lunes. 24.06.2024
5fe99ca7-612d-427c-b0ce-3d79135e17fa_source-aspect-ratio_default_0
5fe99ca7-612d-427c-b0ce-3d79135e17fa_source-aspect-ratio_default_0

El pasado sábado 18 de marzo, la 26ª edición del Festival de Cine de Málaga llegó a su tercer y último acto. La gala de clausura fue antecedida por una alfombra roja a las puertas del Teatro Cervantes en la que desfilaron los protagonistas de la noche: Los invitados disfrutaban del caluroso recibimiento de los malagueños, los artistas calentaban la voz  para  poner en  pie a todo el patio de butacas y los futuros ganadores de las biznagas vivían un sueño digno de una película.

A las ocho de la tarde, el Teatro Cervantes se lleno de voces, risas y nervios: La ceremonia de entrega de los premios comenzaba. El actor argentino Darío Grandinetti y la periodista española Mónica Carrillo fueron los encargados de presentar, narradores del capítulo final de la edición.

Entre las butacas solo había estrellas: Antonio Resines; Luis Tosar; Andrea Duro, Martín Rivas, Elena Furiase, Daniela Santiago, Nicole Wallace, Fele Martínez, Álvaro Rico o Gonzalo Miro tomaban asiento tras desfilar por la alfombra roja y contestar las preguntas de la prensa.

Foto: Los premiados, en la gala de clausura del Festival de Cine de Málaga 2023. (EFE/Jorge Zapata)

La Biznaga de Oro a la mejor película española, principal premio de la gala, fue para el largometraje 20.000 especies de abejas, que conquistó el corazón de la Costa del Sol tras triunfar en la Berlinale. Por otro lado, Las Hijas se postuló como la ganadora del premio a la mejor película iberoamericana, la otra vencedora nata de la noche.

Los quejidos armónicos del cantaor Israel Fernández abrieron la gala, Alizzz fue el encargado de poner a bailar a los invitados con su ‘Qué vamos a hacer’ y Amaral echó la vista a un pasado del que aprender para recordar el ‘Ruido’ del que venimos tras la pandemia.

Desde el primer momento, 20.000 especies de abejas se convertía en la protagonista de la noche, con la actriz Patricia López Arnaiz como primera galardonada de la edición, recibiendo la Biznaga de Plata a la mejor interpretación femenina de reparto por su papel de madre de una niña trans de 8 años. En su discurso invitaba a “acercarnos a las cosas que desconocemos con una actitud más amorosa”.

Otra madre premiada fue la interpretada por la actriz María Vázquez en Matria, quien recibió la Biznaga de Plata a la mejor actriz protagonista, para compartir un mensaje esperanzador: “Ojalá por fin una matria donde ninguna mujer tenga que sufrir un abuso”.

Darío Grandinetti y Mónica Carrillo condujeron el cierre del Festival de  Cine de Málaga

La Biznaga de Plata a mejor actor protagonista tenía nombre y era Alberto Amann, por su trabajo en la película Upon Entry.

Jorge Marrale, por otro lado, se ha llevado a  casa  el  premio  a mejor interpretación masculina de reparto por el film Empieza el baile, donde compartía cámara con uno de los presentadores de la gala, el actor Darío Grandinetti.

 

La comedia Bajo Terapia y el trabajo exquisito de su elenco conquistó al jurado, llevándose su premio especial. El premio del público fue a caer en las manos de los artífices de Empieza el baile y el cineasta chileno Matías Bize subió al escenario a recoger el premio a mejor dirección por su largometraje El castigo.

 

Los aplausos se tuvieron que escuchar desde los chiringuitos de El Palo hasta la orilla de la playa de Sacaba, vitoreos que celebraban la victoria, no de algunos, sino de todos los presentes. La victoria de un palmarés, motivo de muchas sonrisas, muy repartido entre los nominados; la victoria de los invitados por poder celebrar el cine en familia y la victoria de Málaga por convertirse, un año más, en el escenario de una historia de ensueño: La de los soñadores que cuentan historias.

Así ha sido la gala de clausura de la 26ª edición del Festival de Cine de Málaga