Cine Nueva Tribuna

ESTRENO EN AMAZON PRIME VIDEO EL 19 DE JUNIO

Entrevistamos ¡EN EXCLUSIVA! a JUAN ECHANOVE y MICHELLE CALVÓ, protagonistas de DESAPARECIDOS

Entrevistamos en exclusiva a JUAN ECHANOVE y MICHELLE CALVÓ, protagonistas de DESAPARECIDOS, una serie acerca de los desaparecidos, de los familiares afectados por su ausencia y de la unidad de la Policía Nacional involucrada en su búsqueda.

ENTREVISTA JUAN ECHANOVE Y MICHELLE CALVÓ REALIZADA POR DANIEL BERNAL

DESAPARECIDOS: Entrevista a JUAN ECHANOVE y MICHELLE CALVÓ - YouTube

-¿Qué es lo que más os interesó de esta ficción la primera vez que os llegó la propuesta y que creéis que es lo que más le puede llegar a interesar al público en una primera toma de contacto?

Michelle- Lo primero que me llamó de este proyecto fue esa responsabilidad que se debía adquirir a la hora de contar esta historia. Esta ficción podría servir para algo más que entretener, que tuviera un fin social. La manera de contar las historias… Con qué delicadeza, con qué respeto, con qué amor... Desde el primer momento vi que enganchaba; sentí el compromiso que tendría que tener con esta historia.

Sobre todo el realismo con el que está contado todo. Las historias están basadas en hechos reales y es muy fácil de empatizar con cada caso.

Juan- Con la segunda parte de la pregunta estoy totalmente de acuerdo con Michelle, es una serie empática y realista, y esto mantiene una tensión dramática que puede ser un buen aliciente para el espectador. En cuanto a la primera, decir que yo soy un verdadero aficionado al género policial, me encanta desde que tengo uso de razón. En España siempre hemos hecho buen procedimental, siempre he querido interpretar el papel de un policía, un tipo serio, reflexivo, un tipo que tenía la vida totalmente destruida y lo único que le interesa es escuchar la música para olvidar los fantasmas y beber una botella de whisky. Y ese sueño de repente lo leí en Desaparecidos. Con esta serie se cumple un sueño porque ya he hecho una serie procedimental policial.

Juan Echanove nos habla de su nueva serie: 'Desaparecidos'

- La trama se basa en casos de desaparecidos, pero en el trailer se ve que al final nos descubren que esos casos de desaparecidos van a aparecer… ¿Cual es vuestra opinión al respecto?

J- Ten en cuenta que si nosotros hiciésemos una serie sobre los casos no resueltos sería imposible de soportar. Al hacer un producto para una televisión en abierto tenemos que tener en cuenta también al potencial televidente de los productores y de la cadena que produce y ahora que es Amazon, evidentemente. Si hubiésemos hecho una serie condescendiente con la cadena generalista en abierto, seguramente Amazon no tendría mucho más interés en Desaparecidos que el de tener un catálogo, pero el haberse volcado hacia Desaparecidos después de haberla visto es porque saben que tienen una serie empática, y que es una serie que a través de sus canales de distribución puede interesar a mucha gente no solo en España, sino fuera de España.

M- De todas maneras vamos a ver cómo el cuerpo de policía comete muchos errores. Vamos a ver también que por causas externas no van a poder resolver los casos, vamos a ver dolor…

-¿Creéis que en el mundo de las series se puede desplegar personajes tan atractivos como los que tenéis en Desaparecidos?

J- A mí lo que más me gustó de este personaje es que iba a sufrir. Te ha llegado un bombón de personaje, así que, Juan Echanove, te va a doler. Los dos primeros capítulos los estaba rodando mientras estaba haciendo la obra de teatro Rojo y yo cogí una gripe que casi me lleva por delante. Tuve que hacer todas las funciones del Teatro Español, con lo cual gané 23 kg de peso, y esto me lo comí también rodando Desaparecidos. Yo no tenía voz porque la perdí por la gripe. De tanto toser casi me muero. Luego tenía que levantar el telón todos los días. Para mí, los dos primeros capítulos fue como cruzar el desierto, dije: no te pares, que si te mueres, te mueres con todo. Ahora veo el Santiago del capítulo uno y el del capítulo trece y dices: No es el mismo actor, pero lo decían los montadores. Después del parón de Navidad, una vez podido descansar, que empezamos a rodar más capítulos, poco a poco me fui recuperando. Me siento orgullosísimo de esta serie por todo su equipo. Y en cuanto a mí, yo nunca cometeré el acto de vanidad de decir que es el mejor trabajo que hecho en mi vida porque a mí no me corresponde ni decirlo ni pensarlo.

M- (Riéndose) Has hablado tanto que se me había olvidado la pregunta. Yo creo que el talento en sí lo puedes encontrar en 10 minutos o en 15 capítulos. Sí que en una serie, tienes más tiempo para empatizar y vincularte con los personajes. Al ver esta serie, me han pasado dos cosas que nunca me habían ocurrido: Yo soy muy perfeccionista y cuando me veo en todos mis trabajos siempre estoy observando todo, y en este caso no, aquí dejé mi lado analítico. Y la segunda fue cuando se estaban despidiendo ciertos personajes... ¿sabes ese sentimiento que te deja un vacío y que te da muchísima pena, que es como si no volvieses a ver a tu primo del pueblo? Pues me paso eso, me dio mucha pena.

Telecinco presenta su serie 'Desaparecidos': "Nos hemos sentido ...

-¿Qué habéis aprendido el uno del otro haciendo esta serie?

M- (Entusiasmada) ¡Empiezo yo, empiezo yo! (Se ríe) A ver, empiezo yo porque tengo que empezar esta pregunta. Pues imagínate lo que he podido aprender de Juan Echanove. Lo primero de todo, he aprendido a sobreponerme de una manera… he sentido miedo en esta serie, sobre todo, como él dice, en los primeros capítulos sentí miedo; de hecho, creo que esto tiene un nombre que es como lo del impostor (riéndose), bueno, eso es un tema psicológico, pero me dio miedo como decir… es que se va a dar cuenta que este personaje me va a quedar grande. Hubo un fragmento cortito de tiempo que mi cabeza pensó eso, pero obviamente por la responsabilidad que yo llevaba de querer hacer esto impecable, y nunca había sentido un miedo así. Juan me enseñó a darle una patada a ese miedo y a confiar de verdad en mí, en ellos y en el proyecto, que al final es la suma de toda esa confianza, es lo que ha hecho a Sonia Ledesma.

Obviamente, observarle en el set ha sido todo un regalo, porque he aprendido hasta de sus respiraciones, de sus silencios, cuándo tenía que hablar, cómo hablaba, cómo decía las cosas, como opinaba, desde dónde lo hacía. Ha sido una pasada, o sea, para mí ha sido un regalo. (Emocionada) ¡Ay, que me emociono, perdón! Ha sido un regalo y un apoyo brutal. Ya se lo dije ayer cuando terminé de ver los capítulos, pero para mí ha sido fundamental Juan en este proyecto.

J- Yo he aprendido muchísimas cosas de Michelle Calvó, sobre todo rigor. No es tanto aprender como maravillarme de una manera natural, una actriz que trabaja muchísimo, en muchas series, que yo he visto y que sé quién es, y que cuando llega a la serie yo miro su trabajo y digo: me parece buena actriz, pero sin más. Y desde el día que la conocí, yo me di cuenta en el ascensor… además es curioso porque la serie empieza con un encuentro nuestro en el ascensor, y el trabajo de la serie empieza con un encuentro nuestro en el ascensor, de Juan y Michelle, no de Santiago y Sonia. Y yo lo primero que le dije es: estate tranquila. Me maravilla ver que los actores jóvenes de este país en todos los soportes nos mejoran y tenemos infinidad de cosas que aprender.

Tienen una resistencia al trabajo, tienen una seriedad, utilizan las redes sociales de una manera muchísimo más compleja de lo que lo utilizamos la gente de mi edad... Con los protocolos que haya de seguridad, a partir de ahora nuestro trabajo, nuestra artesanía es más que nunca grupal, ahora dependemos todos los unos de los otros y me imagino que vosotros en vuestros propios trabajos también os habréis dado cuenta que es necesaria esa colaboración, y es que cada uno por nuestro lado no llegamos a ningún lado, es que no llegamos a ningún sitio, y yo creo que esta hostia que nos han dado igual de repente nos pone en marcha para empezar a entender que lo apasionante de un oficio creativo o de la divulgación o lo que fuere es el trabajo grupal, la experiencia compartida. Trabajo, experiencia, o incluso el resultado compartido. Eso es lo que pienso como actores como Michelle, o de un tío tan joven y experimentado como Maxi Iglesias, o tan joven y tan natural y tan multimedia y el tío más raro que he visto en mi vida como es Chani Martín, o la actriz joven de mejor corazón que yo he conocido en mi vida que es Amanda Ríos.

A veces pienso que el talento sin producción es una ocurrencia, no es más que una ocurrencia, pero para que todo eso, para que todos los talentos converjan y suenen, para que la orquesta suene y para que al final el “cuentito” llegue a nuestras casas y nos conmueva, pues eso requiere un concurso profesional de gente que tiene tanto talento como los artistas, pero en ajustar el foco en un transfoque de un movimiento rápido, de un líder. Es que es así, porque estamos en esta técnica hoy en día y hay que manejar eso, y estos actores jóvenes a mí me han enseñado la tecnología, me han enseñado a ya no ser ese tarugo cibernético de: “¡ay, conéctame la wifi!” Me han enseñado ellos porque son de esa generación y tienen mucho que aportar también en ese sentido, ¿no? Casi todos son bilingües (riéndose) incluso trilingües.