Imprimir

Dilili en París: Explorando nuevos horizontes estéticos

Redacción | 31 de mayo de 2019

El maestro de la animación Michel Ocelot (Azur y Asmar, Kirikú y la bruja) regresa con esta película de animación de fantasía y misterio que escribe y dirige.

Dilili en Paris : Cartel

Drama| 95 min. | Francia| 2018

Título: Dilili en París.
Título original: Dilili à Paris
Director: Michel Ocelot.
Guión: Michel Ocelot.
Voces: Enzo Ratsito, Natalie Dessay, Bruno Paviot, Harrison Arévalo.  

Estreno en España: 31/05/2019 
Productora: Nord-Ouest Films.

Distribuidora: La Aventura Audiovisual

 

Sinopsis

En el París de la Belle Epoque, la pequeña Dilili investiga una serie de misteriosas desapariciones en compañía de su amigo Orel. En el curso de su investigación, esta heroína joven y valiente se encontrará con multitud de personajes extraordinarios que le irán dando pistas y la ayudarán en su búsqueda. Misterios y descubrimientos, secuestros y pruebas, lugares extraordinarios y encuentros mágicos, en los que el bien desafiará a las fuerzas de la oscuridad.

Crítica 

Michel Ocelot trae a la pantalla, después de varios años de trabajo, una película deslumbrante y anómala, llena de sentimientos de amabilidad, un deseo de conocimiento, un profundo sentido de respeto por los demás y la diversidad; pero todo esto pasa a través de la película como una corriente luminosa, sin afectar su calidad preponderante: siendo un objeto artístico luminoso, la obra de un artista que no ha dejado de buscar nuevas formas y estilos para expresar su visión del mundo.Image result for escapada hirtt

En el mundo de Ocelot, los seres humanos son figuras llenas de gracia que se mueven en una ciudad hermosa y transfigurada.

Y en el mundo de Ocelot, los seres humanos son figuras llenas de gracia que se mueven en una ciudad hermosa y transfigurada. La película es, sobre todo, una oda a París, de la que Ocelot parece captar la esencia más lírica. Su intuición le permite crear un diálogo real e ideal, insertando la animación en el fondo fotográfico que creó a lo largo del tiempo; fotografías cuyo "realismo" ha sido purificado artísticamente de la vida cotidiana, y que el cineasta ha imbuido de su propio sentido agudo de luz y color. Si la película enumera a los muchos protagonistas del arte francés, desde Proust a Rodin, desde Picasso a Tolouse-Lautrec, desde Camille Claudel a Sarah Bernhardt, el propio director hace de la ciudad un lugar del espíritu al captar su naturaleza poética íntima.

Dilili en Paris : Foto

El elenco actoral es tan variopinto como la cantidad de idiomas que se entrecruzan en los constantes diálogos que jalonan la trama. Como buena coproducción que se precie (en este caso se cuenta con capital español, de parte de la productora de Paco Poch Mallery Films, la radiotelevisión belga y la luxemburguesa Samsa Film) cada país aporta intérpretes de su nacionalidad. Por parte hispana destaca la presencia de los siempre solventes María León (aquí en un rol protagónico), Iván Altimira, Fermí Reixach, Sergi López y Bruna Cusí (en el caso de estos tres últimos en apariciones bastante más breves). Por parte francófona destaca la presencia de actores y actrices no muy conocidos entre nosotros como Hana Sofia Lopes,  Raphaëlle Corbisier o François Neycken.

Dilili en Paris : Foto

Dilili, de hecho, evoca sugerencias de René Clair de Bajo los techos de París (1930), mencionada en el audaz final; o de Marcel Carné de Los niños del paraíso (1945), a la que la película "roba" la mirada etérea y delicada de la ciudad y sus habitantes. Ocelot crea este acto de amor hacia París y los sentimientos humanos con el objetivo de una "elevación" simbólica: la aeronave, las estrellas, la pureza de la canción, pero a partir de una inmersión en el mal, escondida en las alcantarillas y en la oscuridad. , sin iluminación de la razón y del corazón. 
Cogiéndonos desprevenidos, el color y la música de Dilili , el verde y el azul, la gloria de los monumentos, rompen una grieta en el suelo y nos hacen caer en un abismo de abyección que constituye el corazón principal de la película, un giro distópico en el que se prefigura un mundo en el que la mujer queda reducida a la esclavitud (hay quien incluso ha visto similitudes con la serie de TV El Cuento de la Criada).

Dilili en Paris : Foto

Es a través de Dilili que el director puede elogiar el futurismo de París, componer una dura crítica contra terroristas misóginos y al mismo tiempo dibujar una historia educativa. Siguiendo las acrobacias de sus ojos enamorados del mundo, capaz de encontrar el mal y recordar el poder del ingenio femenino y humano para derribarlo, Ocelot descarta el riesgo de un juego nostálgico repetitivo y un fin en sí mismo y evita mirarse a sí mismo en el escaparate. 

Así pues, la esperanza de Ocelot en un mundo de respeto y tolerancia no se convierte en un mensaje fácil, sino en una aventura desenfrenada de la imaginación, un paseo en bicicleta entre las flores de un arte radiante y misterioso. 

Puede ver este artículo en la siguitente dirección /articulo/critica/dilili-en-paris/20190531184011010038.html


© 2019 Cine Nueva Tribuna

cine@nuevatribuna.es | © 2019 cinenuevatribuna.es