EL BRITTISH FILM INSTITUTE RECOMIENDA UNO DE LOS GRANDES CLÁSICOS DEL CINE

7 razones para celebrar el 60º aniversario de El séptimo sello de Ingmar Bergman

La obra maestra de Ingmar Bergman, sobre un caballero medieval que disputa una partida de ajedrez con la Muerte, es uno de los grandes clásicos de la historia del cine. En su 60 aniversario, Alex Barrett –colaborador del British Film Institute– ofrece siete razones por las que sigue siendo una obra que se encuentra en la cumbre del arte cinematográfico.

El séptimo sello (1957) se centra en un caballero medieval, Antonius Block (Max Von Sydow), que, en compañía de su escudero Jons (Gunnar Björnstrand), regresa a casa después de participar en Las Cruzadas para encontrar un mundo desintegrado bajo las garras de una terrible plaga. Antonius se reúne con la propia Muerte (Bengt Ekerot) y sostienen una partida de ajedrez, donde su alma forma parte de la apuesta. A medida que el juego avanza, la cruda realidad de un mundo invadido por la enfermedad y donde el fervor religioso es moneda corriente, la ausencia de Dios se hace evidente.

Image result for el septimo sello cartel

El filme –que lanza severos y profundos cuestionamientos existenciales sobre la fe y la existencia de Dios y configura una atmósfera de angustia y desesperación en torno al día del juicio final– es uno de los grandes clásicos de la historia del cine. En su 60 aniversario, Alex Barrett –colaborador delBritish Film Institute– ofrece siete razones por las que sigue siendo una obra que se encuentra en la cumbre del arte cinematográfico.

1. Porque es oportuno y atemporal

Cuando el filme fu estrenado en 1957, el mundo todavía se estaba recuperando de la Segunda Guerra Mundial, la Guerra Fría estaba en marcha y un temor bien fundado de la destrucción nuclear se estaba extendiendo por todas partes. Para el público contemporáneo, la historia de Bergman de un caballero que regresaba de la guerra para enfrentar la posibilidad de que la sociedad fuera diezmada por la peste bubónica resonó claramente. Pero al concentrarse en las cuestiones más amplias de las relaciones del hombre con la muerte, la vida y Dios, Bergman fue capaz de trascender la metáfora simple y hacer de la película una rica alegoría filosófica que sigue siendo relevante incluso hoy en día.

Image result for seventh seal

2. Porque, a pesar de ser una película sobre la muerte, es la afirmación de la vida

Durante su viaje a través de la tierra devastada por la plaga, Block conoce a una banda de jugadores que viajan –Skat (Erik Strandmark), Jof (Nils Poppe), Mia (Bibi Andersson) y Mikael (Tommy Karlsson), hijo de Jof y Mia. Skat se pone una máscara de la muerte, pero pronto la lanza casualmente a un lado, porque la muerte no está en sus mentes. De hecho, los jugadores representan todo lo que es bueno en la vida y, en un momento idílico, Mia ofrece fresas silvestres y leche a Block, un momento que él promete nunca olvidar. Es con Jof, Mia y Mikael que termina la película, demostrando que la ligereza de la vida siempre sobrevivirá al más negro de los días.

Image result for seventh seal

3. Porque está lleno de grandes actuaciones 

A lo largo de la década de 1950, Bergman trabajó como director del Teatro de la Ciudad de Malmö, donde estableció una compañía de actores para trabajar con él tanto en teatro como en cine. Entre los actores de El séptimo sello figuran Gunnar Björnstrand, Åke Fridell, Gunnel Lindblom, Anders Ek y Bibi Andersson. Pero fue Max von Sydow quien, en el papel principal, alcanzó el estrellato internacional gracias al éxito de la película: Hollywood no tardo en llamarlo, y algunos de sus papeles más famosos continuaron, incluyendo a Jesús en The Greatest Story Ever Told (1965) , el Padre Merrin en El exorcista(1973) y Ming el despiadado en Flash Gordon (1980).

Image result for seventh seal

4. Porque está bellamente filmado 

Mientras que la asociación posterior de Bergman con Sven Nykvist podría ser más famosa hoy en día, fue el cinefotógrafo Gunnar Fischer quien creó las imágenes indelebles de El séptimo sello. La colaboración de Fischer con Bergman se extendió desde Puerto de llamada de 1948 hasta El ojo del diablo(1960) y pueden ser identificadas por la claridad de sus imágenes altamente compuestas. Fischer tenía una comprensión única de la iluminación y el contraste, que él afirmó haber aprendido del director danés Carl Theodor Dreyer (con quien trabajó). Tal vez la coronación visual del período Bergman-Fischer es la cinematografía en blanco y negro de El séptimo sello que ejemplifica la inclinación del dúo por la iluminación expresionista, los claroscuros como la metáfora visual perfecta para una película sobre el choque entre la ligereza y la oscuridad.

Image result for seventh seal

5. Porque es más divertido de lo que piensas

A diferencia de muchos directores de arte, Bergman nunca olvidó la necesidad de hacer sus películas entretenidas. Sentía una gran responsabilidad hacia su audiencia, viéndolos como las personas que en última instancia pagaban su salario. De alguna manera, con el paso de los años, El séptimo sello ha adquirido la reputación de ser humilde y sombrío, pero la verdad es muy diferente, y las escenas más pesadas son equilibradas por escenas de alivio cómico. De hecho, incluso la secuencia de apertura, en la que Block se encuentra por primera vez con la Muerte, está llena de ingeniosas líneas, por ejemplo, cuando la Muerte dibuja el conjunto negro de piezas de ajedrez y dice: “Apropiado, ¿no crees?”.

Related image

6. Porque es realmente icónico

Hay pocas películas que entran en la conciencia pública más amplia en la medida en que se hacen identificables a partir de unos pocos significantes simples, pero las imágenes de Block jugando ajedrez con la Muerte seguramente debe estar entre los momentos más reconocibles en la historia del cine. En la elaboración de la escena, Bergman se basó en un mural de la iglesia medieval que vio cuando era un niño, en el que un hombre jugaba ajedrez con la muerte. Pero incluso si Bergman no fue el creador del concepto, fue El séptimo sello el responsable de volverlo icónico, y como todas las obras icónicas, la película ha sido parodiada muchas veces, quizás más notablemente en Bill & Ted’s Bogus Journey (1991).

Image result for seventh seal

7. Porque ayudó a impulsar el cine de arte a una escena global 

A pesar de que las películas habían viajado al extranjero desde la era del cine silente, el éxito generalizado de El séptimo sello, especialmente en Estados Unidos, ayudó a inaugurar un nuevo período de exposición internacional para el cine de arte. La película demostró que el cine podría ser un medio serio de expresión filosófica y, además, que tal expresión podría ser popular entre el público.

Las películas extranjeras se convirtieron en una empresa viable en América y, en 1957, la Academia incluso introdujo un Oscar para premiar a la mejor película en engua extranjera (aunque El séptimo sello no fue nominado). La película de Bergman se ha convertido desde entonces en un elemento básico del cine de arte y ha sido admirada por directores tan diversos como Woody Allen, Eric Rohmer, Martin Scorsese, Guillermo del Toro, Paul Verhoeven y Krzysztof Zanussi.

Fuente: Brittish Film Institute