>

PREMIO DE LA CRÍTICA EN EL FESTIVAL DE CANNES DE 1991

Se cumplen 25 años de Riff Raff, de Ken Loach

 'Riff-Raff' es un retrato de las consecuencias de la economía neoliberal impuesta por la primera ministra en Gran Bretaña Margaret Tatcher a través de la historia de un escocés en paro que trabaja como albañil en un edificio en construcción en Londres.

El mes que viene, previo paso por el Festival de Cine de San Sebastián donde se llevó el Premio del Público y seguramente de la Seminci de Valladolid, y con la vitola de haber conseguido alzarse con el Premio a Mejor película en el Festival de Cine de Cannes, llegará a nuestras pantallas el último trabajo del director británico Ken Loach: Yo, Daniel Blake.

Este es un buen momento para reivindicar una de sus películas capitales, Riff Raff, un drama social sazonado de amor y humor sobre la precariedad laboral que en este 2016 celebra su vigésimo quinto aniversario.

Aunque ya había apuntado maneras desde finales de los años 60, cuando sorprendió a público y crítica con la muy recomendable Kes, Loach consiguió fama internacional gracias a una serie de títulos estrenados entre finales de los 80 y principios de los 90 donde azuzaba las restrictives políticas aplicades por el gobierno de Margaret Tatcher. En este aspecto Riff Raff suposo el film seminal, al que luego siguieron otros como Agenda Oculta (1991), Lloviendo piedras (1993), Ladybird, Ladybird (1994) o Mi nombre es Joe (1998).

En una época donde internet todavía no era una herramienta generalizada para la búsqueda de empleo, y no existían las entrevistas por Skype, sus películas sirvieron a muchos de modelo para afrontar una dificultad latente que cada día afectaba a más personas.

La trama se centra en la figura de un ex convicto que inicia su proceso de reinserción en la sociedad  trabajando en una obra bajo unas condiciones deplorables. Con la dificultad añadida de tener que lidiar con su oscuro pasado encontrará algo de luz en su situación gracias a la camaraderia de sus compañeros de trabajo y  a la incipiente amistad con una chica que por desgracia también las ha tenido que pasar de todos los colores.

Cine social, político y revolucionario para disfrutar.