Cine Nueva Tribuna

berger
Crítica
null
CRÍTICA DE CINE

Abracadabra: Un sinónimo de libertad

Con paciencia y cuidado ha llegado el cine de Pablo Berger hasta nuestra contemporaneidad, tras los viajes temporales a las Españas de los años 70 y de los 20 que supusieron Torremolinos 73 (2003) y Blancanieves (2012), respectivamente. 

Cartelera
IMG_0735
LA PELÍCULA SE ESTRENA EL 4 DE AGOSTO

Entrevista en exclusiva a PABLO BERGER, director de ABRACADABRA

En un céntrico hotel de la ciudad condal, nos atiende un Pablo Berger con la alegría contagiosa de alguien que no puede esperar para volver a conectar con el público a través de la creación. Ya lo hizo hace cinco con todo aquel que fue testigo de la multipremiada aventura muda que supuso Blancanieves (2012). Ahora, da otro giro a su selectiva y meditada filmografía con Abracadabra, su primera historia ambientada en la contemporaneidad en forma de comedia mezclada con otros géneros, la cual supone su reencuentro con Maribel Verdú y buena parte de sus colaboradores habituales, además de fichar a nuevas caras para sus personajes peculiares, pero a la vez reconocibles, como son Antonio de la Torre o José Mota.

Atento y (lógicamente) preocupado la opinión del espectador, lo primero que hace tras saludarnos es preguntarnos si nos ha hipnotizado con el film. Le respondemos con sinceridad y empezamos nuestra charla, precisamente, haciendo hincapié en uno de los temas de la premisa de Abracadabra.