SE ESTRENÓ EN SUNDANCE, DESPUÉS SE EXHIBIÓ EN CANNES, Y AHORA ESTÁ DISPONIBLE EN LÍNEA

Video. ‘Come Swim’, el primer cortometraje de Kristen Stewart como directora

Producido y distribuido por Refinery29, el corto, cuya banda sonora fue elaborada por St. Vincent, sigue un viaje abstracto y surrealista de un hombre que lucha contra sus demonios internos.

Después de haber trabajado con Olivier Assayas, David Fincher, Kelly Reichardt, Ang Lee, Walter Salles, Woody Allen y otros más, Kristen Stewartciertamente ha visto una gran cantidad de talentosos directores trabajando detrás de la cámara. Este año debutó su primer esfuerzo como directora con el cortometraje expresionista Come Swim (2017) –que se estrenó en Sundance, después se exhibió en Cannes, y ahora está disponible en línea–.

Image result for COME SWIM STEWARTProducido y distribuido por Refinery29, el corto, cuya banda sonora fue elaborada por St. Vincent, sigue un viaje abstracto y surrealista de un hombre que lucha contra sus demonios internos. “Solo quería exteriorizar un sentimiento muy íntimo del que realmente no hablas hasta que pasa y luego dices: ‘Dios, estaba perdiendo la cabeza. Es tan loco, era tan raro por seis meses, lo siento mucho por todos mis amigos’. No es demasiado pesado, porque no es clínico ni nada, pero es una forma de depresión”, declaró la actriz y directora en una entrevista para The Guardian.

Stewart nunca ha tenido miedo de romper fronteras. Después de llegar a la fama mundial por su papel de Bella Swan en la exitosa trilogía de Twilight, ella ha construido una poderosa carrera en Hollywood. Con este corto, Stewart se une al creciente número de mujeres de la industria que con valentía se adjudicaron la silla del director, moviéndose detrás de la cámara para contar una historia tan oscuramente atractiva como es de esperar. Un viaje a través de las corrientes salvajes de la imaginación, Come Swim conjura un retrato caleidoscópico del interior emocional de un hombre, con una dosis de oscuridad y deseo. A la vez crudamente real y seductoramente impresionista, la película resuena como una meditación eléctrica sobre la ansiedad y la angustia.