentos y evitando cualquier cosa que pueda llegar a "ofender" al partido comunista gobernante - como eludir la delicada cuestión del Tíbet cuando Tilda Swinton interpreta a un monje tibetano en Doctor Strange. A largo plazo, este comportamiento no salvará a Hollywood, e incluso podría dañar su reputación de contar historias a los ojos del resto del mundo. Los gustos de los consumidores chinos de China son inconstantes. Cuando su amor actual por los blockbusters haya terminado, ¿quién salvará a Hollywood?.

Prepárate para que las historias chinas sean globales.

Hay que remontarse a títulos míticos como Hero en 2002 o Tigre y Dragón (2000) para encontrar una película china que interesara al resto del mundo. Con la subida de China a la taquilla número 2 mundial, las expectativas han crecido y se piensa que más películas chinas cruzarían con éxito al oeste. La gran esperanza en este aspecto era La Gran Muralla (2016), protagonizada por Matt Damon y dirigida por Zhang Yimou (quién ya dirigió Hero).

Pero a pesar del poder de las estrellas y un presupuesto de US $ 150 millones, la mezcla de la película de Hollywood CGI con la épica histórica china no acabó de cuajar como se esperaba. El film épico funcionó razonablemente bien en China, a pesar de los pobres exámenes internos, pero fracasó con estrépito en los EE.UU. a pesar de que estaba hablada en Inglés. Las consecuencias podrían acabar con futuras adaptaciones a lengua inglesa de ancestrales fábulas chinas, incluyendo la ya programada The Monkey King, que se ha contado docenas de veces en el cine y la televisión china.

No hay problema en presentar personajes chinos como villanos

El funcionario del gobierno chino Miao Xiaotian, presidente de la Corporación de Coproducción de Películas de China, lleva desde noviembre del año pasado recalcando que no existe una política contra el retrato de chinos como malos en las películas. Sin embargo, la regla "no escrita" es que cualquier película extranjera que retrate a los chinos como los "malos de la película" será censurada o prohibida de forma tajante. Ejemplos abundan: El hongkonés Chow Yun Fat interpretó al malvado pirata Sao Feng en Piratas del Caribe: En el fin del mundo, pero muchas de sus escenas fueron cortadas para el público chino.

Otras películas que han disfrutado de destinos similares incluyen Men In Black 3, que describió a los trabajadores del restaurante Chinatown como alienígenas. El resultado: los villanos de Hollywood en estos días casi siempre son rusos, europeos orientales o autóctonos. Sin embargo, los productores chinos consideran perfectamente aceptable lanzar a los occidentales como malos ("diablos blancos") en sus películas. Los ejemplos abundan, incluyendo Mike Tyson en Ip Man 3, Adrien Brody en Dragon Blade, y Willem Dafoe en The Great Wall. Los actores occidentales que viven en China y Hong Kong se quejan de que los únicos papeles que se les ofrecen en las películas chinas son los demonios blancos.

El sistema de cuotas chino se utiliza para proteger a las películas locales

Al igual que ocurre en muchos países, China está preocupada por proteger su industria cinematográfica nacional del dominio hollywoodiense. La medida más eficaz que utiliza para ello es el sistema de cuotas que limita el número de películas extranjeras permitidas en el mercado local en términos de participación en los ingresos. En virtud del actual acuerdo quinquenal alcanzado en febrero de 2013, China acepta 34 películas en el extranjero por año en términos de participación en los ingresos.

Antes de eso, China había permitido sólo 20 películas importadas. Sin embargo, a finales de 2016 Beijing agregó nuevos títulos extranjeros para llevar el total del año a 39 títulos importados en lugar de 34. ¿Por qué? Las películas locales no estaban obteniendo buenos números en taquilla y más películas de Hollywood aumentarían los ingresos para la compañía de distribución de cine del estado. Al tener una cuota, las autoridades chinas pueden escoger y elegir las películas de Hollywood que les harán ganar más dinero. China puede ser dirigida por comunistas, pero en su corazón existe un alma capitalista.

La nueva Ley de Cine de China aumentará la transparencia

Una ley cinematográfica que entró en vigor el 1 de marzo fue vista como una transparencia muy necesaria para el proceso de censura cinematográfica opaca en China. En cambio, los cineastas se quedan preguntándose cual es el significado de "servir al pueblo y el socialismo" cuando se trata de producir películas que, después de todo, están diseñadas para entretener a las masas. Los cineastas extranjeros están particularmente preocupados porque la ley parece extender el alcance de China para "castigarlos" por no alinearse con la línea del partido comunista en cuestiones políticas y de sensibilización de los derechos humanos.

Los productores extranjeros no pueden "dañar la dignidad, el honor y los intereses del país ... ni perjudicar a los sentimientos de la nación" - palabras vagas que pueden interpretarse de la forma que los comunistas consideren apropiada. Notablemente ausente de la ley es un sistema de clasificación de películas que los cineastas han pedido durante años. En el lado positivo, la ley reprime el fraude de entradas que ha inflado la taquilla de algunas películas en China.

China superará la taquilla americana este mismo año

Cuando las recaudaciones de la taquilla China se elevaron un 49 por ciento a US $ 6,78 mil millones en 2015, los miembros de la industria extrapolaron esa tasa de crecimiento y declararon que el país superaría a los EE.UU. en 2017. El problema es que el crecimiento de las taquillas de China se estancó en un 3,7 por ciento en 2016, cayendo un 7 por ciento en el primer trimestre de este año.

Además, las acusaciones de venta de entradas infladas han arrojado dudas sobre el verdadero tamaño del mercado de China. En 2016, la taquilla estadounidense creció un 2,1 por ciento a un récord de US $ 11,36 mil millones - crecimiento lento pero constante propio de una economía madura. Sin duda, China será un día más grande que Estados Unidos en ventas de boletos de cine, pero no este año.

China ha superado a EEUU en número de pantallas de cine

En julio pasado, China logró superar a Estados Unidos en términos de número de pantallas de cine, 40.917 a 40.759, según la Asociación Nacional de Propietarios de Teatro, con sede en Estados Unidos. Pero sobre una base per cápita, los EE.UU. tienen muchas más pantallas dado que su población es un cuarto de la de China. Además, muchos de estos nuevos cines chinos están en zonas rurales pobres donde la gente no puede permitirse el lujo de comprar entradas de cine, por lo que muchas proyecciones están casi vacías. El auge en la construcción de cines en China también está en parte impulsado por la cultura.

A diferencia de los Estados Unidos, donde Netflix, Amazon y la revolución de video a la carta han cambiado los hábitos de visualización, los chinos de China continental no están acostumbrados a pagar por contenido en línea, por lo que la única manera en que los estudios y distribuidores pueden reducir el riesgo de piratería y generar ventas de entradas es proyectando nuevas películas en cines.

China no tiene un sistema de clasificación por edades, por lo que debe aplicar la censura

En 2013 los censores chinos cortaron un buen trozo de la película de James Bond Skyfall, que mostraba a un sicario extranjero matando a un guardia de seguridad chino. Si eso era para proteger a los jóvenes espectadores de la violencia, ¿por qué las escenas mucho más gráficas y violentas en películas como Logan y Hacksaw Ridge permitieron ser vistas por cualquier persona en China, incluidos los niños? El distribuidor de China de Hacksaw Ridge tomó el paso adicional de publicar una advertencia a los padres sobre la violencia explícita que aparece en el film, pero esa práctica no es la norma en el país.

Los líderes de China tienen control completo sobre todos los aspectos de la sociedad china. Podrían introducir un sistema de calificación mañana mismo si quisieran. La simple razón de que no lo hacen es porque proporciona una excusa conveniente para el partido comunista gobernante para censurar el contenido que ve como una amenaza a las reglas del partido.

Las inversiones chinas en Hollywood son solo negocios

El multimillonario chino Wang Jianlin, propietario de Legendary Studios (productor de Jurassic World, Kong: Skull Island) y de la cadena cinematográfica AMC, dijo que sus inversiones de mil millones de dólares en la industria cinematográfica estadounidense son puramente comerciales. Sin embargo, otro millonario chino, el presidente de CMC Holdings, Li Ruigang, ha dicho abiertamente que la segunda economía más grande del mundo está utilizando su enorme tamaño de mercado para influir en la forma de pensar de Hollywood y cómo los estudios cinematográficos estadounidenses hacen películas.

En el Foro Económico Mundial de Davos, Suiza, en enero, Li dijo que la inundación de dinero chino en la industria del entretenimiento occidental "no sólo se trata de compras" sino también de cómo aprovechar el capital para consolidar los recursos internacionales. En abril, la compañía de Li invirtió en la agencia de artistas creativos Creative Agency (CAA), dando al miembro del partido comunista un lugar en la junta de CAA.

En China las películas sobre viajes en el tiempo y fantasmas están prohibidas 

Regreso al futuro nunca fue estrenada en China, ni tampoco lo fue el reinicio en 2016 de la saga Ghostbusters (a pesar de que Sony cambió el título en chino para omitir la palabra fantasma). Pero numerosas películas chinas y programas de televisión han ofrecido viajes en el tiempo, y sin ir más lejos Looper, protagonizada por Bruce Willis como un asesino que viajaba en el tiempo fue una de las películas más exitosas de China en 2012. Los fantasmas son parte de la cultura china (incluso tienen el Festival de Fantasmas Hungry).

Entonces, ¿cuál es el trato? Como siempre, se trata de la lente a través de la cual el partido gobernante comunista ve estas cosas. Se opone a los viajes en el tiempo que se utilizan para distorsionar la historia de una manera frívola (triste, Regreso al futuro) o tergiversar las figuras históricas o eventos (perdón, Abraham Lincoln: Cazador de Vampiros). La versión del partido comunista de la historia china está fuertemente censurada (la masacre de la plaza Tiananmen nunca sucedió) y no hay lugar para un sentido del humor sobre este tema. Además, las historias de fantasmas se usan a menudo como metáforas políticas, por lo que es un "no no" para los líderes comunistas de China. Dragon Horse