viernes. 21.06.2024
ca72ff2f-2442-41f5-926f-460ae8382fff_16-9-aspect-ratio_default_0
ca72ff2f-2442-41f5-926f-460ae8382fff_16-9-aspect-ratio_default_0

La hija de todas las rabias

Próximos estrenos España 21 de abril

La hija de todas las rabias

Título original

La hija de todas las rabias
Año
Duración
87 min.
País
Nicaragua Nicaragua
Dirección

Guion

Laura Baumeister

Música

Para One, Arthur Simonini

Fotografía

Teresa Kuhn

Reparto

Compañías
Coproducción Nicaragua-México-Países Bajos (Holanda)-Alemania-Francia-Noruega; 

Felipa Films

Género
Drama | InfanciaFamilia
Sinopsis
Un gran vertedero de la capital de Nicaragua, siempre cubierto de niebla, es el hogar de María, una niña especial y con mucha imaginación. Vive con Lilibeth, su madre, y unos cuantos perros y sus cachorros que están a punto de ser vendidos. Cuando María los envenena accidentalmente, Lilibeth toma la difícil decisión de abandonarla en una planta de reciclaje, donde es obligada a trabajar junto a otros niños.
 
CRÍTICA

La propuesta de la directora novel Laura Baumeister nos lleva a la Nicaragua menos conocida, a la cara escondida del país. En esta se nos presenta a la joven María, una niña más de las decenas de infantes que recorren diariamente La Chureca, el vertedero de la capital del país. Rebuscando entre escombros y deshechos, estos pequeños cargan con cualquier cosa que se pueda vender, ya sea a piezas o reparándolo, sin ninguna protección ni vigilancia, para poder llevarse algo a la boca al final del día. Una imagen horripilante que nos muestra uno de esos lugares en el mundo donde un niño no puede tener una infancia libre de preocupaciones.

Ya en la primera escena, la película nos impacta con la llegada de un vehículo cargado de deshechos al vertedero y como un grupo de jóvenes salen de entre las montañas de basura a revisar que hay en las bolsas que ha soltado. Vemos, sin miedo alguno, a niños jugar con metales oxidados, residuos biológicos y comida en descomposición sobre dunas de residuos contaminados. Una buena puesta en escena para el cúmulo de miserias y desgracias que veremos en el periplo de nuestra protagonista.

Crítica: La hija de todas las rabias - Cineuropa

La trama que acompaña a la joven María es la mínima justa y necesaria para mostrar esta parte oculta de Nicaragua. A lo largo del film, la niña irá viviendo de forma continua una serie de desgracias y vicisitudes al punto de parecer inverosímil que todo le pase siempre a ella. Además, el abanico de personajes se completa con otros ejemplos arquetípicos, a cada cual con una historia o situación más triste que el anterior: los niños del vertedero, su madre que tiene problemas con una banda, unos niños trabajadores de una fábrica donde están envenenándose por el mercurio de los productos,… y demás ejemplos que parecen añadidos de forma forzada. Es cierto que la suerte no sonríe a todos por igual, pero en esta película no le sonríe a nadie.

El trabajo en fotografía y dirección está muy por encima del guion que cojea. Con buena mano, Baumeister usa escenas oníricas y surrealistas para adentrarnos en la psique de la protagonista y poder ver lo que realmente siente y no es capaz de verbalizar. Un recurso agradecido en los primeros compases de la obra, aunque por su abuso puede terminar cansando en la recta final de la obra. La banda sonora es cumplidora, sin más, y no aporta profundidad a las escenas, quedándose corta en muchos momentos.

La hija de todas las rabias - Tráiler [es st en] - Cineuropa

La hija de todas las rabias consigue, en gran parte, lo que se propone: traer a la pantalla la cruda y horrible realidad que viven muchos niños en su país y que es desconocida a muchos de nosotros. Aun así, para alguien ajeno a esta situación, el guion se siente forzado y el elenco de personajes sobradamente dramatizado. A pesar de contar con una historia que nos lleva de una miseria a otra y de mal en peor, la película llega a donde quiere y deja un trabajo de reflexión en el espectador.

 

La Hija De Todas Las Rabias: Desgracia, miseria y desolación