SE CUMPLEN 40 AÑOS DEL ESTRENO DEL POLÉMICO FILM

Cinco películas que influyeron en CABEZA BORRADORA, de David Lynch, según el British Film Institute

Infundido con un humor y un tono intoxicantes, la obra maestra debut de David Lynch reúne muchos de sus tropos ahora familiares, donde sonidos e imágenes, como un sueño, son apenas descifrables. 

Infundido con un humor y un tono intoxicantes, la obra maestra debut deDavid Lynch reúne muchos de sus tropos ahora familiares, donde sonidos e imágenes, como un sueño, son apenas descifrables. Con un espíritu surrealista, evocando los primeros años de Luis Buñuel y las películas de otro mundo de Jean Cocteau, Eraserhead (1977) es una película profundamente personal que perturba y horroriza a un nivel intensamente físico y existencial.

Image result for ERASERHEAD LYNCH

Filmado en blanco y negro, y realzado con una banda de sonido notablemente intrincada y expresionista, Eraserhead se centra en un hombre de apariencia moderada, Henry Spencer (Jack Nance), que tiene una existencia inusitada en un desolado terreno industrial. Él comparte un apartamento miserable, de una sola habitación, con su novia ansiosa, Mary X (Charlotte Stewart), y su bebé enfermizo, anormal. La relación del par se deteriora pronto y las fantasías de Henry comienzan a transformar y alterar el mundo alrededor de él. 

Image result for ERASERHEAD LYNCH

Como un ataque de pánico que nos sorprende sin previo aviso, Eraserhead nos lleva en un viaje de carrusel retorcido a través de la psique humana y las condiciones problemáticas del alma. Balanceando el choque con el lirismo y el humor retorcido, la película comienza con una secuencia inescrutable del prólogo en la cual un hombre amenazante y enfermo maniobra ruidosamente una palanca cósmica. Más tarde, un pollo tallado se hincha profusamente en una cena familiar incómoda, y una mujer con las mejillas exageradas (Laurel Near) -bailando a través de una etapa de vaudeville desde lo profundo de las entrañas del radiador de Henry- le asegura dulcemente: “En el cielo, todo está bien”. 

Image result for ERASERHEAD LYNCH

Y, por supuesto, el bebé, que no tiene límites y se retuerce, es menos un manojo de alegría que un emblema monstruoso y rezumante de miedo parental, se lamenta inconsolablemente en su mesita de noche. A medida que el argumento desciende en una pesadilla kafkiana, las líneas entre la realidad y la alucinación comienzan a difuminarse rápidamente, y Henry entra a través de la puerta de la percepción alternativa. Inquietante, seductora e intensamente corporal,Eraserhead es una película que se ve, se absorbe y se siente –y funciona como, posiblemente, la más pura destilación del trabajo de Lynch hasta la fecha.

 

Un picnic de pánico

Dir. Segundo de Chomón, 1909.

Como ha señalado el escritor Kelly Robinson, las imágenes grotescas y macabras de Eraserhead recuerdan los cortometrajes pioneros del cineasta español, Segundo de Chomón. Uno de los primeros en adoptar el stop-motion, el trabajo de Chomón está lleno de secuencias que están destinadas a disgustar. En su película de 1909, A Panicky Picnic, los sucesos surrealistas impiden que un grupo de amigos disfruten de un almuerzo al aire libre. Aquí, las salchichas autocortantes, los huevos infestados de ratas y un pastel se abren para revelar un interior que se arrastra con gusanos. Del mismo modo, en la escena de la cena infame de Eraserhead, la comida es sexualizada y fetichizada.

Un perro andaluz

Dir. Luis Buñuel y Salvador Dalí, 1929.

La comparación más directa con Eraserhead se puede encontrar en algunos de los primeros trabajos de Luis Buñuel. La obra maestra esencial del movimiento surrealista, Un chien andalou, logra una calidad agresivamente extraña, libre de las restricciones de la razón y la moralidad. Al igual que la audaz oferta de Buñuel, Eraserhead trata con el voyerismo dudoso, la alienación, la obsesión sexual y la tensión palpable entre un hombre y una mujer encerrada en un pequeño apartamento.

La sangre de un poeta

Dir. Jean Cocteau, 1930.

Desbocado, rebelde y repleto de invenciones, el inquietante y simbólico cine del artista y poeta Jean Cocteau perturba tanto como sublima. En La sangre de un poeta, una serie de acontecimientos oníricos gira en torno a un joven artista (Enrique Rivero) cuyos dibujos inician una serie de incidentes inexplicables: una estatua cobra vida, un espejo -que simboliza el portal de su inconsciente- conduce a un misterioso corredor, y un ritual suicida genera la reencarnación. Al igual que Eraserhead, la película de Cocteau se ocupa del poder de la metáfora y de la lucha entre las fuerzas de la vida y la muerte.

Carnaval de las almas

Dir. Herk Harvey, 1962.

Eraserhead rinde homenaje a la película de terror de bajo presupuesto de Herk Harvey, Carnival of Souls, de numerosas maneras, desde el uso de la melancólica música de órgano hasta el nombramiento de los personajes principales, Mary y Henry (Mary Henry fue el nombre de la heroína de la película). Adoptando una estética similar, ambas películas tienen lugar en un mundo industrial extraño, en decadencia, que es a la vez onírico y muy reminiscente de los paisajes muy reales en las ciudades desvanecidas de Estados Unidos.

Film

Dir. Alan Schneider, 1965.

Las similitudes de Eraserhead con un cine de alienación y decaimiento se demuestran aún más por el ambiente urbano en ruinas de esta película de 20 minutos casi totalmente silenciosa escrita por Samuel Beckett. Una verdadera extravagancia, Film cuenta con Buster Keaton - que se conoce sólo como "O" - pasando por los muros bombardeados de una antigua fábrica, antes, como Henry, regresa a un apartamento sofocante, destartalado, rodeado de objetos anticuados. Si las declaraciones sobre el voyerismo, sobre la conciencia humana o la muerte, tanto Eraserhead y Film representan un paisaje existencial de distanciamiento y malestar que se desborda en los personajes.