Cartelera

SE ESTRENA EL PRÓXIMO VIERNES 20 DE MAYO

El Rey Tuerto, una película crítica sobre las actuaciones violentas de los antidistrubios

¿Qué pasaría si se encontrasen en una cena un antidisturbios y un manifestante a quién este ha dejado tuerto con una pelota de goma?.

El rey tuerto comienza con una cena de reencuentro de dos amigas que no se veían desde el colegio. Lidia (Betsy Túrnez) está en paro, ocupada en una fiesta de cursillos (fotografía, danza del vientre, nueva cocina) y vive en un barrio extremo con David (Alain Hernández), un portero de discoteca reconvertido en policía antidisturbios (o, como dice él, "especialista en gestión de masas"). Lidia admira profundamente a Sandra (Ruth Llopis), una hipster a caballo entre el onirismo y la rebeldía, porque se fue del barrio y parece haberse "realizado". Su compañero, Nacho (Miki Esparbé) es un "documentalista social" que vive del dinero paterno y está sufriendo una seria depresión.

Un pequeño detalle enturbia el reencuentro: David resulta ser quien dejó tuerto a Nacho en una manifestación con una bala de goma. Cuando este hecho sale a la luz en la cena, Nacho y Sandra, muy afectados, deciden abandonar la casa de sus "amigos”, pero los cuatro han quedado ya profunda e irreversiblemente marcados por la revelación. Lidia, que hasta el momento no quería ser consciente de la violencia que ejercía su marido en el trabajo, empieza a tener dudas sobre la relación con David y decide abandonarlo, reprochándole que no sea capaz de ver el daño que causa a los demás.

David intenta desesperadamente evitar que le deje, pero al ver que por sus propios medios le es imposible, decide llamar a la única persona que cree que le puede ayudar a "cambiar" y así recuperar a Lidia. Nacho, al principio muy sorprendido por la petición, termina aceptando, convencido de que si le inculca ideas sociales, David nunca volverá a hacer a nadie lo que le hizo a él. Efectivamente, David acaba creyendo en los valores que le transmite Nacho, pero está tan convencido de que hay que hacer algo para cambiar las injusticias sociales que secuestra a un político, creyendo que de esta manera, además , conseguirá demostrar a Lidia que se ha convertido en otra persona. 

Marc Crehuet (Santander, 1978) ha sido analista de guiones de TV3 y guionista de series como Àngels i Sants (TV3). Fue el creador, guionista y codirector de varias series para la XTVL como Intendències, Perfils, o Greenpower (ganadora del premio MAC al mejor programa de entrentenimiento de 2010). Ha creado, escrito y dirigido la sitcom musical Pop ràpid (Canal 33-TV3), que recogió muy buenas críticas y está considerada como una de las series de ficción con el formato más innovador de la televisión autonómica catalana. Es también autor y director de teatro y su obra El rey tuerto ha sido aclamada por la crítica y considerada por distintos medios como una de las mejores obras del 2013. Después del éxito de la obra, la productora Minoria Absoluta le encarga la co-escritura y dirección del espectáculo de monólogos Magical History Club, estrenado en el Teatro Coliseum de Barcelona en febrero de 2014.

Memoria del guionista y director:  ¿Qué hace un antidisturbios cuando llega a casa, después de una intervención? ¿Comenta el trabajo con su mujer, mientras cenan? En tiempos de crisis y de grandes estafas, la frustración y el descontento son sentimientos generalizados entre la población y la violencia defensiva del sistema parece más injusta que nunca. Y a pesar de todo, es difícil pensar que un antidisturbios, que ejerce una violencia “legal”, sea consciente de la carga negativa de su rol social. Pero ¿qué pasaría si se encontrase cara a cara con la víctima de su violencia en otro contexto, lejos del caos de la manifestación, fuera del campo de batalla? ¿Mantendría sus convicciones o, por el contrario, el reencuentro socavaría sus esquemas?.

Este es el punto de partida de El rey tuerto: una comedia negra, oscura que pretende poner en evidencia la perplejidad ante una realidad social compleja y a menudo incoherente. En la incertidumbre de la vida intentamos encontrar respuestas y dar sentido a las cosas, dando palos de ciego en un mundo caótico, el orden profundo del cuál se nos escapa…y sólo el tuerto, en esta tierra de ciegos, puede ver un poco más claro y convertirse en el rey. 

Marc Crehuet no se había planteado hacer una adaptación cinematográfica de El rey tuerto hasta que el guionista y director de cine Joaquím Oristrell fue a ver la obra y quiso conocerle. Fue él quién le sugirió que se plantease la posibilidad de hacerlo, porque el texto le parecía espléndido y estaba seguro de que podía trasladarse al cine con muy buenos resultados. A Crehuet le sedujo la idea y se puso a adaptar el texto tratando de hacerlo lo mas “cinematográfico” posible. Los principales referentes en la adaptación fueron películas como El nombre, Un dios salvaje o La cena de los idiotas, en las que los espacios donde se desarrolla la acción son limitados y el peso dramático recae sobretodo en el texto y los actores.