lunes. 06.02.2023
maxresdefault
maxresdefault

París 1940 - Teatro Español - Teatro MadridDe: Louis Jouvet

Según el Elvire-Jouvet 40 de Brigitte Jaques. Extraído de Molière et la Comédie Classique de Louis Jouvet

Traducción: Mauro Armiño

Dirección: Josep Maria Flotats 

Con: Francisco Dávila, Josep Maria Flotats, Natalia Huarte, Arturo Martínez Vázquez y Juan Carlos Mesonero

Diseño de iluminación: Albert Faura 

Diseño de espacio escénico, vestuario y banda sonora: Josep Maria Flotats 

Voz en off: Pep Planas

Grabación de voz en off: Estudio OÍDO (Jordi Benet)

Ayudante de dirección: Eugeni Mataix

Una producción del Teatro Español

Obra dirigida por Josep María Flotats, reconocido actor y director de teatro que trae del 17 de noviembre al 8 de enero Paris 1940 al Teatro Español de Madrid. París 1940 pretende mostrar desde una forma íntima y única el trabajo de los actores en los escenarios, sobre cómo actor y director trabajan para dar vida a los personajes de cualquier obra desde un sentimiento absoluto por y para la obra, en específico para el arte.

Paris 1940 es la adaptación de Molère et la Comédie Classique, de Louis Jouvet y del texto de la dramaturga y directora francesa Brigitte Jacques, Elvire-Jouvet 40. Esta pieza se inspira en las lecciones de interpretación del propio Jouvet, el famoso actor, escenógrafo y director de teatro francés de principios del siglo XX. Ambos textos existen gracias a la secretaria de Jouvet, la cual se encargó de transcribir las últimas clases del actor antes de su muerte. La obra fue interpretada por Jacques en 1987 y posteriormente ha sido adaptada por otros autores como es el caso de Flotats, en 2002.

La historia se centra en Paris, durante la Segunda Guerra Mundial, donde Louis Jouvet (Josep María Flotats) da sus últimas lecciones a un grupo de estudiantes que van a representar Don Juan de Molière. Jouvet en un intento de sacar lo mejor de sus alumnos choca con Claudia (Natalia Huarte), una alumna que interpreta a Doña Elvira, la cual a pesar de tener la técnica no posee de otras de las cualidades imprescindibles de un actor como el emocionar. Con el paso de los meses y con la ayuda de sus dos amigos, Claudia mejorará a pesar de los cambios históricos y sociológicos de la época. Los personajes poco a poco se sentirán cada vez más aprisionados con la llegada de los nazis a Francia, siendo un punto de inflexión para el arte y la interpretación, donde el pesimismo de la guerra se encuentra con el sinsentido de seguir luchando por un sueño.

París, 1940', el teatro frente al dolor

Nos encontramos con un texto repetitivo pues la obra se concentra en el perfeccionamiento del monólogo de Doña Elvira, un texto complejo que necesita de la concentración completa por parte del espectador y si no se tiene un buen elenco, sería todo un desastre. Pero este no es el caso, a pesar de esta intensa clase de teatro, nos encontramos cara a cara con el trabajo de un actor, mostrando cómo se dejan el alma para poder traer historias al público que hagan sentir, y esa reflexión es realmente emocionante e interesante.

Flotats consigue expandirse por el escenario de una manera única, gracias a su gran presencia, y porque posee el conocimiento y la pasión necesarias dignas de un actor que ama su profesión, hace el papel suyo. Sin duda, es el perfecto Jouvet, un hombre con una gran trayectoria que consigue transmitírselo a sus pupilos, y esto gracias a Natalia Huarte adquiere fondo. Esta gran actriz que lleva trabajando más de una década en los teatros consigue encarnar a esa actriz novata, esa pupila que, aunque tenga experiencia tiene ganas de aprender y expandirse por el escenario al igual que su maestro. Su interpretación es exquisita, y no solo por la reiteración del texto a lo largo de la obra (que es una gran labor sin equivocarse ni una vez), sino que se desborda emocionalmente una y otra vez para llegar a la perfección.

París 1940 | Turismo Madrid

Sin duda, Flotats ha conseguido captar el espíritu del texto, sin necesidad de micrófonos o de un gran escenario dotado de elementos logra que en ningún momento tu mirada se despegue de los actores, de la historia, y sobre todo habla de la naturaleza del arte como resistencia frente a la guerra, algo aplicable hasta la actualidad. Posiblemente este es el punto que más le puede interesar al espectador, pues es un tema universal: la pasión y el amor hacia el arte, incluso cuando no queda esperanza.

 

París 1940, de Louis Jouvet
Comentarios